Desde siempre y hasta siempre

Esta es la historia de dos grandes amigos, uno llamado Paco y otro Sergio. La familia de Paco era una familia adinerada, mientras que la familia de Sergio era de clase media. Los niños desde pequeños siempre habían jugado juntos, iban al colegio juntos y en alguna ocasión habían sido compañeros de travesuras. Ellos cada vez se hacían mayores, pero parecía que su amistad permanecía intacta, hasta que un día soleado, hasta donde yo creo recordar, el padre de Sergio fallece por motivos de salud y la madre tiene que ponerse a trabajar, pero no puede mantener a Sergio y a sus tres hermanos, entonces Sergio tiene que dejar los estudios y ponerse a trabajar también para sacar a su familia adelante. Desde aquello los padres de Paco no  le dejaron acercarse a Sergio nunca más y es que para ellos eran gente pobre y no se podía tratar con ellos.

A Sergio y a su familia cada vez les fue mejor, él seguía trabajando, pero estudiaba a la vez y se le daba bien. Cuando finalizó la carrera se graduó y comenzó a trabajar como periodista en un gran periódico. Este encontró pareja y se compró una casa. Cada vez le iba mejor pero le faltaba algo, le faltaba su amigo Paco, que iba a estar ahí siempre pero hoy ya no estaba.

Un día cuando Sergio se disponía a ir al trabajo pasó por un bar para tomarse un café antes de empezar a trabajar. Detrás de la barra se encontró con Paco y se pusieron a hablar de todo lo que había sucedido desde que no se veían. Este le contó que todo fue porque sus padre no le dejaban ir con él porque era pobre, pero que él nunca le hubiera abandonado, que se merecía una disculpa y que ahora todo era al revés.

Sergio se quedó pensativo y le preguntó que porqué, este le contestó que sus padres habían perdido todo su dinero invirtiéndolo y ahora no les quedaba nada, absolutamente nada y que por eso Paco estaba trabajando allí.

Paco le contó a Sergio que estaba viviendo de acogida en casa de una buena gente, ya que el dinero de su trabajo se lo enviaba a sus padres para que pudieran mantenerse. Sergio inmediatamente le obligó a que se fuera a vivir a su casa, pero Paco se sentía mal después de todo lo que había sucedido, aun así aceptó y poco a poco le consiguió un mejor trabajo para así ganar más dinero y poder vivir mejor. Ellos siguieron disfrutando de su amistad porque a pesar de todo le había prometido que siempre iba a estar ahí.

Y es que todo lo que das, la vida te lo devuelve.

Publicado el diciembre 13, 2013 en Hemeroteca 13-14 y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: