Un final poco esperado…

Hola, me llama Sara y os voy a contar una historia que pasó hace años…

En un pequeño pueblo llamado Grocesville que estaba a las afueras, como apartado de todos los lugares del mundo, vivía yo. Era un pueblo dedicado a la ganadería y a la agricultura, un pueblo con unos cuantos habitantes. Mi familia era un poco pobre y solo éramos mis padres y yo, pero podíamos sobrevivir gracias a una granja que teníamos. Yo nunca fui al colegio, pero soñaba con aprender o ser alguien normal…

En la primavera del año 1902, una cosa hizo que todos los habitantes del pueblo se estremecieran. Era por la mañana, para ser exactos, las cuatro de la mañana. Yo estaba en mi cuarto, pensando y todos estaban dormidos; de repente, un fuerte ruido se escuchó retumbando por toda la granja, era como un animal. Yo bajé con una linterna. Cuando estaba bajando las escaleras, otro sonido se escuchó, pero este era diferente. Los ruidos provenían de la parte de granja donde estaban todos los animales, excepto mi perro Woody.

Cuando llegué a aquel lugar, todo estaba oscuro y no se veía nada. Encendí la luz y vi que dos vacas, dos caballos y un cerdo estaban muertos y les habían absorbido una parte de ellos. Todos los demás animales estaban asustados y escondidos. Cuando fui ha avisar a mis padres, se cerró la puerta y no pude salir. A las seis y media de la mañana o por ahí, mis padres abrieron la puerta y se dieron un gran susto. Limpiamos todo y fuimos a avisar a la policía del pueblo y había una larga cola, como si todos los campesinos hubieran ido a quejarse justo en ese momento. De repente una voz enorme dijo que todo se solucionaría y que no estuviésemos asustados porque no volvería a ocurrir lo que ayer por la noche les pasó a todos.

Esta noche también hubo tormenta y otros gritos volvieron a sonar. Volví a bajar y fui allí, vi a todos los animales muertos, excepto Woody…  Al momento, vi una sombra oscura que traspasó la pared y se fue. Salí y vi que una tormenta de arena se dirigía al pueblo. Fui al ayuntamiento a avisar de todo. Todo el pueblo salió de sus casas y se fue, pero no les dio tiempo a escapar. Yo me escondí en una pequeña cueva y allí me quedé dormida.

A la mañana siguiente, todo el pueblo estaba destrozado y todo el mundo menos, yo muerto. Me fui a mi casa y estaba toda destrozada. Un agujero negro estaba detrás de la casa, fui a ver qué era, de repente una sombra apareció por detrás y me echó al agujero negro y aquí estoy, después de 10000 años…

Publicado el junio 26, 2014 en Hemeroteca 13-14 y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: