La Regenta y el amor de Celedonio

Abrió los ojos y la estaba besando cuando le  apartó de su lado. La incorporó y se apartó, la pidió perdón y se fue. Se quedó sola y  en lo mala persona que había sido. Salió de la Iglesia y miró a ambos lado de la calle y no le vio. Corrió calle abajo en su busca preguntando a todas las personas del pueblo pero nadie sabía a dónde había ido. Seguía buscando y no le encontraba, hasta que al acercarse al río ya desesperada, y  le vio, sentado al borde del río. Se acercó a él, sin hablar, ningún ruido solo el del agua que bajaba por el río. Lo mal que  se sentía por haber sido tan borde con él. También se disculpó ya que fue muy inapropiado haberla dado un beso . Después de las disculpas decidieron irse cada uno por su lado y hacer como si nada hubiese pasado, aunque decidió renunciar al amor que sentía  ya  que no iba a suceder. Ya no había esperanza en su corazón, destrozado, un corazón apagado sin vida. Le dio una oportunidad ya que había sido infiel, el amor volvió y se fueron de aventura a vivir su amor.

 

Publicado el diciembre 10, 2017 en Libro de 4ºB y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: