LA REGENTA

¿Cómo aquello le había ocurrido a ella, ella que soñaba con una vida feliz al lado de un príncipe azul?

Ella, que había tenido una buena posición social, era ahora despreciada y humillada. Solitaria y desolada se lamentaba de la desconsideración con la que había tratado a su marido al traicionarlo sucumbiendo a sus más íntimos deseos. Se detestaba, no entendía cómo podía haber llegado alguien al punto de romper la confianza del matrimonio. ¿Iría al infierno?,  comenzó a sentir escalofríos que le sacudieron todo el cuerpo.

Perder su dignidad hasta el punto de que un simple acólito afeminado como era Celedonio se aprovechara de ella, era poco castigo.

Cada vez se sentía con menos fuerza, lo que antes le producía placer, ahora le espantaba, un simple roce de su mano con otra piel le provocaba espasmos, y poco a poco el mundo se iba desvaneciendo a su alrededor, se diluía, desaparecía sin contacto, sin aroma, sin gusto, sin sonido … el silencio.

 

Publicado el diciembre 2, 2017 en Libro de 4ºB y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: