El, ojalá, mañana efímero

La España idólatra de figuras

que ni valor ni mérito tienen,

pícaros y truhanes

  con el puño en alto entran

y a bolsillo lleno salen.

Aquellos otros de FRANCA tradición,

que acostáronse de un lado

y levantáronse al revés.

Escudriñando en el horizonte podríamos

ver al Hidalgo y no dudar

de que el tiempo no fluye hace siglos ya,

mas así ha sido,

increíble la traición

de Cronos Nuestro Señor.

Bisoñas flores nacen

en los campos de España

tras un duro invierno,

y anuncian el advenimiento

de la España ideal.


Se encontró el poeta sin idea

en la parte de la esperanza

mas pide con chanza

a la maestra Ana

una gran nota

en su señora asignatura.

Publicado el marzo 21, 2015 en Hemeroteca 15-16 y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: