Archivo del Autor: Nicolás Recinella Vidán

Demuéstramelo

Tú que el cielo sabes tocar,

Sobre las olas caminar.

Demuéstramelo.

 

En pantanos puedes vivir,

Todo entre cero dividir.

Demuéstramelo.

 

Y a mil por hora saltar,

Y de nube en nube viajar.

Demuéstramelo.

 

La realidad nunca acompaña,

No, a la boca grande que habla.

Recuérdalo.

 

 

 

 

 

Cambio de vida

Erase una vez, una hormiga muy trabajadora, le gustaba mucho trabajar. Pero cada vez se hacia más mayor y trabajar le empezaba a dar mucha más pereza, pero le recordaba a cuando era joven, así que continuaba trabajando. Un día, se encontró una rana mágica, que le dijo:

-Trabajar es muy malo para ti, te convertiré en cerdo, así que inconscientemente harás lo que hace un cerdo.

-No quiero, me gusta trabajar y eso haré -dijo la hormiga.

-Te convertiré en cerdo te guste o no, ya me lo agradecerás

La hormiga transformada en cerdo se puso muy triste los primeros días, pero con el paso del tiempo adoraba rebozarse en el barro y dormitar a la sombra, así que agradeció a la rana que la hubiese transformado en cerdo.

FIN

Dedicado a mi gato

Un gato mis buenos días respondía.

Un gato cazador de plumas.

Un gato yo tenía.

Un gato tumbado en la verde hierba.

Un gato cuyos maullidos no se oían.

 

 

 

 

 

Raúl Vacas en el IES Marismas

Raúl Vacas:

Resultado de imagen de raul vacas

Autor de los libros: Abecé Diario, Consumir Preferentemente y Esto y ESO. Vendrá el 1 de Abril a el IES Marismas y durante el recreo hará una firma de libros en el aula 8.

NO TE LO PUEDES PERDER.

Defendiendo a Jafar

No entiendo porque odiáis a Jafar, el solo quería cumplir su sueño ¿acaso hay algo malo en eso?. Ya sé que hizo cosas malas, pero todos hemos hecho alguna cosa mala en la vida. Pero él como es “tan especial” le odiáis todos, yo creo que  simplemente cumplía su sueño de ser sultán, aunque ese incordio de Aladin decidió hacerlo imposible, él es el auténtico villano en esta historia, así que odiar a Aladin y no a Jafar, porque Aladin no quería a Jasmin, solo quería arrebatarle el sueño a Jafar de ser sultán.

El reloj perdido

Un día, al salir de clase, me di cuenta de que no tenia el reloj, tras estar un rato buscándolo y no encontrarlo, pensé dónde podía estar: podía haber cogido un ferry e irse a Hawai,  haberse mudado de casa, estar solo durante toda la eternidad, le habubieran acusado injustamente y que ahora estuviera en la cárcel, que se estén riendo de él, le estén maltratando, le cojan y no miren la hora en él… yo pensaba que mi reloj estaba perdido. Hasta que me toque el brazo y vi que estaba ahí, mi gran amigo el reloj.

Mensaje de Navidad de su Majestad el Rey

Buenas noches a todos, hoy me gustaría desearos felices fiestas y Feliz Año Nuevo a todos vosotros. Quería agradeceros a todos por ser españoles, ya sé que con la crisis todo el mundo cobra muy poco y  algunas personas no viven muy bien pero aun así seguís estando aquí y no os vais a otro país para cobrar mejor. También me gustaría saludar a los niños y las niñas que son nuestro futuro, espero que cuando sean mayores la crisis no les afecte y puedan tener la vida que siempre han soñado. Aunque ahora estemos en crisis, España tiene suerte de poder vivir, porque hay otros países que viven mucho peor que nosotros.

Europa es un gran continente, pero los terroristas siguen acosándolo. Yo creo que Estados Unidos tiene un caso importante con el nuevo presidente Donald Trump que lo más seguro es que a nosotros también nos va a acabar afectando.

Me despido de vosotros está noche, espero que tengáis un muy Feliz Año Nuevo y felices fiestas.

La Fuente del Diablo

Un día normal, en una tarde normal. Yo salí a buscar agua a la que ahora llamamos Fuente del Diablo, cuando salí a buscar agua la fuente no se llamaba así.

Todo empezó cuando fui a buscar agua a aquella fuente, en un momento el agua paró de fluir y yo noté tres pinchazos metálicos en mi espalda. Giré un poco la cabeza y ahí estaba pinchándome con su tridente el mismísimo diablo, solo se oía el castañeteo de mis dientes.

Sabía que si me quedaba quieto iba a morir así que hice algo que ni siquiera el diablo se esperaba: cogí el bidón y le di un golpe con él en toda la cara. Huí de esa fuente para siempre y le dije a la policía que la demolieran.

Ahora la fuente está rota pero yo sigo recordando aquel día como si fuera ayer. Una pregunta ronda en mi cabeza: “¿Dónde estará el diablo ahora?”

 

 

CONTINUARA……….

Los tres hombres pobres y el lobo rico

Había una vez tres hombres muy muy pobres, eran tan pobres que vivían en un bosque, un día decidieron ir a buscar un trabajo a la gran ciudad. Por suerte para ellos, consiguieron el trabajo de camareros y pudieron comprar  una casa. Cuando cruzaban la calle se encontraron con un lobo disfrazado de humano que por su pinta parecía muy rico.

-Me gusta vuestra casa, os la compro por mil euros- dijo el lobo-.

-Nuestra casa no está en venta, señor- dijo el hombre mayor-.

-Pues mañana volveré con una grúa y os destruiré la casa- sentenció el lobo-.

Los tres hombres pidieron horas extras para poder comprarse una grúa y hacer frente a la del lobo. Al día siguiente, llegó el lobo con su grúa.

-Así que habéis decidido frenarme con otra grúa,… Tanto esfuerzo para nada, al final os destriré la casa.

La grúa de los tres hombres empezaron a golpear a la del lobo. Pero el lobo con un mechero incendió la grúa de los hombres. La grúa explotó y dañó el trasero del lobo, que este se fue corriendo del dolor. Los tres hombres sabían que iba a volver y así fue, pero eso es otra historia.

El supermercado encantado

En una noche de Halloween normal, en un supermercado normal, a las doce de la noche, se oyeron gritos,  ¡era un fantasma! Todos salieron corriendo excepto un niño llamado Antonio. Antonio decidió quedarse para enfrentarse al fantasma, Antonio tenía 11 años pero aún así quería derrotar al fantasma para salvar Halloween, Antonio vio que cualquier golpe que hacía le atravesaba.

Antonio estaba agotado de tantos golpes que le había intentado dar, el fantasma aprovechó este momento para intentar robarle el cuerpo, pero Antonio tenía muy buenos reflejos y pudo escapar. Antonio leyó en un cuento que los fantasmas eran muy sensibles a la luz, así que cogió una linterna y fue donde el fantasma y encendió la linterna, el fantasma desapareció y todo volvió a la normalidad. Antonio había salvado Halloween.

A %d blogueros les gusta esto: