Archivo del Autor: arturovargasvargas

Un infierno en la isla

Yo, Arturo Vargas Vargas, piloto de la armada rusa, con 25 años, estaba sobrevolando el Mediterráneo y me tendieron una emboscada dos avionetas alemanas y me dieron en un ala, solo me daría tiempo a coger 3 cosas antes de saltar y cogí una botella de agua, un machete y un paracaídas, salté y caí en una isla remota, y fuí por allí a ver si encontraba algo de comer. Yo ya me desesperaba, vagaba sin rumbo a ver si encontraba comida, me tendría que mentalizar que me tendría que comer lo que fuera para no morir con el hambre. Ya desorientado por no comer, me propuse irme a cazar con el machete, había un conejo lo maté y me lo comí del hambre que tenía.

Encontré una cueva y me quede allí a dormir. Yo pensaba que iba bien pero después del conejo no comí nada y ya llevaba 2 semanas allí.Por fin llego mi día de suerte: mi primo Onofre Vargas me rescató de ese infierno.

Anuncios

MALA SUERTE

Érase una vez un niño llamado Rafael. Con 10 años, era alto y  delgado, vivía en Polanco, que es un pueblo con mucha flora y fauna y era bastante luminoso, con pocos habitantes, poco empleo, poca vida social, pero con playas, ríos y monte.

Era un niño que le gustaba jugar en una plazoleta pero el defecto que tenía la plazoleta era que tenía farolas y se podría dar. Los padres de Rafael siempre le decían:

-No jueges allí que te puedes dar con las farolas- y el niño dijo:

-Qué más da, que voy con el tio Felipe y con el primo Luis.

-Ah,  vale, bueno, pero ten cuidado.

El niño se había salido con la suya y estaba en la plazoleta y de repente estaba corriendo de espaldas y cuando se dio la vuelta se dio contra una farola. Su primo se quitó la camiseta para utilizarla tipo torniquete porque estaba sangrando mucho y su primo fue corriendo a avisar a su tio y fueron al médico y le dieron dos anestesias y le dieron tres puntos justo el día de su cumpleaños.

Pellizco de luna

INGREDIENTES:
Reflejo de luna,
2 litros de amor,
Una pizca de paciencia,
Dos gotas de rocío
Dos llamas de velas

ELABORACIÓN:
Coger una hoya grande, echar un trozo de reflejo de luna y dos litros de amor, añadir dos llamas de vela y después de 5 minutos, echar una pizca de paciencia y dos gotas de rocío.

Si te tomas esto, te pondrás fuerte sin hacer nada de ejercicio.

A %d blogueros les gusta esto: