Concurso de aviones de papel

Anuncios

Super-vivencias del IES Marismas // Proyecto de 2018

Entrevista

Video-resumen de Lengua #curso2017-18

Querido hijo:

A ti verte triunfar veré,

siempre te querré,

aunque a veces me hagas enloquecer,

siempre me haces estremecer,

y mi sangre mover.

Alguna vez te tropezarás,

pero estaré para hacerte levantar,

te enfadarás,

te haré calmar,

y la vida te dejaré disfrutar.

Querido Daniel…

Querido Daniel,
eres tan dulce como la miel.
Pero en esta vida muchas cosas te quedan por aprender.
No siempre ganarás, pero tienes que saber perder.
A clase irás y allí deberás estudiar,
para así un futuro poderte labrar.
Tendrás una familia que siempre te querrá,
y pase lo que pase esta te apoyará.
Muchas veces reirás,
y otras en cambio tendrás que llorar.
Pero no olvides que siempre nos tendrás.

Bob Quijote

En un lugar de España, el cual no me acuerdo cual era, vivía felizmente (en su casa) Bob Quijote.

Aparentemente, este hombre era adicto a una serie que nos apasionaba a todos de pequeños, estoy hablando de “Bob Esponja”. Era tan grande su locura, que cada vez que veía a alguien andar, se le venía a la cabeza el significativo sonido que producía Bob Esponja al caminar. Cada vez que veía alguna casa, la veía como una piña; y las piñas, las piñas… Las veía como piñas normales, no era mucha novedad. Prosigo:

Un día, Bob Quijote salió de su casa con un unos pantalones cuadrados, zapatos y unos calcetines largos, a buscar a algún compañero de “aventuras”. En su búsqueda, encontró a un hombre llamado Patrik López, pero tal era su locura, que lo empezó a llamar Patricio.

Estos dos personajes fueron a andar al campo, y encontraron unos molinos. Pero la locura por Bob Esponja era tan grande, que le jugó una mala pasada a Bob, y en vez de molinos, veía la significativa casa de Calamardo, y se asombró:

-¡Mira Patricio la casa de Calamardo!

+Yo solo unos molinos, ¿estás bien?

-Que sí que es la casa de Calamardo, ¡vamos a hacerle una visita!

Bob y Patricio entraron al molino donde supuestamente estaría Calamardo, pero era el dueño del molino.

-¿Quienes sois vosotros? -Replicó el duelo del molino

+¿Pero que dices Calamardo? ¡Si somos nosotros, Bob y Patricio!

-FUERA DE AQUÍ SI NO QUERÉIS PROBLEMAS. -Amenazó el dueño del molino.

Bob y Patricio se van.

Después de varios meses de “aventuras”, Bob se entera de que ya no programarían más Bob Esponja. Esto le rompió tanto el corazón a Bob que no pudo dormir por las noches, no comía, no salía de casa, no hablaba siquiera con Patricio, y eso le dolía mucho a Patricio. Así que Patricio decidió distanciarse de él.

Fin.

(Sé que estas historias no tienen moraleja, pero yo pongo una)

MORALEJA: La televisión te come la cabeza.

Palabras para mi hijo

Querido hijo,

Solo quiero que estudies, solo quiero aprendas

para que puedas defenderte en este mundo que está en guerra.

Te apoyaré en todo lo que pueda

y siempre te protegeré mientras te tenga en mi vera

Te daré siempre lo mejor de mí

el día de mi lado te vayas, el corazón me vas a partir

hacia delante tú debes seguir

sé bueno en la vida y ella sabrá recompensarlo

aunque haya gente que se aproveche de ti y no sepa devolvértelo

Hijo, solo quería decirte esto,

y con esto te digo te quiero.

 

Palabras a Nicoleta

Nicoleta, querida hija mía,

por ti mi vida daría.

Te escribo para aconsejarte

ya que mi obligación es cuidarte.

Tienes siempre que ser buena niña

y aprender a comportarte.

Saca buenas notas, por favor,

si no, tendré que regañarte.

Acuérdate de mí cuando te hagas grande,

ya que yo estuve junto a ti

cuando no eras más que un guisante.

 

 

 

 

 

Hijo mío

Hijo mío, no cometas los errores que cometí yo,

ay hijo mío, cómo te quiero yo.

Hijo mío, estudia, hazlo con tu vida,

y si tienes penas cuéntaselas a la almohada.

Hijo mío, aunque no esté contigo,

tú siempre estarás conmigo.

Sé siempre fuerte,

para esquivar a la muerte.

No fumes, no bebas,

porque dañan ambas.

Te quiero, hijo mio,

siempre estaré agradecido.

 

A %d blogueros les gusta esto: