Lola

Yo tenía una perrita llamada Lola, me la encontré en la calle, y en ese momento supe que era especial. La llevé a casa la bañé y luego la puse una camita al lado de la mía. Ella seguía teniendo miedo así que se subía a la mía y dormíamos juntas. Unos años más adelante, Lola venía conmigo a todas partes y, claro está, la conocía todo el que trabajara conmigo, yo trabajaba de escritora de guiones en un teatro de Madrid.

Un día me quedé hasta tarde escribiendo un guión y sin querer no lo terminé. Me desperté a todo correr y cogí un guión que ni en sueños hubiera entregado, pero Lola lo hizo adrede porque sabía lo mucho que me gustaba el guión que escribí. Se lo entregué a mi superior y le encantó. Esta es una de las cosas por las que Lola es tan especial.

Publicado el agosto 1, 2014 en Hemeroteca 13-14. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: