Archivo del Autor: keylagomez9

Narración

Una tarde de puro aburrimiento estaba tirada y por un castigo no podía salir. Me fui a la cocina y de pronto vi un papel encima de la encimera y lo leí y vi que era una receta de unos alfajores que son la cosa más deliciosa que he probado en mi vida. Me gusta porque está relleno de dulce de leche y bañadas en chocolate; pero yo las hice bañadas de azúcar blanco: mis favoritas. Ese día fue el día que aprendí a hacer alfajores por mí misma. Al final, un día aburrido se convirtió e una experiencia nueva y brillante para mí. Poder aprender por mí misma y que a mi familia les haya gustado y no haber incendiado la cocina; porque esa es otra.

Tratado octavo – El lazarillo de Tormes

Iba andando por la plaza de un pueblo sin nombre (bueno más bien no recordaba el nombre, pero queda mejor así), cuando de pronto me choqué con un joven rubio, de labios carnosos, cejas pobladas, y unos grandes ojos verdosos. El joven se disculpó pero al ver que solo era un niño  me empezó a gritar que mirase por dónde andaba.

Al ver que todo el mundo empezaba a mirarle empezó a disculparse, le pregunté si quería tenerme como sirviente y el joven apuesto, que se llamaba Drago (“precioso”) me aceptó.

Al cabo de unas semanas me empecé a dar cuenta que era el “mejor” amo que había tenido hasta entonces, porque los otros no me daban una míseras migas de pan  para poder comer, que ya estaba casi en los huesos, y por las palizas que me daban ya no sentía ni los golpes insignificantes.

Aunque no todo era bueno, porque a veces el amo bebía mucho y se metía en muchos problemas y los tenía que solucionar yo. Pero una vez bebió más de lo debido, que ya no es que viera doble; por no ver ni veía  y yo lo llevaba, pero en una calle me cansé y me puse a descansar y tiré a Drago al suelo como si fuera un muñeco de trapo. De pronto pasó una pareja y Drago, que estaba demasiado bebido, empezó a lanzar le piropos a la mujer que pasaba y como casi no veía pues no se dio cuenta que era una señora de unos cincuenta años y el marido era una oficial que empezó a pegarles con la porra. Llegó un momento que ya no veía por donde le caían los  porrazos, y Drago se quedó medio inconsciente y cuando vi que empezaba a sacar la pistola decidí en ese instante que ya no quería ser esclavo de nadie y que me ganaría la vida yo solo y por mi cuenta.

Las Meninas

Se trata de un cuadro del siglo XVII pintado por  Velázquez .

En el centro se halla una niña pequeña rubia. A su derecha se encuentra una chica que le está dando la mano: tiene el pelo corto rizado y lleva un vestido de tonos grises claros y oscuros, parece contenta por algo. A la izquierda de la niña hay una joven con el pelo rizado y atado con un lazo y ataviada con un vestido gris y blanco, y está observando a la pequeña niña con admiración. A la derecha de la chica hay una señora muy bajita que está mirando al frente y agarrándose un adorno que lleva en el vestido de tonalidades azul marino y gris; está un poco triste y pensativa. Detrás de la joven triste hay una monja que está hablando con un señor muy animadamente, pero el señor no parece muy interesado por la conversación, sino más bien por la situación del cuadro . Hay dos personajes más en la habitación pero no parecen interesados por nadie en concreto. La otra niña  que no parece pertenecer a la realeza y está con el pies puesto encima del perro.  

Una academia en desastre

Una academia en desastre

En una calle de New York se derrumbó a las 12 de la madrugada a causa de un leve movimiento de tierra. No hubo muertos pero si cinco personas gravemente heridas.

Ese mismo día se había celebrado la fiesta de inauguración oficial, ya que al principio estaban eligiendo a las personas que iban a cursar ese año ahí, ya que no todo el mundo iba a tener el privilegio de entrar en esa prestigiosa academia, porque se necesitaban unos requisitos especiales para entrar. El director y cuatro profesores, dos de ellos mujeres, son los cinco heridos de gravedad, ya que se quedaron para terminar de pulir unos asuntos de la academia y no tuvieron tiempo de salir, porque todo pasó demasiado rápido. Están hospitalizados en Berrarán del Ángel que se encuentra en la avenida de Arequipe en la última planta de cuidados intensivos.

Nos cuenta una alumna de la academia: “Esperemos que se recuperen pronto, habíamos puesto toda la ilusión en este proyecto”; y otro alumno dice: “No pude creerlo cuando me enteré de lo que le había pasado a esta academia nada más el primer día de abrirla, es pura mala suerte”.

Esta academia de diseño no se podrá abrir hasta que no se pueda hablar con los responsables de abrirla y se tardará muchísimo tiempo en volver a construirla.

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: