Un infierno en la isla

Yo, Arturo Vargas Vargas, piloto de la armada rusa, con 25 años, estaba sobrevolando el Mediterráneo y me tendieron una emboscada dos avionetas alemanas y me dieron en un ala, solo me daría tiempo a coger 3 cosas antes de saltar y cogí una botella de agua, un machete y un paracaídas, salté y caí en una isla remota, y fuí por allí a ver si encontraba algo de comer. Yo ya me desesperaba, vagaba sin rumbo a ver si encontraba comida, me tendría que mentalizar que me tendría que comer lo que fuera para no morir con el hambre. Ya desorientado por no comer, me propuse irme a cazar con el machete, había un conejo lo maté y me lo comí del hambre que tenía.

Encontré una cueva y me quede allí a dormir. Yo pensaba que iba bien pero después del conejo no comí nada y ya llevaba 2 semanas allí.Por fin llego mi día de suerte: mi primo Onofre Vargas me rescató de ese infierno.

Publicado el diciembre 15, 2014 en Hemeroteca 15-16 y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: