DIÁLOGO TEATRAL

Érase una vez, un soleado día, Pulgarcito paseaba tranquilamente cuando se encontró al lobo;

 

Lobo: Buenos días Pulgarcito

Pulgarcito: Buenas lobo, ¿qué estás tramando?, nunca has sido amable conmigo.

Lobo: Bueno … ahora que lo dices quería pedirte un pequeño favor.

Pulgarcito: ¿De qué se trata?

Lobo: Esta tarde vienes a mi casa a merendar y te lo cuento todo.

Pulgarcito: Está bien, nos vemos esta tarde en tu casa.

 

En casa del lobo;

 

Lobo: Pulgarcito, necesito que me ayudes a conquistar a una hermosa gigante.

Pulgarcito: ¿Tienes algún plan pensado?

Lobo: Sí, he pensado que podrías convertirte en un hermoso gigante.

Pulgarcito: ¿Para qué?

Lobo: Para poderla traer hasta aquí. Pero tendrías que hacerte pasar por un gigante ciudadano de esa ciudad, que quiere comprar una casa allí. La paras y la preguntas que si sabe dónde hay una inmobiliaria, y ella te contestará que ella casualmente es agente inmobiliaria.

Pulgarcito: El plan está bien,  ¿pero cómo sabes que ella me contestará eso?

Lobo: Porque la estuve espiando durante un tiempo.

Pulgarcito: Todavía no he entendido cómo un lobo se puede enamorar de una gigante, pero si insistes te ayudaré, a cambio yo quiero ser tan fuerte como tú.

Lobo: De acuerdo, ahora  voy a convertirte en un gigante, ¿estás preparado?

Pulgarcito: Sí.

Lobo: Tómate esta pócima y en uno segundos te convertirás en un apuesto gigante.

Pulgarcito: Oh, ha funcionado ¡Ya soy gigante!

Lobo: Bien, ya estás preparado. Sube por esa enredadera, y llegarás al mundo de los gigantes.

 

En el mundo de los gigantes;

 

Pulgarcito va andando, y después de un rato se encuentra a Margarita, la para:

 

Pulgarcito: ¡Hola, buenas! ¿Usted sabe si hay por aquí cerca una inmobiliaria?

Margarita: Oh! Casualmente yo soy agente inmobiliaria, ¿qué está buscando?

Pulgarcito: Busco una casa sencilla, barata.

Margarita: Si quieres, ¡podemos quedar esta tarde en la Tropicana para ver algunas casas!, ¿te parece bien a las 18:00?

Pulgarcito: Sí, allí nos vemos.

 

Tras unas horas. En la cafetería;

 

Margarita: He traído mi I Phone para enseñarte las casas.

Pulgarcito: No se, están todas bien… Pero ninguna me convence.

 

Tras un rato mirando a Margarita Pulgarcito notó algo raro en ella, se estaba enamorando de él. Pulgarcito inmediatamente puso excusas para salir de allí.

 

Pulgarcito: Me tengo que marchar, se está haciendo tarde.

Margarita: Pulgarcito, llévame contigo.

Pulgarcito: Vámonos pero yo vivo muy lejos de aquí.

 

En el bosque de los elfos;

 

Pulgarcito: Margarita espera un momento, enseguida vengo.

Margarita: Aquí te espero.

 

En la casa del lobo;

 

Pulgarcito: Lobo, hay un problema, Margarita se ha enamorado de mí.

Lobo: No hay tiempo. Nos cambiaremos de cuerpos, así tú podrás ser fuerte como querías y yo podré estar con Margarita.

 

Se cambiaron de cuerpos y los tres vivieron felices para siempre.

 

 

Ane Trinidad Fuentes y Somia Nadif, 2ºA

Publicado el junio 9, 2014 en Hemeroteca 13-14 y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: