SONETO

Si entrada ya en las puertas de la muerte

mi Dios me complaciera en confesión

pediría perdón y compasión

por soñarte, amarte y no tenerte.

 

Ayúdame señor para creerte

pues yo tengo olvidado en mi mansión

con flechas vigorosas y pasión

un amor que oxidado yace inerte.

 

Las partes de la vida regalaron

creencias que tenía en maldiciones

y acabo de entender que se acabaron.

 

Los días en que tanto te imploraron

repletos de mi amor por tus rincones

que el destino y miserias sepultaron.

Publicado el febrero 20, 2017 en Libro de 3ºB. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: