Archivo del Autor: fabigobantes

Mi noticia del IES Marismas

https://soundcloud.com/user69-714931315/noticia-ies-marismas

Anuncios

Mi autorretrato

Me llamo Fabián Gobantes Martínez y este es mi autorretrato:

Tengo el pelo corto y nunca me lo he dejado largo, liso aunque mi padre y mis abuelos lo tienen rizado y castaño pero de pequeño era mas rubio y mis cejas también son castañas. Mis ojos son de color marrón oscuro y estan llenos de pestañas largas y finas. Mi nariz es de tamaño mediano como mi boca pero tengo labios gordos.

Soy alto, mido un metro y noventa centímetros. Mis manos son grandes (diecinueve centímetros de la muñeca a la punta del dedo índice y veintidós centímetros del pulgar al meñique). También mis pies son muy grandes ya que calzo un cuarenta y siete.

Suelo vestir con camisa, vaqueros y playeras Nike de vestir o deportivas y a veces camiseta. Prefiero una corbata a una pajarita.

Me gusta el deporte, sobretodo el baloncesto y soy jugador en el equipo de Santoña. Me gustan las películas de acción, peleas y comedia. No me gustan los cómics pero si los chistes. Soy responsable aunque a veces despistado. No me gusta hacer cosas que no me llaman la atención pero finalmente las hago y soy curioso cuando hay algo interesante.
Me gustaría hacer lo que quiero, cuando quiero y como quiero aunque no siempre se puede. Soy tranquilo y despreocupado.

Creo que hay una frase de los Simpsons para cada momento de la vida como la de: ”Puede tener todo el dinero del mundo, pero hay algo que nunca podrá comprar… Un dinosaurio.” (Homer), prefiero el calor al frío, me gusta la música en general pero sobre todo el pop y tengo problemas de adicción al filete con patatas. Mi sueño es ser jugador profesional de baloncesto y aunque se que es casi imposible lo seguiré intentando. Si no fuese deportista me gustaría trabajar en Silicon Valley.

 

El fantasma inglés

Una noche en la casa del primer ministro de Londres, el primer ministro escuchó ruido:

-¿Oyes eso, cariño?-preguntó a su mujer.

-Yo no oigo nada-respondió a su marido.

-Serán imaginaciones mías-dijo él

-Buenas noches-dijo ella.

-Buenas noches-dijo él.

Y estuvieron durmiendo hasta que unas horas después fue la mujer la que escuchó los ruidos:

-Ya oigo los ruidos, cariño-dijo la mujer.

-Yo también-dijo él.

Y se levantaron para ver de dónde procedían los ruidos. Después de un rato buscando no encontraron de dónde procedían  los ruidos y volvieron a la cama, pero no podían dormir y al rato se les apareció un fantasma inglés: con su taza de té, su monóculo y su traje.

-¿Tenéis té?-preguntó el fantasma.

-Sí tenemos, pero no te lo vamos a dar- dijo él.

-¿Por qué?-preguntó el fantasma.

-Porque eres un fantasma-respondió ella.

Y entonces el fantasma se transformó en un mounstro verde con brazos y piernas enormes y su cuerpo 3 veces más grande y mató a la mascota del primer ministro: su perro.

-¿Ahora vais a darme el té?- preguntó el fantasma.

-Vale, vale ya te lo damos, tranquilo- dijo él.

Y se fue a por el té. Al volver se lo dió y el fantasma se tranquilizó, volvió a su cuerpo normal y se fue.

Y cada año esa misma noche se escuchan los ladridos del perro del primer ministro.

Los 3 informáticos

Los 3 ingenieros de ordenadores de Apple empezaron a trabajar en sus prototipos de ordenadores y su jefe que era muy exigente y muy malo empezó a criticar sus prototipos:

-¿Qué estás haciendo?-preguntó el jefe al primer ingeniero.- Este ordenador no sirve para nada, es malísimo. Vuelve a hacer otro.

Y el jefe destruyó ese prototipo.

– Prefiero ayudarles a ellos-respondió el ingeniero.

-Vale-respondió el jefe.

Después de un rato ayudando al segundo ingeniero volvió el jefe:

-A ver, ¿cómo va este ordenador?-preguntó el jefe.

-Mírelo usted mismo, jefe- respondió el segundo ingeniero.

-Bueno, es mejor que el de antes, pero todavía es muy malo, ayudad al tercero- dijo el jefe.

Y volvió a destruir ese prototipo.

-Vale- respondieron los ingenieros.

Y estuvieron ayudando al tercer ingeniero con todo lo que sabían hasta que lo terminaron y estuvieron orgullosos de él. A continuación volvió el jefe y cuando vio el prototipo no pudo critacarlo para mal y no pudo destruirlo porque no veía algo malo en el prototipo. Los ingenieros construyeron el de verdad y ganaron mucho dinero.

Fin

El Barça fuera del mercado

Soy Take Kuadrado un jugador de fútbol japonés. Al principio yo jugaba en la calle y a los 6 años empecé a jugar en el equipo de mi pueblo. A los 10 jugué con el equipo infantil del Tokio Club de Fútbol, y hace 5 años me fichó el Fútbol Club Barcelona cuando tenía 12 años.

En enero del 2013 el Fútbol Club Barcelona fue advertido por irregularidades en algunos contratos como el mío y, hace unos días, he sido uno de los afectados junto a otros nueve menores de edad. El castigo que le ha puesto la FIFA al Fútbol Club Barcelona es que no podrá fichar jugadores hasta 2015 y tendrá que pagar una multa de 370 000€.

Esto supone que todos los fichajes que quería el Club estén congelados y habría que convencer a los que se querían ir a otro club para que se quedaran en el Barça.

Ahora yo y los otros 9 afectados no podremos  jugar con el Barça y nos tendremos que volver a nuestros  países.

 

YO CON 25

Me llamo Fabián Gobantes Martínez, tengo 25 años y vivo en Boston (Massachusetts). Mido 2,02,  soy delgado, tengo el pelo corto y castaño, los ojos marrones y achinados, la piel morena, la nariz respingona y las piernas largas. 

Soy un chico formal, me gusta vestir bien, me considero gracioso y buen amigo de mis amigos. Me gusta el cine, mi película favorita es ”Real Steal” que la he visto muchas veces, el ajedrez, leer, mi libro favorito es ”El Valle de los Lobos” que lo leí cuando iba a 1º de la E.S.O., montar en BMX y me encanta el baloncesto. Mi jugador de baloncesto preferido es ”El Chacho” que jugaba en el Real Madrid.

Estudié Educación Primaria en el Colegio Ricardo Macías Picavea hasta los 12 años y Educación Secundaria en el IES Marismas hasta los 18 años en Santoña. Después hice la carrera de telecomunicaciones en Santander hasta los 22 años. A los 13 años me convocaron en la selección cántabra de baloncesto y a los 19 años me llevaron a la selección sub 19 de España de baloncesto. Actualmente juego en  los Boston Celtics con el número 13 y lo compagino con mi trabajo en la televisión de Boston como cámara. Aquí conocí a mi novia que es reportera deportiva y actriz. Ella trabaja en la misma cadena que yo, se llama Emma Stone.

Mi casa es enorme con una cancha de baloncesto. Tiene un gimnasio, una piscina, 3 dormitorios, 5 baños, 6 televisiones, 2 salas de proyecciones y en cada dormitorio una cúpula en el techo por la que se ve el cielo. Tengo un perro pastor alemán llamado ”Zas” y un periquito llamado ”Alfonso”. En mi carrera como jugador me he lesionado 3 veces: esguince de tobillo izquierdo, dislocación de la muñeca derecha y sobrecarga muscular, pero a pesar de ello soy muy feliz y no cambiaría nada de lo que he hecho en mi vida.

Guerra de piratas

El día 17 de octubre de 1876 yo, capitán del barco “Nuevo rumbo”, y mi tripulación encontramos una nueva y enorme isla en Sudamérica.

Cuando llegamos a ella solo había unos cuantos árboles con frutos y algún que otro pájaro. Nos pareció un lugar agradable para vivir y nos quedamos allí para siempre.

Lo primero que hice fue mandar a Bill Rock, James Averey, Steve Gordon, Stan Harden y a Howard Cooper (los 5 mejores tripulantes) a explorar la isla y a que mirasen que no había nadie más.

Tres días después no habían vuelto y nos empezamos a preocupar por si los habían raptado. Al día siguiente salimos en su búsqueda y al atardecer nos encontramos a dos de ellos atados a una palmera: Steve Gordon a punto de deshidratarse y Stan Harden ya muerto. Al que seguía vivo lo alimentamos e hidratamos y lo llevamos al barco. Allí nos contó que la tripulación de otro barco había secuestrado a nuestros otros trescompañeros.

El día después planeamos una emboscada para recuperarlos y cuando ya la teníamos planeada fuimos a donde nos decía Steve Gordon (que sabía dónde estaban).

Cuando llegamos nos escondimos detrás de los árboles y cuando vimos que nadie de la otra tripulación miraba, corrimos hacia su barco y los atacamos.

Les dejamos casi sin tripulación y nos llevamos de su barco sus riquezas, a unos cuantos esclavos, y salvamos a Howard Cooper y a James Averey (a Bill Rock lo mataron).

Después de eso nadie nos atacó y tuvimos muchísimos años de paz y tranquilidad.

Fin

Palabrismos

Puzzlear: ordenar las cosas como si fueran un puzzle.

Embarrar: llenar un sitio de barras.

Periodiquería: sitio en el que se venden periódicos.

Reglón: regla enorme.

Lenguado: persona o animal con más de una lengua.

Embotellado: estar disfrazado de botella.

Techo estrellado: casa sin techo en la que ves las estrellas.

Encuadernación: proceso en el que se hacen cuadernos.

Pintalápices: persona que pinta los lápices.

Stabilizador: persona que solo compra cosas de Stabilo.

Comedia en el bar

El otro día estaba en el bar esperando a mi amigo de la universidad americana de Nueva York, que acaba de llegar a España de intercambio y se llama Kevin.

Cuando vino, estuvimos hablando un poco y al cabo de un rato entró un vendedor ambulante de estos que van vendiendo cosas por las calles y bares, y al ver a Kevin que es fuerte y americano, le dijo:

-John Rambo, ¿quieres comprar algo?

Yo le dije que no queríamos nada, y se lo dije yo, porque Kevin no entiende ni papa de español, aunque no entendió la broma de llamarle  “John Rambo”.

Luego entró un comediante contratado por el bar y su primer chiste fue:

-¿Alguno de ustedes sabe que es un punto en un ataúd?

La gente dijo que no y el comediante dijo:

-Pues un punto muerto…

Yo traté de explicárselo a Kevin, pero era un poco difícil, pues había poco tiempo entre chiste y chiste…

La gente se rió mucho. Después contó otro chiste:

-¿Sabéis el chiste de la electricidad?

La gente también dijo que no y el comediante dijo:

-No, si es muy corriente….

Kevin seguía alucinando con lo que le estaba pasando en este bar…

Las personas se rieron y el comediante volvió a decir:

-¿Lo habéis pillado?

La gente dijo que sí.

-Pues soltadlo que da calambre….

Ahí fue cuando más se rieron todas las personas que estaban en el bar, yo intentaba seguir explicando a Kevin todos los chistes, pero luego, el comediante se fue y nosotros también. Mientras acababa mis explicaciones a Kevin sobre los bares y las gentes de España.

Kevin se fue a su hotel, y yo me fuí a casa a cenar.

Al día siguiente Kevin seguía impresionado por su llegada a España.

A %d blogueros les gusta esto: