El lamento de la Regenta

La Regenta sintió tal asquerosidad tras el beso de Celedonio que lo primero que hace al despertar, es pegarle tal bofetazo que Celedonio no reaccionó, de esta manera, quedándose pasmado sin saber cómo reaccionar ante aquel hecho. A pesar del asco que le dio, fue como si Dios la hubiera mandado una señal en la que Celedonio podría ser su futuro amor. Era culpable de aquello y debía ser castigada por ello y el suicidio era la mejor opción ante aquella atrocidad.

 

 

Publicado el diciembre 11, 2017 en Libro de 4ºB y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: