Archivo del Autor: micaelaarca

Copla

Nuestras vidas son colores

que van a dar al papel

que es el morir

Allí mueren los grisáceos

derechos a su pincel

y a consumir.

Allí los rojos y morados

Allí los azules verdosos

y anaranjados

Son iguales allegados

los marrones y amarillos

todos vivos.

Nayra Gómez

Anuncios

Copla

Recuerdo su alma dormida,

al alba sus despertares,

contemplando

cómo se pasa la vida,

cómo se acerca la muerte

tan callando;

Qué veloz pasa la vida

dolorosa de recordar

siempre será;

Pero siempre a nuestra mira

todos momentos al pasar

fueron mejor.

El viaje perfecto

(Terminada la universidad el último día de clase)

Paula- Bueno chicas, al final, ¿Dónde vamos de viaje este verano?

Micaela- Yo quiero ir a visitar el museo de Harry Potter y la nueva biblioteca que han abierto en el centro.

Ariadna- ¡Joder! Ya estás con el Harry Po-poter ese. Vamos a Miami… A disfrutas del sol, de la playa…

P- ¡No, Miami no! ¡A Hawaii que es mucho mejor! Más playa, sol… ¡A broncearse!

M- ¡Dejad de decir tonterías! Es mucho más divertido visitar un museo que broncearse.

A- (Sarcásticamente) Si si, tienes toda la razón. Es mucho más divertido aburrirse en un museo que ir a la playa.

P- ¡Ya ves! Qué tontas hemos sido al proponer un lugar tan fantástico como Miami, o Hawaii.

M- Ya empezamos con los sarcásmos.

A- Perdóneme usted, señorita listilla. Igual tendrías que ir tú sola a lo de Harry Po-potter…

P- ¡Eso, eso! ¿Qué pasa que tú siempre tienes que tener la razón porque eres la listilla del grupo?

M- ¡No! ¡Yo solamete propongo ideas!

A- Sí, sí, tus estúpidas ideas, ¿No?

P- Tampoco es que las tuyas sean  las mejores.

M- ¡Eso! Miami… Es una mierda, y además dan mal tiempo…

A- ¡Tu calla! ¿No te acuerdas lo que pasó la última vez que elegiste tú un lugar?

P- ¡Es verdad! Casi morimos en el desierto por ¡TÚ! culpa.

M- Bueno, Por una vez que fallé… ¡Y encima me lo echaís en cara! Pero seguro que no os acordáis cuando Ariadna escogió ir a Mar Del Plata. Que se supone que hacía buen tiempo, y casi me cae un rayo encima.

A- Bueno, como si hubiera importado mucho…

P- Esto hay que resolverlo de una manera madura…

M&A- Estamos de acuerdo.

Las 3- Un, Dos, Tres… ¡Piedra, papel o tijera!

 

(Ariadna Ramos, Paula Gómez y Micaela Arca)

Poemas

ANAGLIFOS

La gallina,                                                                    La gallina,

la gallina,                                                                      la gallina,

la puerta,                                                                     con la magia,

y la cortina.                                                                  y la piscina.

 

La gallina,                                                                   La gallina,

la gallina,                                                                     la gallina,

el salón,                                                                       Patricia,

o la cocina.                                                                 y Cristina.

 

La gallina,

la gallina,

el peluche,

y la gomina.

 

ACRÓSTICOS

Marta visita el zoo,

Iguanas, osos,

Koalas, monstruos,

Animales ve, por donde paso yo.

 

GREGUERÍA

La cabeza es la pecera de las ideas.

La leche es el agua vestida de novia.

A media botella de agua… Siempre le faltará mitad.

 

HAIKUS

Es el cielo azul,

que pinta con su color,

y causa furor.

 

Y en el cielo,

es el sol amarillo,

y yo lo pinto.

 

Son las montañas,

algo tan agradable,

que no te extrañas.

 

Aventuranzas. La superviviente

Hola soy Timantti, una superviviente del vuelo A-1718238 hacia Argentina del día 23 de marzo de 2001, en ese momento yo tenía 7 años, ahora tengo 23 años.

En ese momento no me daba cuenta de lo que ocurría… “Timantti, pequeña superviviente”, “Un milagro la salvó” o “Afortunada niña se salvó de la muerte” ponía en prácticamente todos los titulares del periódico.

El 23 de marzo de 2001, partí hacia Argentina, lo que no sabía era que haríamos una parada mucho antes del final de trayecto, realmente, nadie lo sabía…

Tras 7 horas de vuelo, de las cuales 3 de constantes turbulencias, el avión dejo de responder, se estrelló, todos estaban preocupados durante la caída… Gracias al impacto, un 90% de los viajeros falleció, por suerte mi familia, sobrevivió, pero yo fui la niña más pequeña que sobrevivió, pues, en el vuelo viajaban unos 37 niños de entre 0 y 10 años, de todos esos niños, yo fui la única afortunada, yo y mis hermanas de 15 y 17 años junto con mi hermano de 14 (en aquel momento).

Caímos en una porción de tierra en la que no había nada, ni nadie, ni siquiera había cobertura en nuestros teléfonos móviles, tuvimos que caminar y caminar hasta encontrar un par de casas, mi hermana, Zuleyka, llamó apresuradamente a la puerta, una anciana de unos 60 años (parecía muy activa) abrió la puerta y dijo:

-¿Si?

– Hola señora, nuestro avión se ha estrellado… y… nos preguntábamos si nos dejaría usted contactar con nuestra familia para avisarles de que nos encontramos bien…- Dijo mi padre.

-¡Claro que sí! Pasen, les prepararé algo de comida. ¡Por cierto! ¿Qué les apetece?

-Gracias señora, es usted muy amable, con algo para picar, nos será suficiente.-Dijo mi madre.

-De acuerdo, ¿Les apetecen unas galletitas?

-¡Sí!- Grité yo.

La amable señora nos dio unas galletitas muy ricas, y nos prestó un teléfono fijo, era muy antiguo, pero nos sirvió para avisar a nuestra familia de que estábamos muy bien.

Nuestra familia vino a buscarnos, tardaron 16 horas ya que nos estrellamos casi a mitad de camino y en coche tardaron más…

La señora nos dejó quedarnos en su casa hasta que vinieron a buscarnos, cuando eso ocurrió, me reencontré con mi prima, hacía mucho tiempo que no la veía, disfruté mucho el camino a casa, cuando llegamos, vimos en el telediario que anunciaban que el avión del vuelo A-1718238 había sido estrellado ya que este no respondía ante el piloto.

También anunciaban que supuestamente, había sido todo planeado, ya que una ex-prisionera puso una bomba que gracias a un cortocircuito no explotó, solo perjudicó unos cuantos cables del avión.

El avión se encontraba intacto en cuanto al exterior, pero en el interior había muchos destrozos…

Mi familia y yo, pronto nos recuperamos del gran susto, pensamos que ese mismo día moriríamos, pero no fue así, por suerte.

A medida que fue pasando el tiempo, me fui olvidando de lo que ocurrió ese día, pero hoy, hoy lo recordé…

Don Novedoso

¡Hola!

Yo soy El Sueño, sí, ese que siempre te molesta cuando menos quieres.

Aparezco cuando me apetece, si tienes muchas ganas de hacer algo, es muy probable que yo aparezca, pero también cuando no tienes ganas…

Yo soy invariable, es decir, no tengo tamaño, puedo ser gigante o enano.

Algunos me aman, otros me odian, pero prácticamente todos me aman, o aman dormir…

Mi mejor amiga es La Vagancia, ella y yo hacemos casi el mismo trabajo, a veces nos liamos o no nos ponemos de acuerdo y afectamos los dos a una persona, entonces esa persona no sabrá si tiene sueño o es vago.

También tengo una enemiga, Ganas, sí, ese es su apellido, su nombre es Marta, ella lo que hace es intentar vencer al sueño o vagancia, aunque nunca lo consigue, pero siempre está a punto, solo que hay personas a las que Sueño y Vagancia no podemos afectar, ya que son muy enérgicos, o nunca duermen.

Lo que más me gusta es dormir, pero, como todos, tengo que trabajar, y mi trabajo ya le conoces, es molestar a la gente, la verdad es que me gusta mi trabajo, por que todo el sueño que tengo se lo paso a los demás, y mientras ellos duermen, una parte de mí también, eso significa que hice bien mi trabajo… Es divertido.

Espero que os halla gustado e interesado mi vida, y ahora, me voy a dormir… El Sueño tiene sueño.

Entrevista de Karen y Micaela

Preguntas:

  • ¿Desde cuándo das clase?
  • ¿Qué es lo peor que te ha hecho un alumno?
  • ¿Siempre has trabajado en este centro?
  • ¿Cuántos años pretendes das clases?
  • ¿Qué aula de este centro te gusta más?¿Por qué?
  • ¿Viajaste alguna vez a algún lugar histórico?

Preguntas personales:

  • ¿Cuántos años tienes?
  • ¿Cuánto mides? ¿Te gustaría ser más alto?
  • ¿Haces algún tipo de colección? ¿Cuál?
  • ¿Tienes pareja?

Responde a esto con lo primero que pienses:

  • Mueble
  • Familia
  • Ropa
  • Marca
  • Zapato
  • Pelo
  • Móvil
  • Material escolar
  • Azul
  • Burbuja
  • Color
  • Nombre femenino
  • Comida

Noticuento “Axi Muniain y la gran ola”

Ese día, yo, Axi Muniain, me desperté con todas las ganas de ir a surfear, estaba en Nazaré, Portugal. Allí, las olas son increíbles, y a veces precipitadas, a mí me encantan las aventuras y probar cosas nuevas; aunque hace ya mucho tiempo que no encuentro nada nuevo que me encante tanto como el surf.

Me preparé para surfear y me fui, hacía un día bastante bueno, sol, cielo despejado…

En cuanto llegué a la playa, entre en el agua, estaba esperando una buena ola para surfear, hasta que, llegó, pense cojer esa misma ola, pero vi, que tras esa ola, venía una aún mayor, entonces decidí esperar.

Cuando la ola llegó a mi, me di cuenta de que era enorme, no podría con ella, era MUY peligrosa, y rápidamente llegó mi compañero a rescatarme, pero no llegó a tiempo, yo rocé con la punta de mis dedos la bandeja de rescate de la moto de agua, pero no pude subir.

Entonces, la ola me sumergió en ella, a los minutos, conseguí salir a la superficie del agua, ahí es cuando me planteé de nuevo: esto no ha acabado, no veo nada, apenas escucho y el cuerpo no me responde. Pensaba que todo se acababa ahí. Solo veía luz, era todo blanco, lo poco que recuerdo era como si estuviera en una habitación con mucha luz, y que alguien me hablara desde el exterior. Escuchaba las motos pero no tenía ni coordinación corporal ni nada. Estaba completamente ido, intenté alzar la mano para pedir ayuda hasta que me alcanzó la otra ola blanca. Temí por mi cuello. La cabeza me iba a estallar y sentía dolor. Ya me había reventado el neopreno, cuello, gorro y el lateral del pecho. Ahí debió de perforarse el tímpano aunque no me di cuenta. Me daba cuenta de que iba a perder la consciencia, pero seguía sumergiéndome.

Sin abrir la boca y sin poder ver ni escuchar, mi amigo Francisco llegó y me rescató. Pero no me podía ni agarrar, no tenía fuerzas, iba volando sobre la camilla, de pronto me golpeé con el jet-ski y me veo en el agua de nuevo. Me preguntaba qué había pasado. Estaba como en un sueño tratando de encontrarle la lógica. Francisco estaba tratando de sacarnos de otra ola que se estaba formando. Al verme en el agua de nuevo me seguí concentrando, dentro de mis penosas condiciones estaba atónito, traté de no tragar agua…

Fue horrible, desde ese día, intento no arriesgarme tanto, y tener más cuidado. Aunque se me haga imposible no probar tantas cosas nuevas ni aventuras…

FIN

Receta “pasta en salsa de boli”

Ingredientes:

  • Pasta
  • 3 bolígrafos bic negros
  • 2 pelos de oso marrón
  • 5 tapas de bolígrafo bic azul
  • 3 gomas de borrar Milan
  • 2 folios DinA4
  • 200g de nata de cocina

Preparación:

Ponemos a remojo los folios, las 3 tintas de boli y los dos pelos de oso.

Cocemos la pasta junto con las gomas de borrar y las tapas de boli, durante 9 minutos.

Sacamos lo que estaba a remojo, le añadimos la nata y trituramos.

Emplatado:

Sirve todo lo que has cocido, y echa un poco de salsa por encima, Y LISTO!

“Todo puede cambiar”

Aquel día, sí, ese día en el que cayó un balón del cielo, todo cambió, mi vida dio un giro completo.

No creo en la magia, pero creo que puedo hacer una excepción. Pues, al caer el balón, vi que este tenía una nota, la cual decía: “Todo puede cambiar”.

Yo dejé el balón justamente donde había caído, no lo toqué, pero mi madre sí, ella lo movió, porque estorbaba e impedía el paso.

A partir de ese día, mi madre dejó de hacerme caso, se había olvidado de mí… Me puse muy triste, pues ella y mi padre lo son todo para mí. Busqué cobijo en mi padre, le conté todo lo que me había ocurrido desde que ese balón cayó del cielo, perdí a mi madre, mi móvil se estropeó de la manera más extraña posible… Mi padre trató de averiguar que estaba pasando, pero no obtuvo respuestas coherentes.

Yo intenté continuar con mi vida, (como pude, claro, porque vivir con el sentimiento de que te falta algo, no es muy divertido…) pero era imposible, cada día algo cambiaba.

Empecé a ser reconocida por la calle, cada vez me conocían más personas… Unos días después no podía salir a a calle sin ser reconocida. Me hice famosa, no sé por qué, solo sabían mi nombre. Pero a cambio de esa fama, perdí mi trabajo…

Mi padre trató de ayudarme, dándome un trabajo en su empresa, pero no lo acepté: para darme ese trabajo, tendría que echar a una mujer, y no quería eso. Además, prefería ayudar a mi madre…

Intenté informarme sobre lo que pasaba, pero sus síntomas no coincidían con ninguna enfermedad conocida, así que llamé a mi mejor amiga, Elsa, que es doctora. Pero tampoco ella sabía lo que le ocurría…

Fui a la casa de mi madre, comencé a hablarle, contarle anécdotas que me contaba ella a mí de pequeña… Yo sabía que la podía curar. Casi todos los días iba a su casa y hablaba con ella, unas semanas después, ya estaba como antes.

Todo comenzó a volver a la normalidad, a ser como antes.

¡Menos mal! Porque comenzaba a añorar todo lo que estaba perdiendo…

A partir de ese día, comencé a apreciar mucho más todo lo que tenía.

Aunque… El balón desapareció del estante donde lo colocó mi madre semanas atrás… Pensé que el balón quizás tendría alguna maldición… Bueno, fuera como fuera, lo importante era que todo ya era como antes.

¿Y si ese balón lo hubieras encontrado tú?

A %d blogueros les gusta esto: