Monólogo Lucía Ricondo 2ºA

¡Lo que hubiera dado yo por ser hija única!

Toda la vida pidiendo tener una hermana…

¡¿A qué fin?! ¡Hay que ser gilipollas!

Me tendría que haber pedido un iPhone.

Cuando nació, era tierna y esponjosa, pero no os “confuncieis”, lo que esa criatura diabólica echaba en los pañales era una bomba nuclear capaz de acabar con todo el país.

A medida que se hace mayor, te aparece el móvil dentro del váter, te hace un cuadro abstracto con los deberes, y lo peor es cuando intenta copiarte, y te la cargas.

Como mi madre se negaba a preguntarme la lección, decidí dibujarle a la manzana una carita y que ella me escuchase. Mi hermana me miró con cara extraña, sonrió y salió corriendo. Yo intuía que tramaba algo, y cuando mi madre gritó mi nombre, ya no dudé que la había liado. Bajé a la cocina y los 3 pisos de fruta que estaban en el frutero tenían dibujadas caritas sonrientes, y una vez más… ¡Me la cargué!

Por fin cuando un día mi madre reñía a mi hermana, esta va y la salta:

-¡Hala, hija que te dé el aire!-

¿Y cómo no?

-¡Lucía se lo has mandado tú! ¡¿A que sí?!

Otra vez bronca para mí ¿Qué raro?

No se podía creer que esa frase saliera de una boca tan pequeña.

Este año no voy a cometer el mismo error,  me pido el iPhone y que la descambien.

 

¡Muchas gracias! ¡Hasta pronto!

 

Publicado el diciembre 5, 2016 en Libro de 2ºA. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. ¡Qué bueno! me encanta, enhorabuena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: