El cantar del Mío Kit

Venid, acercaos, mirad todos al Mío Kit.

Que en no tan buena hora, espada decidió ceñir.

Se fue pálido, blanco, con los dientes cual rubí.

Y volvió con ellos rotos, con mejillas carmesí.

Kit, sin pensarlo, a la batalla acudió.

Y el pobre, sin quererlo, en gran aprieto se metió.

Su torpeza, su inocencia, y su gran indecisión.

En batalla lo ayudaron y, ¡vaya si funcionó!

A las torres enemigas, desorientado logró llegar.

Y sin querer, al apoyarse, una polea hizo girar.

¡En tan buena hora se posó en aquel lugar!

El ejército entero, al castillo pudo entrar.

La batalla fue ganada, ¡qué gran felicidad!

Y Kit a hombros de sus compañeros, victorioso volvió a la ciudad.

“¡Viva Kit y su torpeza!” no dejaban de aclamar.

Y así conquistó otra tierra en Ejército Real.

 

Publicado el diciembre 27, 2016 en Libro de 3ºA. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: