El regreso

Y la ventana se rompió, todo empezó a moverse frenéticamente, la casa se derrumbaba, el miedo se apoderaba de él, todo se desmoronaba, su sudor era cada vez más intenso. Cerró los ojos, e inmediatamente el reloj de pared marcó las doce con un sonido ensordecedor. Todo volvió a la normalidad.

Publicado el mayo 26, 2015 en Hemeroteca 15-16 y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: