Narración

Una tarde de puro aburrimiento estaba tirada y por un castigo no podía salir. Me fui a la cocina y de pronto vi un papel encima de la encimera y lo leí y vi que era una receta de unos alfajores que son la cosa más deliciosa que he probado en mi vida. Me gusta porque está relleno de dulce de leche y bañadas en chocolate; pero yo las hice bañadas de azúcar blanco: mis favoritas. Ese día fue el día que aprendí a hacer alfajores por mí misma. Al final, un día aburrido se convirtió e una experiencia nueva y brillante para mí. Poder aprender por mí misma y que a mi familia les haya gustado y no haber incendiado la cocina; porque esa es otra.

Publicado el julio 21, 2014 en Hemeroteca 13-14 y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: