TRATADO VIII

Cansado de que nadie me acogiera de una manera más o menos digna, decidí irme a Madrid, la gran ciudad en la que podría conseguir algo más de suerte. Allí encontré a un jefe de circo que buscaba un ayudante, yo me ofrecí y me llevó con él. La verdad es que comía bien pero el trabajo era muy agotador ya que trabajaba 14 horas diarias. La gente que trabajaba allí era amable, educada y graciosa, excepto el domador de leones. Nunca en mi vida me había reído tanto como en aquel lugar.

Un día el domador de leones me dijo que le acompañase y fuí, una vez allí me dijo que nunca tenía que haber venido al circo, que no era apto para el circo y que si en 12 días no me marchaba me iban a ocurrir cosas terribles. Tenía bastante miedo a aquel hombre y no dormía por las noches. Ya habían pasado doce días desde entonces y mi miedo cada vez aumentaba a más. Estaba tan asustado que decidí contárselo al jefe pero este me dijo que no le hiciera caso que solo me estaba poniendo a prueba. Por la noche conseguí dormir dos horas pero al despertarme me encontré uno de los patos del circo muerto en mi almohada y con su sangre ponía “márchate”. Fui corriendo donde el jefe para mostrárselo pero solo se reía, yo no entendía como esa situación podía causarle risa ya que a mí me parecía que el domador iba muy en serio. Desayunando apareció el terrible domador y le pregunté por qué me estaba haciendo esto pero no obtuve respuesta. Los viernes eran los días del gran espectáculo y yo caminaba sobre la cuerda floja y hacía de ayudante del mago. Una vez en la cuerda vi como el domador se acercaba a ella con unas tijeras y en ese momento temí por mi vida. Antes de que la cortara decidí salir rápido de la cuerda pero el jefe me dijo que volviera que tenía que terminar el espectáculo, a lo cual respondí :

-Lo siento, señor, pero no puedo continuar, el domador quiere cortar la cuerda.

-Lázaro, cómo va a querer cortar la cuerda, todos los que estamos aquí queremos el bien del espectáculo así que, si quieres seguir aquí, sube y termina tu número.

La verdad yo no tenía claro si quería seguir allí pero me armé de fuerzas y decidí subir de nuevo. Pude terminar mi número pero seguía teniéndole un gran miedo al domador.

Por fin terminada la noche, el circo recaudó un total de 5000 maravedíes, todos estaban contentos y emocionados pues era una de las noches en las que más dinero habían recaudado. Posteriormente el jefe me dijo que acudiera a su caravana y así lo hice, quería hablarme sobre el tema con el domador. Una vez allí me dijo que no hiciera caso al domador que no estaba bien de la cabeza pero que era inofensivo y nunca había causado ningún daño a nadie y que con cada persona que se unía al circo hacía lo mismo pero aquello no me dejó del todo tranquilo ya que yo seguía teniéndole miedo a aquel hombre. A la madrugada del sábado el domador vino a mi cama y me dijo que le siguiera, yo obedecí ya que negarme no era una buena opción. Me llevó a un lugar bastante extraño sin tránsito en el que únicamente había un pozo. Me dio un latigazo para debilitarme y me cogió para tirarme al pozo, pero afortunadamente un transeunte paralizó la escena.

Este me llevó de vuelta al circo y al domador le llevó al cuartel. El jefe y yo acudimos al cuartel en busca del domador pero a este o le dejaron salir porque un psicólogo que le evaluó le diagnosticó un trastorno psicológico que estaba desarrollando especialmente conmigo. En aquel momento el jefe se preocupó por mi estado pues era el único de mis amos que me tenía cariño. Cuando regresamos al circo me dio una bolsa con 100 maravedíes en forma de perdón por no haberme creído. Me quedé en el circo por el resto de mi vida, pues por fin encontré mi sitio y por fin era feliz.

Publicado el abril 8, 2017 en Hemeroteca 15-17, Libro de 3ºC y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: