Había una mujer a unos dientes pegada

Había una chica a unos dientes pegada,

había unos dientes oscurecinos,

había unos dientes lisos y finos,

había una patilla desplegada.

 

Había una vara que se rozaba,

había una noria boca abajo,

había unas raíces hacia abajo,

a Ratoncito Pérez le despertaba.

 

Había una escalera en la vía,

había un camino con varios mitos,

en el cielo  una torre larga había.

 

Había  unos dientecitos grandecitos,

parecidos a los de una sequía,

que viajaba dando voces y gritos.

 

 

Publicado el junio 5, 2017 en Libro de 3ºA y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: