Hoy está nublado

Ayer comí macarrones con tomate a pesar de que le gustan los perros, entonces entró a la calle y me fijé en que estaban en el Neolítico.  Me tapó porque teníamos calor jugando al baloncesto y seguí nevando hasta que me choqué con el cielo. En el año 2030 comprará unas almendras, tengo una tortuga ya que mañana quizá haga sol. Vuestras más sinceras palmadas para la exhibición de la clerecía.

Me sentía azul, de hecho, se calentó unas lentejas para saciar el egocentrismo que cuelga de la pared. Cogeré el gato sembrado en tu huerto para poder enchufar al ordenador el cargador de mi móvil, y me sentaré a contemplar plácidamente los nerviosos aspavientos de la tranquila luna. Abrigarás al loro porque es muy friolero y no quiero romper el muro que pertenece a alguien llamado Gervasio Teodoro al que le gusta tejer.

Quiero continuar queriendo esa cuenta porque todo el mundo le cuenta que tienes osteoporosis y no os parece normal al seguir siendo tuerto. Tienes el alma escrita en un zapatero hasta que vayas a la tienda, quiero cacahuetes dulces si hay cajas en el congelador. Sentirán que están viendo llegar el lunes porque se están agarrando con sabiduría al asterisco de la esquina. Hay que admirar que simple es algo tan suntuoso como para ser la causa de la hemorragia y que hoy el cielo esté nublado.

 

Publicado el noviembre 29, 2016 en Libro de 3ºC y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: