Cuento popular modernizado: Diario de una Cenicienta

15 de mayo, 2019

He decidido empezar un nuevo diario, necesito contar mis problemas a alguien, pero ya no se puede confiar en nadie, así que lo escribo aquí. Mi nombre es Cenicienta, tengo 16 años y vivo en Londres, Inglaterra. Actualmente no voy al instituto, tengo un blog de moda del que me pagan un sueldo cada mes, así que vivo de ello. Mi madre falleció cuando apenas tenía 7 años, es algo que nunca voy a superar ya que la echo mucho de menos. Vivo con mi padre y su mujer, mi madrastra, y sus dos hijas, Anastasia y Grizella. No hemos encajado muy bien, pero tendré que aguantarme, puesto que mi padre es feliz con ellas.

20 de mayo, 2019

Hoy por la mañana, acompañé a mi padre al médico. En la consulta, le hicieron pruebas y pruebas. Al final, nos reunieron a los dos con tres doctores más en una mesa. Comenzaron a hablar con mi padre y bueno, la conclusión, le han diagnosticado leucemia. Todo esto va a ser muy difícil para nosotros.

7 de junio, 2019

Ayer por la noche, salí con mis amigas, a las 4 de la mañana, más o menos, me llamó el doctor. Mi padre había fallecido. Desde aquel momento mi vida cambiará por completo.

14 de junio, 2019

Ha pasado una semana desde el fallecimiento de mi padre. No aguanto más en esta casa. María, mi madrastra, y mis hermanas me tratan como a una sirvienta. Me han cancelado en blog y me han quitado el cargador del Iphone para que no pueda comunicarme, tampoco me dejan salir, solo puedo limpiar y ordenar. Todo lo que me mandan lo cumplo, y, más me vale no replicar.

20 de mayo, 2019

Mientras hacia la colada, recibí un whatsapp de mi vecino. Nos invitaba a una fiesta en su casa. una fiesta lujosa, con nuestros mejores vestidos. Mi madrastra, se enteró, ya que el mensaje a ella también le llegó. Tanta envidia me tiene, que no quiere que acuda a la fiesta por el miedo a que mi vecino se enamore de mi en vez de sus hijas.

23 de mayo, 2019

Esta noche es la fiesta, y para que que no pueda acudir, encerrada en el baño me ha dejado. No tengo la contraseña para salir, así que aquí me quedaré esperando. Las 10 y media son, la fiesta a punto de empezr, sigo aquí sola y ellas marchando están. Son las 11 y llorando aquí sigo. Acaba de aparecer una luz, una mujer jóven y sonriente ha aparecido, estoy asustada. Me dio la contraseña para salir del baño y a la fiesta poder yo ir. Me ha regalado un vestido rojo de encaje y unos zapatos negros brillantes. En segundos me he preparado, cojo mi móvil y voy arrancando. Solo un inconveniente tuvo que ponerme la mujer, a las 12 la fiesta tengo que abandonar o si no todo irá mal.

Publicado el junio 17, 2015 en Hemeroteca 14-15 y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: