Carretera al infierno

Mi nombre es Marc y voy a narrar el que, por el momento, ha sido el peor viaje en el viejo coche que heredé de mis difuntos abuelos. Este viaje lo había realizado ya tantas veces que ni llevaba la cuenta. Todo empezó a la salida de mi casa un día cualquiera para dirigirme a la residencia  de estudiantes en las cercanías de la Universidad Politécnica de Barcelona.

Ya llevaba realizado medio camino cuando, al lado izquierdo de la carretera, pude observar una figura que parecía ser humana. En ese momento no le di importancia, así que seguí mi camino, cuando empecé a notar que esa figura me seguía a gran velocidad y como no me apartase pronto se acabaría estrellando contar mí; eso es lo que hice. Cuando me aparté me di cuenta que esa figura extraña y su roñosa camioneta (Ese era el transporte que estaba usando dicha figura) habían desaparecido, entonces, sin darle mucha importancia seguí mi camino hacia la universidad.

Por desgracia, para mí, al salir de casa se me olvidó revisar si el depósito tenía la suficiente gasolina para realizar el trayecto, pero ya daba igual, el coche había muerto por falta de gasolina, así que tuve que parar en una estación de servicio cercana para reponer la gasolina. Como también estaba empezando a tener un poco de hambre, decidí comprar alguna chocolatina con el dinero que me sobraba. Compré las suficientes para todo lo que quedaba de camino. Cuando ya me iba, vi otra vez a esa figura que llevaba todo el camino viendo, pero a la que no había hecho mucho caso, en la puerta con una motosierra. Parecía dispuesto a entrar y lo peor es que daba la impresión de que venía a por alguien y ese alguien era yo. Entonces fue cuando eché a correr para salir por la puerta trasera. Ya estaba en la puerta, cuando, como por arte de magia, la figura apareció ante mí y entonces salí corriendo porque el miedo empezó a apoderarse de mí.

Cogí el viejo coche y empecé apretar el acelerador para que el coche llegase a su máxima velocidad y empezar a huir, iba a unos 190 kilómetros por hora, pero la camioneta me iba pisando los talones, y eso que había salido un par de minutos detrás de mí y parecía ser aún más vieja que mi coche. Cuando estaba a punto de alcanzarme desapareció, lo que casi no me sorprendió; por si acaso yo no disminuí la velocidad.

Llevaba unos 5 minutos huyendo de la nada cuando vi una granja, la cual a primera vista parecía estar abandonada, así que decidí parar y bajarme para despejarme y pensar con más claridad. Casi no tuve tiempo de bajarme del coche cuando la figura apareció de nuevo. Decidí echar a correr  cuando me caí por una especie de trampilla. Cuando me recuperé de la caída empecé a andar por aquel extraño lugar al que había ido a parar, olía extremadamente mal, olía como a !MUERTOS¡ Eso es lo que había por toda la sala: por las paredes, por el techo, estaban todos pegados entre sí con una especie de cera, algunos de los muertos que había allí no parecía que llevaran más de una semana.

Cuando me recuperé del susto de haber visto tanto muerto por todos lados, empecé a buscar si había forma de escapar de aquella terrorífica sala. Cuando por fin la encontré y estaba dispuesto a usarla, un ruido me hizo girar y ver otra vez allí a la figura que me estaba causando tantos problemas,  y a gran velocidad llegó a mí y me tiró al suelo. Tenía un cuchillo enorme en la mano, estaba muy oxidado y tenía mucha sangre seca. Parecía dispuesto a matarme, empecé a oír el ruido de lo que parecía ser una aspiradora, ¿una aspiradora?, de dónde procedía. Entonces el cuchillo, la figura, el olor a muerto, todo lo que me rodeaba hasta el más mínimo detalle estaban desapareciendo. Entonces desperté, estaba en mi cama y entonces oí la voz de mi madre diciéndome que me despertase, nunca me había alegrado tanto de escuchar su voz. Todo lo que me había pasado había sido un sueño, un desagradable sueño.

Desde esa noche no realizo el trayecto a la universidad con tanta seguridad como antes.

Publicado el febrero 23, 2014 en Hemeroteca 13-14 y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: