Soneto

Anduviste sobre montañas y cascadas
Nada menos para verme fue así
Aunque no pudiste porque salí
Con prisa de mi casa,de madrugada

Mucho después que la lluvia con sus aguas
A las calles y suelos inundará
Pegando en postes ansioso un mastín
Andaba por hablarte aún aquí.

Buena ventura a mi suerte era tarde
Enloquecida luz si tú llegaste
Y siempre pude verte, esperaré.

Entonces supe que en algún tal vez
Con ganas de matar por última vez
Ahora yo por edificios te encontraré.

Publicado el junio 12, 2016 en Hemeroteca 15-16 y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: