UNA TARDE DE CONEJOS

Toda esta historia comienza en una tarde lluviosa, en el centro comercial, cuando tenía 12 años.

Yo era una niña con pelo castaño con los ojos marrones y pecas.

Entré en el centro comercial con mi hermano, mi padre, mi tía y mi madre.

Yo iba de tienda en tienda, hasta que vi un local de animales en el que habitaban unos preciosos conejitos.

Al pararme para ver uno de ellos llamé la atencón de mi hermano, que tenía dos años más que yo, así que estaba decidida para conseguir por una vez lo que quería yo.

Él se acercó para verlos.

A mí me encantaba uno de color negro azabache con los ojos marrones y a mi hermano le gustaba uno blanco con los ojos azules.

Mi hermano y yo discutimos durante mucho tiempo. Mi padre al final se cansó de la larga discusión y decidió no coger el que me gustaba a mí, ni el que le gustaba a mi hermano, se cogió uno canela entero, con los ojos azules y le adoramos igual.

Después pasó la tarde y me fui a mi casa con el pequeño Chopín.

 

 

Publicado el diciembre 15, 2014 en Hemeroteca 15-16 y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: