El reloj perdido

Un día, al salir de clase, me di cuenta de que no tenia el reloj, tras estar un rato buscándolo y no encontrarlo, pensé dónde podía estar: podía haber cogido un ferry e irse a Hawai,  haberse mudado de casa, estar solo durante toda la eternidad, le habubieran acusado injustamente y que ahora estuviera en la cárcel, que se estén riendo de él, le estén maltratando, le cojan y no miren la hora en él… yo pensaba que mi reloj estaba perdido. Hasta que me toque el brazo y vi que estaba ahí, mi gran amigo el reloj.

Publicado el diciembre 12, 2016 en Libro de 2ºB y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: