Archivo del Autor: lauralopezrodriguezlauralopezrodriguez

CUENTO MODERNIZADO: CAPERUCITA

Érase una niña que vivía en un tranquilo barrio de Madrid, tenía 13 años. Ella era alta, delgada y debilucha y se llamaba Paula, pero todos la llamaban Caperucita porque casi toda su ropa era roja. Un día estaba yendo al instituto y  cuando estaba a punto de doblar una esquina, un hombre fuerte y encapuchado la agarró y la metió al maletero de un coche.

Sus padres, que estaban trabajando, la madre era dentista y el padre informático, llegaron a casa y se dieron cuenta de que Caperucita no estaba cuando ya tenía que haber vuelto del instituto. La llamaron al móvil y no les cogía, así que llamaron a la policía. Les cogió el inspector James y llamó a sus tropas para que registraran la zona.

La policía empezó a registrar todas las casas de la zona, y entró en una que le parecía sospechosa. Cuando entró, se encontró al secuestrador a punto de violar a la niña y le llevaron a la cárcel. La niña volvió a su casa con su familia y los padres estuvieron eternamente agradecidos a la policía y al inspector James.

 

TEATRO: EL FANTASMA DEL JARRÓN

(En una casa oscura se abre una puerta chirriando y entran tres niños)

Timmy: Alex ¿por qué nos has traido aquí?

Alex: Porque he escuchado en el pueblo que aquí se esconde un tesoro.

Laura: Ya, pero también has escuchado que hay un fantasma.

Timmy: Sí, mirad ¡corred!

(Los niños salen corriendo escaleras arriba perseguidos por un fantasma con un jarrón en la mano)

Laura: ¡Eh! Parad no os dais cuenta de que ya no nos sigue.

Alex: ¡Es verdad! Mirad, aquí hay una inscripción!

(se giran y ven en la pared unas letras en árabe)

Timmy: Pero están en árabe, no sabemos lo que pone.

Alex: Sí, yo sí, porque mi padre es árabe y me ha enseñado.

(Alex tarda un rato en leerlo)

Laura: Venga Alex ¡qué pone!

Alex: Esperad, que este idioma es muy difícil…¡Ya está! dice que el tesoro se encuentra en los adentros de la casa y que, si le queremos encontrar, el jarrón del fantasma debemos lanzar contra la inscripción.

Timmy: Pues a qué esperamos ¡a por el fantasma!

(los niños caminan por toda la casa y se encuentran al fantasma dormido en un sillón con el jarrón delante de él en el suelo)

Laura: Vamos a cogerle pero con cuidado para que no se despierte.

(Cogen el jarrón y salen cooriendo hacia la pared de la inscripción)

Alex: Le lanzo yo ¿vale?

Laura y Timmy: ¡Vale!

(Alex lanza el jarrón contra la pared y la pared se va retirando y deja un pasadizo)

Laura: Vamos, entremos.

(Los niños entran y llegan a una habitación dónde se encuentra el tesoro)

Timmy. Mirad el tesoro.

Alex:¡Qué grande!

Laura: Chicos el túnel…

(El túnel se cierra)

Timmy: Pero mirad ahí se abre otro.

Laura: Coged el tesoro y salid, corred, antes de que se cierre.

(Los niños corren y salen a la calle)

Alex: Qué bien, ya estamos aquí.

(Se reparten el tesoro y se despiden)

Laura: Adiós, chicos, nos vemos en el instituto mañana.

 

LEYENDA DE TERROR: LA ROSA MUERTA

Hacia los años cincuenta, en una antigua casa de un pueblo llamado Gama, vivía una pareja muy feliz, Hasta que la mujer le fue infiel a su marido con un campesino de la casa de enfrente.

La mujer se llamaba Rosa, el marido enfadado los asesino quemándolos en la hoguera al lado de la casa y se marchó rápidamente. No la apagó, así que se creó un incendio que destruyó toda la casa.

Pasaron los años y nadie se atrevía a construir allí porque decían que rondaban entre los restos de la casa. Hasta que llegó al pueblo un constructor portugués que no se creía esas cursiladas y construyó allí una casa. Esa casa la compró mi madre  a la que no le habían contado nada de los fantasmas, así que yo desde que tenía unos meses veo a Rosa y a su amante entrar y salir de mi habitación. Bueno, en realidad no los veo sino que oigo sus pisadas y una rosa flotando en el aire, lo que quiere decir que alguien la lleva, y ahora pensaréis:

¿y no tienes miedo?

Pues no, porque como ya os he dicho llevo viéndolos desde que tenía unos pocos meses así que ya son como alguien de la familia para mí.

ADIVINA ADIVINANZA

A la naranja se parece,

ni agría ni amarga es,

pequeña como una pelota de tenis

parece ser.

Solución: mandarina.

En el campo se encuentra,

todos la queremos oler,

rosa,blanca o roja siempre bonita es,

ten cuidado al cogerla

que daño te puedes hacer.

Solución: rosa.

YO CON 25

¡Hola!. Soy Laura López y soy la mejor jugadora del mundo de baloncesto. Nací el 5 de Noviembre de 1989. Ahora, tengo 25 años.

Mido 1,78 m peso 72 kg y tengo el pelo marrón, largo y liso. Soy muy luchadora y decidida. En la cancha, soy imbatible, veloz y la mejor base del mundo de baloncesto. A parte del baloncesto, también, me gusta el fútbol y veo todos los partidos del Barça en directo.

Vivo en Barcelona, en la C/ Ramón y Cajal pero también tengo una casa en Gama. Soy madre soltera. Tengo un hijo, Dani.

Mi coche es un Lamborghini Murciélago y me encanta viajar.

NOTICUENTO

Todo empezó con un niño llamado Pablo que le encantaba el  baloncesto y era bastante alto. En la escuela cuando los profesores le preguntaban que querría ser de mayor el los respondía que jugador de baloncesto y los profesores le decían con eso no ganarás dinero pero él no se desanimaba, seguía entrenando duro en su equipo cuando ya tenía unos dieciséis años le ficharon para un gran equipo. Él estaba entusiasmado, contaba cada hora, de cada día, de cada mes para saber cuanto quedaba para el partido, al fín llegó el gran día. Empezó el partido y estaba jugando bastante bien, metía triples, daba asistencias, defendía bien… pero el equipo que tenían delante también era muy bueno así que iban empate, llegó el último cuarto y seguían empate, y el tiempo corría tic, tac, tic…. seguían empate pero ya solo quedaban cinco segundos y….¡les metieron canasta! así que les ganaban de dos sacaron se la pasaron a Pablo, el boto, paso medio campo, llego al triple tiró y metió. ¡Habían ganado el partido gracias a Pablo!. A partir de ese partido Pablo se convirtió en la nueva estrella de la NBA.

MI LLEGADA AL INSTITUTO

Cuando entre por la puerta del instituto el día 19 de septiembre no sabía lo que iba a pasar , no conocía a casi nadie solo a los que habían ido conmigo al colegio.

Pero me di cuenta de que no era tan malo como pensaba, fui conociendo a gente, me di cuenta de que no es tan díficil.

Es un cambio muy grande pero yo apenas he notado la diferencia.

Ahora estoy contenta de estar en el instituto, aunque hay que trabajar más que en el colegio pero bueno, yo me lo estoy pasando muy bien.

TORTILLA DE CEBOLLA Y ENERGÍA

INGREDIENTES

-3 huevos

-4 rayos de sol

-Media cebolla

-Una pizca de sal

-2 pizcas de luna

-4 patatas marcianas

ELABORACIÓN

Echamos todos los ingredientes en un bol, los batimos bien, hasta que no quede ningún grumo, los echamos en una sartén  y los freímos bien 10 minutos, ya tenemos la tortilla hecha.  La sacamos de la sartén y la decoramos  como queramos.

Antes de comerla hay que dejarla reposar dos años porque si no te produce unos efectos fatales como:

– Náuseas.

-Dolor de cabeza.

-Dolor de estómago.

– Y si te la comes entera puedes llegar a morir.

EL CAMPEONATO DEL MUNDO ESPERADO

Hace unos tres años mi seleccion de baloncesto, que es España, pasó las fases clasificatorias para el campeonato del mundo de baloncesto.

Llegamos a Londres, que allí era el campeonato,  y nos asentamos en nuestro hotel, pasaron los días y empezaron los partidos. Empezamos ganando casi todos, pero la selección más potente de todo el campeonato y nuestra mayor rival también los estaba ganando casi todos, así que los dos nos clasificamos para la final.

Llegó el partido esperado por todo el mundo y el más difícil de todos, la final contra EE.UU, nuestra mayor rival. Empezamos con poca diferencia, subía su marcador, subía el nuestro, pero cuando faltaban quince segundos nos metieron una canasta así que nos ganaban de dos, pero todavía no perdimos las esperanzas. Sacamos de fondo, llegamos hasta la línea de triple, me la pasaron, tiré y canasta, ganamos el torneo del mundo.

 

AVENTURA EN EL DESIERTO

Mi avión explotó en mitad del desierto de Sahara, yo era la única superviviente y tenía unos segundos para coger tres objetos y tirarme en el paracaídas. Ahora os cuento lo que cogí y lo que pasó después:

Yo era una chavala de diecisiete años que viajaba hacia España, porque volvía de pasar unas vacaciones en Sudáfrica.

Cogí una cantimplora llena de agua, una bolsa llena de comida y una visera.

Me tiré en el paracaídas y caí en medio del desierto. Tenía esperanzas de que a unos días de camino hubiera una ciudad en la que coger un avión y volver a España. Empecé a caminar, cuando ya llevaba tres horas caminando se me había terminado el agua pero, de repente, vi un oasis, fui corriendo hacia él y llené la cantimplora. Paré un poco a descansar y seguí mi camino, pero se me volvió a acabar el agua. Estaba muy cansada, y para colmo se levantó una tormenta de arena. Pensé que esa era mi muerte segura y así fue: la arena me enterró, se me acabó el oxígeno y morí.

A %d blogueros les gusta esto: