CUENTO TERRORIFICO

Era el día de Halloween y al día siguiente el día de todos los santos. Nuestra abuela nos pidió a mi hermana y a mi que llevásemos flores al cementerio. Cuando llegamos fuimos directamente a la tumba de mis bisabuelos y dejamos las flores. Estuvimos curioseando por allí hasta que empezó a anochecer y decidimos irnos. Escuchamos un ruido y nos asustamos, luego algo me rozó la pierna. Salimos corriendo y cuando llegamos a la verja…estaba cerrada. Intentamos abrirla pero no podíamos, nos dimos cuenta de que alguien la había cerrado, mi hermana se puso a gritar pero no nos escuchaban, cada vez era más de noche y no se veía nada. Le dije a mi hermana que se calmase y buscásemos otra manera de salir. Empezamos a buscar y otra vez algo me rozó y me asusté mucho. Algo comenzó a moverse entre la hierba, nos quedamos petrificadas hasta que nos dimos cuenta de que había una gata que tenia a sus crías escondidos en un hueco de una tumba vacía. Luego nos dimos cuenta que la única manera de salir era subiendo por la verja, mi hermana salió primero y luego yo, cuando fui a saltar me caí y antes de llegar al suelo me desperté. Mi madre nos dijo a mi hermana y a mí que nos levantáramos, desayunáramos y nos vistiésemos para ir casa de nuestra abuela.

Publicado el diciembre 16, 2016 en Hemeroteca 15-16, Libro de 2ºB. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: