Aventuranzas. La superviviente

Hola soy Timantti, una superviviente del vuelo A-1718238 hacia Argentina del día 23 de marzo de 2001, en ese momento yo tenía 7 años, ahora tengo 23 años.

En ese momento no me daba cuenta de lo que ocurría… “Timantti, pequeña superviviente”, “Un milagro la salvó” o “Afortunada niña se salvó de la muerte” ponía en prácticamente todos los titulares del periódico.

El 23 de marzo de 2001, partí hacia Argentina, lo que no sabía era que haríamos una parada mucho antes del final de trayecto, realmente, nadie lo sabía…

Tras 7 horas de vuelo, de las cuales 3 de constantes turbulencias, el avión dejo de responder, se estrelló, todos estaban preocupados durante la caída… Gracias al impacto, un 90% de los viajeros falleció, por suerte mi familia, sobrevivió, pero yo fui la niña más pequeña que sobrevivió, pues, en el vuelo viajaban unos 37 niños de entre 0 y 10 años, de todos esos niños, yo fui la única afortunada, yo y mis hermanas de 15 y 17 años junto con mi hermano de 14 (en aquel momento).

Caímos en una porción de tierra en la que no había nada, ni nadie, ni siquiera había cobertura en nuestros teléfonos móviles, tuvimos que caminar y caminar hasta encontrar un par de casas, mi hermana, Zuleyka, llamó apresuradamente a la puerta, una anciana de unos 60 años (parecía muy activa) abrió la puerta y dijo:

-¿Si?

– Hola señora, nuestro avión se ha estrellado… y… nos preguntábamos si nos dejaría usted contactar con nuestra familia para avisarles de que nos encontramos bien…- Dijo mi padre.

-¡Claro que sí! Pasen, les prepararé algo de comida. ¡Por cierto! ¿Qué les apetece?

-Gracias señora, es usted muy amable, con algo para picar, nos será suficiente.-Dijo mi madre.

-De acuerdo, ¿Les apetecen unas galletitas?

-¡Sí!- Grité yo.

La amable señora nos dio unas galletitas muy ricas, y nos prestó un teléfono fijo, era muy antiguo, pero nos sirvió para avisar a nuestra familia de que estábamos muy bien.

Nuestra familia vino a buscarnos, tardaron 16 horas ya que nos estrellamos casi a mitad de camino y en coche tardaron más…

La señora nos dejó quedarnos en su casa hasta que vinieron a buscarnos, cuando eso ocurrió, me reencontré con mi prima, hacía mucho tiempo que no la veía, disfruté mucho el camino a casa, cuando llegamos, vimos en el telediario que anunciaban que el avión del vuelo A-1718238 había sido estrellado ya que este no respondía ante el piloto.

También anunciaban que supuestamente, había sido todo planeado, ya que una ex-prisionera puso una bomba que gracias a un cortocircuito no explotó, solo perjudicó unos cuantos cables del avión.

El avión se encontraba intacto en cuanto al exterior, pero en el interior había muchos destrozos…

Mi familia y yo, pronto nos recuperamos del gran susto, pensamos que ese mismo día moriríamos, pero no fue así, por suerte.

A medida que fue pasando el tiempo, me fui olvidando de lo que ocurrió ese día, pero hoy, hoy lo recordé…

Publicado el abril 5, 2017 en Hemeroteca 15-17, Libro de 1ºA. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: