Archivo del Autor: andreaf1998

El beso

Fui a la cafetería y como todos los días la camarera y yo cruzábamos miradas y sonrisas, nunca nos dirigimos la palabra. Todos los días yo pensaba y soñaba que la besaba. Cuando me senté en la barra a tomar algo, vi una libreta y ponía “Diario personal” y lo abrí, era de ella, y hablaba de mí, no la volví a ver.

Anuncios

Cámara de fotos

Tú eres quien me ayuda a recordar momentos

quien me graba,

me saca fotos con la gente que quiero.

Por ti puedo ver momentos vividos.

Con solo un click puedes hacer

como una pintura en un lienzo.

Ultimamente sirve mucho para eso

que se llama “selfies” que sales haciendo 

caras raras.

Selfie en el baño, selfie en la calle, en la playa

y todo gracias a ti. 

¡Por ti me haré un selfie contigo!

 

La niña terrorífica

Érase una vez, una niña llamaba Paula, iba paseando por la ciudad y comprando cosas.

– La niña: ¿Yo? ¿Paula? y encima seré fea…¿Y pequeña?¿Niña? Vaya autor me he ido a echar.

– Autor: Bueno, podré seguir…

-La niña: Sí, sí. Sigue pero no me gusta tu historia tan bonita, todo tan precioso lleno de flores. NO. Quiero causar miedo.

-Autor: Bueno, cambiemos un poco el personaje. Volvamos a empezar si esta niña me deja.

Érase una vez, una chica que se llamaba Rufina. Iba paseando por unas calles oscuras, que no había nadie y de repente pasaron unos chicos de unos 16, 17 años que eran guapos.

– La chica: ¿Guapos? ¿estás seguro? Si eran un horror de chicos, no sabes de este tema… Bueno, si  continua que me quiero reír de mi propia historia.

Cuando cruzaron, apareció esta chica como si fuera una muerta viviente y ellos se asustaron porque la vieron en la oscuridad y solo veían sombra. La chica era tan mala que les siguió y como sabía que daba miedo, intentó meterles mas miedo, hasta que llegaron a un sitio con luz y se dieron cuenta de que la chica en realidad les estaba vacilando.

Al empezar a hablar la chica con ellos, ella se dio cuenta que uno de los chicos no era tan feo como ella decía y pues se empezó a enamorar. Quedaban todos los días los cuatro para verse y entre ella y el chico empezó a haber un cariño especial.

-La chica: ¿Yo enamorada? Bueno, puede que un poco, es que es tan guapo, tan majo. Lo es todo. Venga, sigue que me está empezando a gustar.

Un día quedaron en la estación de trenes y cuando el iba a cruzar la vía, vino un tren y se le llevó.

-La chica: ¿Le has matado? ¿Cómo haces eso?

-Autor: Necesitaba acabar la historia y como siempre lo bonito acaba mal no ibas a ser tú especial.

Y colorín colorado, esta minihistoria se ha terminado.

El mañana efímero

El mañana de España no es un mañana cualquiera,

será un mañana lleno de mentiras por parte de los políticos.

Un mañana en el que solo estudiarán los ricos.

Sólo se pensará en la gente de la tele, la gente famosa.

En vez de ver el telediario y ver lo que pasa, veremos

Gran Hermano, Sálvame, Qué tiempo tan feliz y

todos esos programas de cotilleos que solo valen

para criticar y criticar.

Seremos nosotros quien nos quedaremos sin casa

pero habrá una casa para programas y todo gratis,

y encima con premios.

Esperemos que sea pronto cuando dejemos atrás

una España que no vale para nada y venga una España

que florezca y todos disfrutemos de la vida en condiciones.

Amor y Lengua

1. Eres el núcleo de la oración que formamos tú y yo.

2. Somos como el sujeto y el predicado de la oración.

3. Eres el príncipe que busco en un cuento de amor.

 

La Regenta con miedo.

Y ahí estaba esperando en la iglesia apartada de todas aquellas beatas pesadas y viejas. Unas tras otras eran absueltas y después de rezar la penitencia iban abandonado la catedral, ella seguía esperando. Se estaba haciendo de noche. Ya no quedaba ninguna vieja por confesar, pero el confesor no la llamaba. Ella no aguantaba más aquel nerviosismo, por ello se estaba levantando y acercándose al confesionario.

Ya estaba allí, frente al confesor. ¿Quién era?¡Noo! ¡Quería matarla o hacerla algo malo! (…)

Oh, ¿qué la estaba ocurriendo?¿Qué la había pasado?¡Qué asco!, parece que como si la hubiera besado un sapo, la besó alguien que tenía la boca muy sucia y no se lavaba hace un tiempo.

 

Las lenguas del Rey

¿Un rey español debería de hablar todas las lenguas, para no discriminar a ninguna comunidad?

La mayoría de españoles saben hablar castellano, pero en algunos lugares se hablan dialectos del castellano u otras lenguas diferentes (vasco, catalán,…). Por eso, creo que las comunidades con lenguas distintas al castellano deberían de amoldarse a los españoles. Yo creo que el rey tiene mejores cosas que pensar, en vez de estar mirando si unos entienden o no. El rey debería de preocuparse más por la economía de España, la seguridad (puesto que se ha colado un chico de 14 años en  la casa del Rey y no se han dado cuenta; ha acudido a más eventos en los que un niño de 14 años no debería de asistir, ni aunque fuera de la familia real). El rey lo que sí tiene que saber es inglés  ya que es la lengua franca del mundo; vayas donde vayas, tienes que saber el inglés, por lo menos para comunicarte con la gente.

Como conclusión de esto, el rey de España solo debe de saber castellano e inglés,  por lo demás no tiene que preocuparse por las lenguas de España, sino por otras cosas que están peor.

 

Rima 13 (VII) de Bécquer

Mi audio es una rima de Bécquer, la cual trata de la reflexión sobre la inspiración creadora que el poeta cree que está latente y solo es preciso un leve estímulo para que surja.

Mi mesa

Lo primero que veo a simple vista es un objeto grande.
Consta de un óvalo grande, de un material que parece de plástico,  pero es de resina. La resina se parece, pero es un  material más duro, que aguanta tanto el frío como el calor y no se estropea. Tiene un color verdoso fino y más acentuado hacia los bordes.
Tiene un grosor de unos tres cm. de ancho. Está revestido también del mismo material, pero de un color negro.
Debajo, tiene un cajón de una forma rectangular de color gris oscuro. Revestido de madera blanca,  con cuatro separadores para los cubiertos, y uno más grande para los utensilios de cocina.
Consta de cuatro patas del mismo material que el de la mesa, con una sujeción entre pata y pata, sujetada por ocho tornillos de dos centímetros de largo y de un centímetro de ancho.

Las patas son circulares de un grosor de unos 5 cm., y del mismo color.
Su sujeción de pata a pata es recta y de un color gris plata. Las patas están sujetas a la mesa con tornillos recubiertos del mismo material, de resina y de un color gris perla.

Un día en la playa

Había una vez un grupo de amigos que iban un día a la playa de Berria. Esto sucede en el verano de 2014. Cuando llegaron eran las doce del mediodía y se colocaron en un lugar donde había sombra y sol para los que querían sol o sombra. Después de colocarse cada uno en su sitio, algunos van a jugar al volleyplaya y entre ellos forman dos equipos (rojo y amarillo), el grupo amarillo al final del partido remonta y como recompensa de ello tiraron al agua a los del equipo rojo. Una vez acabado el partido se acercaba la hora de comer y decidieron buscar un lugar donde poder estirar el mantel, los bocadillos, la bebida refrescante que traían… etc.

En la sobremesa se desdoblaron en dos grupos de personas, por un lado las chicas querían tomar el sol para ponerse morenas y a su vez iban criticando a todo aquel que pasaba; los chicos, como siempre hacen, se fueron a jugar al fútbol. Los chicos a las dos horas vinieron otra vez con hambre, las chicas no les hicieron caso, ellas seguían tomando el sol, entonces los chicos cogieron los bocadillos para ponerse a merendar y arrasaron con toda la comida que había quedado. El sol ya iba cayendo, fue cuando las chicas les dieron un grito a los chicos para empezar a recoger todas las cosas que habían traído, metiéndoselas en las diferentes mochilas. Siempre había alguno que hacía el vago y le entraba la pereza de recoger, pero ese era siempre el que se quedaba el último. Abandonaron la playa poniendo rumbo hacia el pueblo.

Les quedaba aproximadamente media hora de camino. Apenas ya hacía calor, pero bajaban bastante cansados del día que habían pasado en la playa. Pero eso lo arreglaron con una buena ducha y poniéndose guapos para disfrutar de la noche. Siempre quedaban a la misma hora y en el mismo sitio (Plaza Mayor). Estuvieron comiendo gominolas y comentando lo bien que se lo habían pasado durante el día y planeando lo que iban a hacer al día siguiente. Ese día les apetecía ir a cenar todos juntos y se fueron a un bar al que suelen ir en los cumpleaños. No tenían ganas de ir a casa aunque estaban cansados, hacía una noche espléndida. Pasada una hora se fueron a su casa para descansar y coger fuerzas para el día siguiente.

 

A %d blogueros les gusta esto: