Don Quijote

Un día Don Quijote decidió ir a su trastero a limpiar y a buscar recuerdos de su infancia, tras tantas cosas se encontró una televisión que Sancho le regaló. Le empezó a entrar curiosidad sobre todas las series y decidió enchufarla a ver si funcionaba ya que Sancho se la regaló hace  mucho tiempo. Tuvo suerte y funcionaba como si estuviera recién comprada, se puso a investigar como iba el mando y en que consistía cada canal de televisión, tras unas horas mirando un poco de cada canal decidió poner Telecinco y esperar a que le sorprendiera alguna serie. Tras unas cuantos días comenzaron a echar una serie que le apasionaba llamada Aquí no hay quien Viva, una comunidad de vecinos que están locos y se meten unos en la vida de otros. Don Quijote estuvo una noche entera tragándose todas las temporadas, al día siguiente decidió  hacer una junta de vecinos para explicarles de que trataba la serie  y les propuso que cada vecino poco a poco fuera adaptándose a un personaje. Los vecinos empezaron a pensar  que Don Quijote se estaba volviendo loco. Don Quijote siguió con esa idea en la cabeza y empezó a creerse el presidente de la comunidad y a actuar como Juan Cuesta presidente de la serie con el tiempo se dio cuenta que ningún vecino le hacia caso y que le trataban como uno menos así que Don Quijote decidió ir a dar un paseo y pensar una forma de convencer a sus vecinos. Mientras paseaba se encontró con Sancho y le contó todo lo que sucedió con aquella televisión que le regaló y la pasión que tenía por que su comunidad fuera igual que la de aquella serie. Sancho se quedó pasmado y le dijo que no podía suceder nada de eso y que su lugar estaba en leer novelas de caballerías, Don Quijote pensó en bajo que las novelas  de caballerías cada vez eran más aburridas y desde que descubrió la maravillosa vida que hay dentro de una televisión no quería hacer más que estar enchufado a la tele, tras unos minutos de procesar esa respuesta pensó que Sancho no lo dejaría tranquilo hasta quitarle esa idea de la cabeza así que decidió callarse y decir que tenía razón que no había nada mejor que las novelas de caballerías. Tras unos días después de seguir viendo nuevas temporadas, le fascinaban todos los problemas que ocurrían en aquella serie así que decidió ir casa por casa a convencer a los vecinos y a describirles todos los papeles, ningún vecino le prestó atención, Don Quijote siguió con la idea en la cabeza así que  se mudó a otra comunidad y como ningún vecino le hacia caso paso por miles de comunidades diferentes hasta que tras 5 años encontró una comunidad adecuada en la que los vecinos estaban algo locos como él.

Publicado el junio 3, 2017 en Hemeroteca 15-16, Libro de 3ºB. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: