Alonso y La Que Se Avecina.(Lucía Ricondo)

En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme, vivía un hidalgo de nombre Don Alonso. Frente al televisor este se decía: -¡Oh, memoria enemiga mortal de mi descanso!-.

Viviendo una historia ficticia junto a su amigo y compañero Sancho, salieron en busca de Doña Fina, su amada que vivía en la urbanización de Montepinar.

-Señor,-dijo Sancho-¿estáis dispuesto a vivir en semejante sitio por recuperar el amor de Fina?-

A lo que este le respondió:

Manos a la labor, que en la tardanza dicen que suele estar el peligro-.

Partieron a caballo y  burro hacia su destino, y al llegar a una posada le dice Alonso al criado:

-Coke, deje de fregar y avise al presidente, para decirle que nos gustaría alquilar una habitación, por un tiempo, hasta que consiga el amor de mi señora-.

El muchacho, aturdido, va en busca del mesonero. En su espera Alonso ve salir de una de las habitaciones a dos bellas muchachas y le dice a su amigo:

-Fíjese, Sancho, esas son Raquel y Judith, lo más seguro es que vayan a hacer footing. No hay carga más pesada que una mujer liviana– tapándole así los ojos al ver que se quedaba embobado.

Al cabo de unos minutos ven al mesonero llegar a lo lejos y le susurra al oído:

-Ese que llega por ahí es el presidente, Antonio Recio o como por aquí lo llaman, el Rancio. Tiene la pescadería más fresca que te puedas imaginar-.

Llega el señor junto al criado para otorgarles una habitación y les dice:

-Ya lo siento pero no nos quedan habitaciones libres, pero pueden compartir habitación con unas jóvenes que acaban de llegar –.

-¡Ah! Ya se lo que me dice, las puntillas del quinto, ¿no?-.

-¡Qué está usted diciendo!-contesta el mesonero sorprendido.

Sancho intenta resolver la confusión diciendo:

-Mis más sinceras disculpas, que mi señor no para de ver series, concretamente La Que Se Avecina y se le ha acabado subiendo a la cabeza.-

Cuando acaban de hablar, dejan el equipaje y van a desfogar su sed a la taberna de la posada. Al entrar por la puerta, Alonso se pone a gritar:

-¿Qué somos, leones o huevones?-.

Todos se les queda mirando y Sancho avanza, hacia la barra, con las manos en la cara por la vergüenza. Trata de disimular y pide una jarra de vino. Tras él, Alonso le dice a uno de los señores:

-Vicente, deja las cañitas que te van a sentar mal-.

 

 

Antes de salir de la taberna, se acerca a otro hombre que está un poco ebrio a preguntar:

-¡Amadooor¡ ¿Dónde puedo encontrar a Doña Fina? Usted ya sabe para ofrecerla salami-.

-Sí, sí -contesta tambaleándose- en el último piso, la puerta de la habitación 17. Allí se hospeda la dama más fina de toda la posada- y continúa bebiendo.

-Vamos, amigo, que este borderline me ha dicho dónde puedo encontrar a mi señora, que no se haga más larga mi espera-.

Los dos salieron del local y llegaron a la habitación 17. Se dispuso Alonso a llamar a la puerta, cuando dice Sancho:

-Recuerde mi señor: ojos que no ven, corazón que no quiebra-.

Haciendo caso omiso a lo que este le decía, golpea alegremente la puerta. La abre una señora con mucha elegancia:

-¿Qué desean caballeros?

Oh, princesa Fina, señora deste cautivo corazón!

Corre a abrazarla con tal ímpetu, que cuando esta se aparta asustada, sale por la ventana y cae al jardín de abajo. Se oyó un estruendoso golpe y la señora se asomó para comprobar el estado de Alonso, a lo que este anuncia:

Con  todo eso, te has de sentar, porque a quien se humilla, Dios le ensalza-.

-¿Está bien vuestra merced?- dice Sancho corriendo a su auxilio.

Siempre deja a la ventura una puerta abierta, en las desdichas para dar remedio a ellas. Volvamos a casa amigo, que este golpe me ha abierto los ojos-.

-No se ganó Zamora en una hora-.

-Al bien hacer jamás le falta premio-.

Y pusieron rumbo hacia la Mancha.

 

 

 

 

 

Publicado el mayo 10, 2018 en Libro de 3ºC y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: