Noticuento “Axi Muniain y la gran ola”

Ese día, yo, Axi Muniain, me desperté con todas las ganas de ir a surfear, estaba en Nazaré, Portugal. Allí, las olas son increíbles, y a veces precipitadas, a mí me encantan las aventuras y probar cosas nuevas; aunque hace ya mucho tiempo que no encuentro nada nuevo que me encante tanto como el surf.

Me preparé para surfear y me fui, hacía un día bastante bueno, sol, cielo despejado…

En cuanto llegué a la playa, entre en el agua, estaba esperando una buena ola para surfear, hasta que, llegó, pense cojer esa misma ola, pero vi, que tras esa ola, venía una aún mayor, entonces decidí esperar.

Cuando la ola llegó a mi, me di cuenta de que era enorme, no podría con ella, era MUY peligrosa, y rápidamente llegó mi compañero a rescatarme, pero no llegó a tiempo, yo rocé con la punta de mis dedos la bandeja de rescate de la moto de agua, pero no pude subir.

Entonces, la ola me sumergió en ella, a los minutos, conseguí salir a la superficie del agua, ahí es cuando me planteé de nuevo: esto no ha acabado, no veo nada, apenas escucho y el cuerpo no me responde. Pensaba que todo se acababa ahí. Solo veía luz, era todo blanco, lo poco que recuerdo era como si estuviera en una habitación con mucha luz, y que alguien me hablara desde el exterior. Escuchaba las motos pero no tenía ni coordinación corporal ni nada. Estaba completamente ido, intenté alzar la mano para pedir ayuda hasta que me alcanzó la otra ola blanca. Temí por mi cuello. La cabeza me iba a estallar y sentía dolor. Ya me había reventado el neopreno, cuello, gorro y el lateral del pecho. Ahí debió de perforarse el tímpano aunque no me di cuenta. Me daba cuenta de que iba a perder la consciencia, pero seguía sumergiéndome.

Sin abrir la boca y sin poder ver ni escuchar, mi amigo Francisco llegó y me rescató. Pero no me podía ni agarrar, no tenía fuerzas, iba volando sobre la camilla, de pronto me golpeé con el jet-ski y me veo en el agua de nuevo. Me preguntaba qué había pasado. Estaba como en un sueño tratando de encontrarle la lógica. Francisco estaba tratando de sacarnos de otra ola que se estaba formando. Al verme en el agua de nuevo me seguí concentrando, dentro de mis penosas condiciones estaba atónito, traté de no tragar agua…

Fue horrible, desde ese día, intento no arriesgarme tanto, y tener más cuidado. Aunque se me haga imposible no probar tantas cosas nuevas ni aventuras…

FIN

Publicado el febrero 19, 2017 en Libro de 1ºA. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: