El beso

Fui a la cafetería y como todos los días la camarera y yo cruzábamos miradas y sonrisas, nunca nos dirigimos la palabra. Todos los días yo pensaba y soñaba que la besaba. Cuando me senté en la barra a tomar algo, vi una libreta y ponía “Diario personal” y lo abrí, era de ella, y hablaba de mí, no la volví a ver.

Publicado el junio 8, 2015 en Hemeroteca 15-16 y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: