Archivo del Autor: atir20022014

Querida mía

Corazón latente y caliente,

boceto en mi mente ,

ante cualquier mal,

muy fuerte mantente,

con la cabeza bien alta,

y los pies en la tierra,

pronto aprenderás,

andarás,vivirás, reirás, saltarás,

siempre levanta tras una caída,

siempre estaré contigo, querida mía .

 

Anuncios

Teléfono móvil

Oh, querido teléfono móvil,

que tanto tú me has dado,

yo música y aplicaciones he descargado,

a través de tu preciada cámara,

muchas fotografías yo he realizado,

A dónde quiera que yo vaya,

tú siempre me acompañas,

y por muy lejos que alguien esté,

siempre me permites hablar con él,

Oh, bueno, mientras te mantengas cargado.

 

 

 

 

Buenos días España

Buenos días, España,

¿ya te has despertado?

Cuánto tiempo sin verte,

¿Cómo has estado?

 

Lo comprendo, cansada,

pero, ¿qué te ha pasado?

Mírate, estás agotada,

has consumido demasiado.

 

Pobre corrupta España,

¿por qué te has maltratado?

Fingiste no ver su pobreza,

ahora ciega te has quedado.

 

Toma tu bastón,

levántate, que ya es hora,

no lo hiciste antes,

pero puedes hacerlo ahora.

El punto y seguido

Tom se despertó. Le dolía todo el cuerpo, se encontraba tumbado en una camilla blanca, al igual que la habitación en la que se encontraba, se levantó como pudo, a duras penas consiguió llegar a la habitación de al lado, quería averiguar donde se encontraba. La habitación era más pequeña que la anterior, al entrar vio un botón y decidió pulsarlo, de repente, empezó a llover a cántaros en aquella habitación, así que salió corriendo mientras gritaba incoherencias. Volvió a la anterior habitación, en la cual no llovía, y se calmó un poco, pero un señor con bata blanca alarmado se empezó a acercar a él y  Tom cayó rendido al suelo, por el gran susto que se había llevado.

Entonces, empezó a recordar.

Tom se despertó por el molesto sonido de su despertador, y pesadamente , se levantó de la cama. Ya listo para ir a su escuela, salió de casa, pero se dio cuenta de que llovía, así que cogió un paraguas. Apenas había andado unos metros , cuando un fuerte viento se llevó a su paraguas, que chocó contra la ventana de su habitación. Entró corriendo a su casa, quería buscar su teléfono para llamar a sus padres, que no se encontraban en casa, pero nada más entrar, se percató del tremendo error que había cometido, cientos de  diminutos cristales, cortaban su piel, ya teñida de rojo, intentó gritar, pero fue en vano, se le había ido la voz, ya no sentía, comenzaba a no oír nada,  lágrimas resbalaban por su cara.

Pudo divisar a lo lejos su paraguas, al que maldijo varias veces, pero de nada le servía. Se fijó en la ventana, cada vez la veía más de cerca, se estaba acercando pero ni siquiera se daba cuenta de lo que hacía,  se asomó por la ventana y sus débiles fuerzas se esfumaron, dejándole caer  varios metros hasta chocar contra el duro suelo, ya no veía, todo era nada, y es que allí estaba, en la nada.

Una aguda voz percibieron sus oídos, no le resultaba conocida, parecía que  provenía de ningún lado, pero que a la vez de todas partes. Se limitó a escucharla:

-Tom -dijo la voz.

Su curiosidad y confusión le ganaron y  decidió conversar con aquella lejana pero muy cercana voz.

-¿Quién eres? -dijo Tom.

-Tu creadora- dijo la voz.

– ¿Mamá?¿Eres tú?-dijo Tom, más confundido aún.

-No, soy Marina, y tú, solo eres producto de mi imaginación-dijo Marina.

-No entiendo-dijo Tom, ya abrumado por la situación.

-Toda tu vida todo lo que te ha pasado, lo bueno y lo malo, yo lo quise así- dijo Marina.

-Bueno, sinceramente, creo que tú eres producto de mi imaginación, porque me acabo de caer de un segundo piso y estoy lleno de cristales, seguramente me haya vuelto loco y…

-Mira este espejo- le interrumpió la voz

-¿Qué espejo? ¿Dónde? – dijo Tom.

Un espejo apareció en frente de él, pudo verse reflejado en él, no tenía ni un rasguño, se acercó al espejo y lo tocó con la mano, esta traspasó el espejo y con ella todo su cuerpo.

Empezó a ver distintos momentos de su vida, aquellos que le marcaron: su nacimiento, su primer palabra, su primer paso, su primer cumpleaños, su primera caída, su primer día de guardería, sus amigos, sus enfados, sus regaños, en milésimas de segundo vio pasar su vida completa antes sus ojos.  Igual estoy muerto, pensaba Tom. Pero volvió a ver la nada, a estar en la nada y a formar parte de la nada, como el nadie que era.

– Tom-dijo Marina-, ya soy mayor, tengo muchos años, apenas pude disfrutar de la vida, por ello, te creé, a través de ti descubrí lo que es ser feliz, y me encantaría poder seguir haciéndolo, pero se me ha acabado el tiempo, y  a ti también. Siento mucho lo de esta mañana, pero tenía que dejarte inconsciente de alguna manera.

Tom se despertó. Estaba en el hospital pero ya no le dolía nada, ya sabía donde estaba.

– Tom, aquí estoy, a tu lado- dijo Marina.

Se giró y vio a una señora mayor y con un aspecto muy cansado.

– Ven aquí- dijo Marina.

Tom se tumbó en la camilla de la anciana.

– Lo siento- dijo Marina, mientras las lágrimas salían sin permiso de sus ojos, por todo, lo siento mucho.

Tom le dedicó una entristecida sonrisa y con lágrimas en sus ojos  le abrazó muy fuerte, rápidamente fue correspondido.

– ¿Este es el punto y final ?-dijo Tom.

– No, este es un punto y seguido, pero no de nuestra historia, de la historia de nuestros queridos lectores-dijo Marina.

– ¿A ellos les quedan muchos capítulos por vivir que tienen que ser escritos, verdad?-dijo Tom.

– Verdad-dijo Marina.

-Hasta nunca, que duermas bien-dijo Tom.

-Nunca digas nunca, hasta siempre- dijo Marina.

Los dos murieron, abrazados, juntos, para siempre jamás.

 

 

 

 

FÁBULA- Juego de Tronos

En el sur del gélido muro

por un férrico trono se enfrentaban,

y a los muertos de pensamiento oscuro

lobo, dragón, ciervo y león, negaban.

 

El ciervo con sus esbeltas espadas de rama,

el dragón con sus ardientes armas de fuego,

el león con su poderosa melena de oro,

el lobo con sus cuchillos del más duro acero.

 

Todos ellos ciegos ante un mismo destino,

el invierno ya está aquí, ya llegó,

volando estaba el cuervo

cuando con sus cuatro ojos lo observó.

 

La vida y la muerte, esa es la cuestión,

y más allá del muro la tormenta de la gélida muerte,

acercándose a paso lento,

helará su corazón.

 

La unión de las razas

con fronteras derribadas,

a la muerte vencerá,

y la salvación de la vida será.

 

El trabajo en equipo

es el combustible necesario

para alcanzar la victoria

ante un mal común.

 

 

 

 

 

 

INSTANCIA

Doña Marina González Alvarado, con DNI 72350185M, nacida en Laredo (Cantabria) el día 11 de abril de 2002 y con domicilio en los Sauces D, Cicero.

EXPONE

Que el día 9 de febrero de 2017  entregó a su tutora Leticia un justificante de las faltas que había cometido tras visitar el médico.

Pero a las 11:40 de la semana siguiente, Leticia entregó a cada alumno una hoja con las faltas y retrasos que estos habían cometido, y en dicha hoja sus faltas aparecían sin justificar, la profesora niega la entrega de dicho justificante.

Por ello,

SOLICITA

Que le vuelvan a entregar la hoja antes mencionada lo antes posible, y que esta vez dichas faltas aparezcan como justificadas, además de una merecida disculpa por la falta de confianza de las palabras de su alumna.

En Santoña, a 20 de marzo de 2017.

                                                                                                                     Marina González Alvarado

SR. DIRECTOR DEL IES MARISMAS

 

EL ASQUEROSO ADIÓS

Qué asco le dio, de su sueño no eterno la despertó, mientras un gran grito de su garganta escapó, a ella de la muerte  salvó, pero la muerte no era más que su mayor deseo, nada a ella la quedaba y  así, mientras de vomitar ganas tenía, se iba, para no volver, más ya no podía, y para ella lugar ya no había. Futuro en sí misma ya no veía, estaba muy oscuro, como su pasado, oscura fue la traición que realizó y dura la decisión que tomó. Al horrendo beso mucha importancia no le tomó, pues nada le podía doler más que su roto y dolido corazón, que presionaba contra su pecho, como si quisiera salir de su infame y ya sin alma cuerpo, sucumbido por la vergüenza y el deshonor . Ya había tomado una decisión, iba a decir adiós, esta vez para siempre, al brillo del sol, a la  espléndida luna y las estrellas que iluminan las noches, al azul y bello cielo, con esas nubes que reflejan los más introvertidos de nuestros pensamientos,al suelo rígido e implacable, al ligero y libre aire , al uso de su ya olvidada razón y con un ya no puedo, y el sorbo de un perjudicial suero, al lento latido de su corazón.

Fue un mundo

 

Fue un mundo que pudo pero no quiso,

un mundo moribundo, inmundo fue,

un mundo agresivo, obsesivo fue,

un mundo cansado de nada hacer fue.

 

Un mundo fue cual hablaba sin saber,

un mundo envidioso, rencoroso fue,

un mundo corrupto, exabrupto fue,

un mundo dormido, sonámbulo fue.

 

Un mundo miserable, culpable fue,

fue un mundo depresivo, vengativo,

un mundo que juzgó lo que no vio fue.

 

Una bomba con distinto nombre fue,

fue un mundo sin ventanas en el alma,

fue un mundo que solo fue, y nada más.

 

Lord, Quijote de la Mancha

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, vivía un hidalgo, que cegado por una realidad ficticia, basada en una serie de televisión llamada “Juego de Tronos”, había dejado atrás su cordura, titulándose a sí mismo como Lord Quijote de la Mancha.

Como cualquier día, Lord Quijote se encontraba paseando por el mercado, ya con su uniforme puesto, porque, aunque fuese verano, se acerca el invierno, caminaba junto con Sancho Panza su escudero, pero su atención cayó en una mujer alvina, a la que él había confundido con Daenerys Targaryen de la Tormenta.

-Sancho, aquella mujer es Daenerys Targaryen -dijo Lord Quijote.

Yo más bien creo que es una mujer haciendo la compra como cualquier otra mi lord, dijo Sancho.

-Pues bien usted se equivoca, mire, lleva unos huevos consigo, seguro que son los dragones de los que tanto en Poniente se habla, dijo Lord Quijote.

-A mi parecer son simples huevos de gallina, pero como usted diga mi lord, dijo Sancho

-Debemos hacernos con esos dragones,  para así proteger los 7 reinos, Daenerys tiene sangre de dragones y quién sabe si actuará como lo hizo su padre, el rey loco, afirmó Lord Quijote.

-Por mil demonios, ¿ Usted está pensando en robar esos huevos a aquella pobre mujer?,dijo Sancho, pero ya tarde, ya que Lord Quijote ya se había hecho con los huevos, mientras que ella gritaba, pidiendo ayuda y él se alejaba con  aquellos huevos corriendo, Sancho algo desorientado le seguía como podía.

La pobre campesina acudió a la policía.

Lord Quijote ya se encontraba en su casa, admirando los preciados huevos, él no quería matar a los dragones, tenía una loca idea con la que poder adiestrarlos.

-Por el amor de Dios, con estos dragones quemaré a todos los caminantes blancos que atraviesen el muro  y me coronarán como rey de los 7 reinos por mi valentía, se decía a sí mismo.

Mientras Lord Quijote  se sumía es sus pensamientos, la policía llegó y se lo llevó, mientras Lord Quijote gritaba:

Esa mujer es Daenerys, y estos huevos son sus dragones,¿ no lo ven?¡, los estoy salvando!, ¡los caminantes blancos vendrán!,¡ el invierno se acerca!, ¡Valar Morghulis!,¡Valar Dohaeris! ¡Lo que está muerto no puede morir sino que se alza de nuevo más duro y fuerte!¡Suéltenme!

En un intento de que no lo arrestaran, cogió una barra de hierro, imaginando que era aguja, la espada de arya y golpeó con ella a un policía, matándolo en el acto, tras esto, los policías se lo llevaron.

Cuando Sancho llegó, ya era tarde, pues ya se lo habían llevado.

-Lord Quijote fue llevado a la cárcel y nada más llegó y vio los inmensas murallas que rodeaban la cárcel las confundió con el muro, y en su oscura y fría celda, tras recitar el juramento de la guardia de la noche:

—Escuchad mis palabras, sed testigos de mi juramento:

La noche se avecina, ahora empieza mi guardia. No terminará hasta el día de mi muerte. No tomaré esposa, no poseeré tierras, no engendraré hijos. No llevaré corona, no alcanzaré la gloria. Viviré y moriré en mi puesto. Soy la espada en la oscuridad. Soy el vigilante del Muro. Soy el fuego que arde contra el frío, la luz que trae el amanecer, el cuerno que despierta a los durmientes, el escudo que defiende los reinos de los hombres.

Entrego mi vida y mi honor a la Guardia de la Noche, durante esta noche y todas las que estén por venir.

Se declaró como un cuervo negro, miembro de la guardia de la noche y vigilante del muro.

 

 

 

 

Tratado: 3º- 4º

Tras el hambre pasado con mi anterior amo, el escudero, tuve un nuevo amo, que era maestre.

Un día deambulando por las calles y sin nada que saciara mi hambre y sed, me tocó el hombro un señor, algo corpulento, y con su ronca voz me dijo que si me ofrecería a darle mis servicios y trabajar para él , comería a diario y portaría mejor vestimenta, tras  sentir el rugir de mis tripas le asentí sin pensármelo dos veces.

Después de un largo viaje, ya que su morada se hallaba a las afueras de la Toledo, llegamos al interior de su castillo, según me fijé en una placa, él era el marqués de la Rataleta. Nos adentramos por el interior del inmenso castillo, hasta detenernos en la cocina donde estaban la mayoría de sus sirvientes haciendo sus quehaceres y sin darse cuenta de mi presencia , ya que parecían muy ocupados.

El marqués me explicó que yo llevaría acabo todos lo recados que me pidiese y debería seguir las siguientes normas:

1. No adentrarme a los sitios en los que no se me permitiese la entrada.

2.No ser chismoso y cotillear.

3. Y la más importante, no objetar nada ni hacer preguntas.

Además me dijo:

“Recuerda que si no sufrirás las consecuencias y te aseguro que no te gustarán”.

Al oír aquello los sirvientes se dieron la vuelta y  me percaté de su mal estado, tenían heridas por muchas partes de sus cuerpo, parecían desganados.

Tras comer con los sirvientes en la zona de empleados a los que no oí decir una palabra, decidí irme a dormir, ya que según el amo, al día siguiente empezaría a trabajar.

Mi habitación era sencilla y pequeña, se basaba en una cómoda y una ventana, se encontraba en lo alto de una de las torres.

Todavía no estaba dormido  cuando empecé a escuchar sollozos y chillidos, al principio me asusté y tras dejar de oír esos ruidos me relajé y lo dejé pasar, pero después de poco tiempo volví a oír esos ruidos y entonces decidí salir de la habitación para ver que ocurría. El pasillo estaba oscuro, pero una leve luz por otro pasillo contrastaba con la oscuridad y por sentido común decidí caminar hacia donde la luz provenía, con mucho cuidado de no hacer ruido al recordar las reglas que en ese momento estaba rompiendo, pero la curiosidad y preocupación me mataban, así que al llegar a una puerta que no estaba del todo cerrada y dejaba ver la luz que perseguía, miré a través de ella, y había una mujer llorando y soltando leves chillidos de dolor, ya que el marqués se encontraba detrás de ella con un látigo dañando con él la desnuda espalda de la sollozante mujer. En la habitación había más armas colgadas de la pared, el miedo recorrió mi cuerpo, pero antes de poder actuar sentí como me tapaban la boca y me arrastraban hacia una habitación.

En ella escuché que alguien que no podía ver por la oscuridad me decía:

-Sois nuevo aquí y no entendéis nada, pero no tenéis que entenderlo, por vuestro bien ignorad lo que visteis si no queréis acabar como ella y volved a vuestra habitación, no volváis a acercaros a esta parte del castillo, es un consejo, aquí todos hemos pasado por eso y te aviso que no es una experiencia que queréis tener en vuestra vida, solo olvidadlo.

Tras escuchar eso me fui rápidamente a  mi habitación. Esa noche no dormí.

Al día siguiente y con mucho cansancio me levanté y me encontré con el maestre, al verle me vinieron las imágenes de la noche anterior a la cabeza y el miedo se expandió por mi cuerpo.

El maestre me dio tareas para realizar, pero estaba muy tranquilo y con la cara de serenidad con la que me recibió en el castillo, yo me dediqué a llevar a cabo los mandados, pero cuando estaba limpiando las puertas de la zona norte, ya que me prohibió ir a la sur, oí una puerta abrirse por la zona contraria en la que yo estaba, es decir la sur y yo con mucha curiosidad me adentré a aquella zona  para ver que ocurría  y mis nervios aumentaron cuando divisé a la mujer de la noche pasada salir de una puerta mirando hacia el suelo, seguida por el maestre que nada más salir se percató de mí y me quedé paralizado, él andaba a paso rápido con el ceño fruncido hacia mí y yo quieto, inmóvil , pensando en lo peor, la mujer dirigió su mirada a mí y me miró con pena, porque ella sabía lo que me pasaría.

Él se paró enfrente de mí y con su profunda y ronca voz me dijo:

“Te dije que no vinierais por aquí, pero por lo que veo os gusta romper las reglas, así que sufriréis las consecuencias”.

Seguidamente me arrastró hacia una habitación, mientras la mujer se marchaba.

Al llegar a la habitación me di cuenta que era la misma de anoche, por los instrumentos incrustados en la pared, ya casi anochecía, por lo que mi sueño me impedía pensar correctamente.

Mi amo, cogió un cuchillo y empezó a  afilarlo. Mi sudor era ya una ducha, horror era lo que en ese momento sentía, lentamente y con una sonrisa cínica en su boca me dijo:

Te voy a contar una serie de acertijos que tendrás que resolver en menos de 2 minutos, si no, dibujaré una línea en tu piel hasta que el conjunto de líneas se conviertan en una estrella de cinco puntas, una línea por ejemplo estaría por todo tu brazo mientras que otra en tu cabeza, si aciertas todas te salvarás y podrás irte.

Comenzó a decirme un acertijo:

-Esta mañana se me cayó un pendiente en el café. Y aunque la taza estaba llena, el pendiente seguía seco.¿ Como eso es posible?

Poco antes de que los dos minutos se acabaran, dije:

-No era café líquido así que es imposible que esté mojado.

-Correcto-me dijo el marqués.

-¿De qué color son las cejas de un caballo blanco?

Después de pensarlo durante un minuto, contesté:

-Los caballos no tienen cejas.

-Correcto- dijo el marqués, y prosiguió:

-¿Qué día de la semana tiene veinticuatro horas?

-Ninguno, porque en el reloj después de la 23:59:59 es 00:00:00

El amo me dijo que este era el último, por lo que estaba agradecido, pero me advirtió de que este era el más complicado:

-Tres dioses A, B y C se llaman Verdad, Falso y Aleatorio (no necesariamente en ese orden). Verdad siempre dice la verdad, Falso siempre miente y la respuesta de Aleatorio puede ser verdadera o falsa. ¿Sabrías decir quién es A, B y C, haciendo sólo tres preguntas cuya respuesta sea sí o no? Espera, hay más: los dioses contestarán en su idioma. Sus palabras para sí y no son ‘da’ y ‘ja’, pero no sabes qué significa cada una.

Pero justo después de acabar de decirle, me aclaró lo siguiente:

– Puedes hacerle más de una pregunta al mismo dios (y, por tanto, que algún dios no responda a ninguna pregunta).

– Cuál sea la segunda pregunta y a quién se la formules puede depender de la respuesta que te den a la primera pregunta (lo mismo para la tercera).

– Aleatorio responderá con la verdad o la mentira como si arrojara una moneda mentalmente: si sale cara, dirá la verdad; si sale cruz, hablará falsamente.

– Aleatorio responderá da o ja indistintamente cada vez que se le haga una pregunta cuya respuesta sea sí o no.

Pasaron los dos minutos pero me dolía mucho la cabeza, así que no pude responder.

Que pena, pensaba que lo conseguirías, me dijo el marqués, como has acertado casi todas, solo te haré un pequeño corte, mientras te digo la respuesta. La respuesta que dijo fue:

1. Se le pregunta al dios B: “Si yo te preguntara si A es Aleatorio, ¿responderías ja?”. Si B responde ‘ja’, o B es Aleatorio (y responde de forma aleatoria) o B no es Aleatorio y la respuesta indica que A es Aleatorio. En cualquier caso, C no es Aleatorio. Si B responde ‘da’, o bien B es Aleatorio (y responde de forma aleatoria), o B no es Aleatorio y la respuesta indica que A no es Aleatorio. En este caso, A no es Aleatorio.

2. Nos dirigimos a uno de los que ya sabemos que no es Aleatorio gracias a la pregunta anterior (A o C) y le preguntamos: si yo te preguntara si tú eres Verdad, ¿responderías ‘ja’? Como no es Aleatorio, un ‘ja’ significa que él es Verdad y un ‘da’ indica que él es Falso.

3. Al mismo dios se le pregunta: Si te pregunto si B es Aleatorio, ¿tu respuesta sería ‘ja’? Si responde ‘ja’, B es Aleatorio. Si responde ‘da’, el dios al que no hemos preguntado todavía es Aleatorio. El que queda se puede identificar por eliminación.

Mientras él recitaba la larga respuesta, me hizo un corte por toda la pierna derecha, que no paraba de sangrar.

Cuando acabó me dijo que ya me podía ir y yo como podía y con lágrimas en mis ojos que me nublaban la vista, me encaminé hacia la cocina, donde la mujer de la noche pasada se encontraba recostada en una silla y al verme se acercó a mi y posteriormente me curó la herida.

Esta noche estaba decidido a huir, pero antes decidí a preguntarle a Teresa, así me dijo que se llamaba esta mujer.

-Por qué no os escapáis vos y los demás sirvientes?- dije

Ella suspiró y casi susurrando y sin mirarme dijo:

él es mi padre, no puedo huir, ya lo intente, pero me encontró por eso la noche pasada…

Se le quebró la voz y yo la interrumpí diciendo que no pasaba nada y que se cuide de él.

Ella me dijo- él es así desde que madre murió, no le puedo dejar, y mucho menos matar, pero vos debéis iros cuanto antes.

Yo asentí y con mucha tristeza por dejar a esa mujer ahí con ese monstruo, salí por la puerta para no volver.

En busca de mi nuevo amo.

 

 

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: