Tratado V: El agricultor

Yo, Lázaro, os contaré una de mis historias con otro amo.

Yo iba vagando por las tierras de Castilla y me encontré un agricultor que parecía muy cansado, que no podía más. Entonces yo, como buena persona que soy, fui a ayudarle, aceptó mi ayuda y le ayudé a cortar los tallos de las plantas, un poco más tarde le acompañé a su casa y me preguntó si me quería quedar a comer, yo le respondí que sí y me puso un platado de fabadas y me dijo:

– ¿Te quieres quedar a vivir aquí? Siempre que me hagas el trabajo del campo.

Y yo le dije:

– Por supuesto. Entonces diez días más tarde, me estaba teniendo como un esclavo 12 horas diarias para que luego me diera de comer dos manzanas al día. Dije yo:

– Este el primer día me da mucho para que confíe pero luego me llega el palo.

Y así fue y yo pues no me podía quejar pese a que no me diera nada entonces hubo un día en el que no me dio nada para comer y cogí yo y le robé toda la comida que pude para escapar de esa casa y librarme del tío ese. Y así fue me escapé con la comida y no volví a saber nada más de él.

Ya os contaré la siguiente aventura.

Publicado el abril 21, 2017 en Hemeroteca 15-17, Libro de 3ºA y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: