Como la vida misma.

Esta es la historia de una familia cuyo amor pasaba la frontera de lo racional y todo el día estaban juntos y se lo pasaban muy bien. Los padres se querían tanto que para ellos era todo era muy bonito, hasta que un día las cosas se empezaron a torcer y todo empezó a cambiar. El padre ya casi no pasaba tiempo con la familia y casi no iba a casa, y así poco a poco  la familia se fue separando. La madre y el padre un día se sentaron a hablar y el padre le confesó a la madre que ya no la quería tanto como antes, que no quería estar más con ella y que quería llevarse a los dos hijos. La madre se quedó destrozada e hizo  todo lo posible para quedarse con los hijos, pero solo consiguió quedarse con ella, y él se tuvo que ir con el padre, y desde ese día cambió todo.

Los días pasaban y la madre ya no era igual, hasta que un día llamaron a la puerta y era su hijo que quería volver con ella y al fin la familia se juntó de nuevo, menos el padre, que se casó con otra mujer ytuvo más hijos y la  madre también rehízo su vida con otro hombre y así acabó todo.

Publicado el julio 22, 2014 en Hemeroteca 13-14. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: