Archivo del Autor: noriegaaa13

Palabras para mi hijo

Querido hijo,

Solo quiero que estudies, solo quiero aprendas

para que puedas defenderte en este mundo que está en guerra.

Te apoyaré en todo lo que pueda

y siempre te protegeré mientras te tenga en mi vera

Te daré siempre lo mejor de mí

el día de mi lado te vayas, el corazón me vas a partir

hacia delante tú debes seguir

sé bueno en la vida y ella sabrá recompensarlo

aunque haya gente que se aproveche de ti y no sepa devolvértelo

Hijo, solo quería decirte esto,

y con esto te digo te quiero.

 

Anuncios

Suerte Nula

Un muchacho de pueblo, sin mucha suerte la verdad, andaba con sus vacas después de cenar. Durante esa noche, el muchacho, de nombre Clemente, soñó que le tocaba la lotería pero una desgracia le iba a ocurrir. Cuando fue a comprobar si le había tocado, una alegría se llevó al ver que le había tocado el primer premio del Euromillón. Al recoger el dinero, unos ladrones le atracaron y le robaron todo su dinero. Aquella impertenencia le indignó, por ello se fue a quejar al autor y una discusión conllevó:

-¿Cómo osas hacer que entren unos ladrones y me roben todo? Yo, un hombre desgraciado, sin suerte alguna, haz de nuevo que me toque la lotería señor escritor.

-Lo siento mucho, pero con mi debido respeto, la historia ya ha sido escrita y no puedo volver atrás. Váyase usted a pastar, que todavía tengo trabajo por hacer.

-¡Señor, señor! Tenga algo de piedad sobre mi ser, ¿no le doy pena alguna?

-La verdad que no, señor pastor, por favor salga de aquí

El muchacho, apenado, con un gran descontento, salió ya que la acción ya estaba tomada y no pudo hacer nada. El pobre muchacho siguió trabajando en la ganadería hasta ya temprana edad, hasta que su pobre corazón aguantó y así en paz pudo terminar.

Poema futurista a la lavadora

Máquina que centrifuga y lava a la vez

como puedes ser tan blanca a la vez.

Bonita eres, bonita serás,

cosa que el destino nunca nos separará.

Pequeña, tantos usos a tu lado

miedo me da perderte,

en este mundo tan asolado.

Si el destino siempre está contigo,

no quiero cambiarte por nada,

en este mundo finito.

 

 

Un dolor

Dentro de mí, hay dolor muy espantoso,

cuyo interior es rojo y peligroso,

miedo me da pensar que será,

cuando todo cambiará.

Una España sin corruptos ni  malhechores,

cuyo único viaje serán los tribunales,

por tanto dinero robado

al pueblo español.

De izquierdas o derechas,

ciudadanos o independistas,

solo juntos ganaremos,

esperando al gol de Iniesta.

Instancia

Don Alejandro Noriega Pazos, con DNI 76844279-J, nacido en Santander (Cantabria) el día 16 de mayo del 2002 y con domicilio en la Urbanización El Cagigal , Gama.

EXPONE

Que el día 24 de octubre de 2017, un compañero de nombre Alfredo Gallego le robó un estuche que a día de hoy no le ha devuelto y no se han tomado acciones reglamentarias sobre este muchacho. La supuesta víctima dice haber pedido a dicho compañero que se lo devolviese pero este se negó.

Por ello,

SOLICITA

Que le devuelva dicho estuche y se le amoneste por hurto de propiedad privada.

En Santoña, a 9 de Noviembre de 2017

Alejandro Noriega Pazos

SEÑOR DIRECTOR DEL IES MARISMAS DE SANTOÑA

 

La yegua y el potro

Cerca de las orillas del Asón,

un accidente con coches a montón,

andaba la yegua buscando a su hijo

con mucho pavor.

Al cabo de un rato,

debajo de un coche encontró,

a su pequeño potro cogió

y con amor le miró.

Después de un largo camino,

al hospital llegó,

la enfermera le curó

y para casa de nuevo contento marchó.

La Regenta

Después de aquel beso, sintió unas ganas de volverse a desmayar, por el cual marchó despavorida de aquel recinto poco apropiado.

A la mañana siguiente, despertó con un gran mal sabor de boca, ese beso la dejó traumatizada durante días. ¡Incluso semanas! Por ese motivo decidió buscarse a otro hombre, que le diese placer y amor. Al cabo de unos meses, el sabor de ese beso no se desvanecía y entonces se la ocurrió tomar una especie de jabón que la había recomendado en el pueblo, por el hecho de quitarse de una vez ese asqueroso beso. Se enjuagó durante varios días la boca y con eso debería haber quitado el sabor. Espero varios días y al final, ese beso se quitó y con ello una experiencia que nunca se olvidaría.

 

Quijote

En un lugar de la Mancha, cuyo nombre no quiero recordar, estaba Alonso Quijano viendo el tiempo pasar frente a un televisor del que no quería separar, viendo una de sus series preferidas, ‘Castle’.

Se vuelve loco de ver tanto la serie y se hace nombrar Castle, un escritor famoso que está casado con una policía de alto rango llamada Becket, así nombró Dulcinea del Toboso. En una de sus aventuras, Don Castle encontró un cadáver al que no sabía cómo había llegado hasta allí, el cual encontró unas huellas dentro de su chaqueta y no sabía de quién era. Becket y un compañero suyo la ayudó a comprobar de quién eran las huellas, y no eran de más ni menos que de Sancho Panza, un amigo de la infancia de Castle. Juntos  lo encerraron en comisaría y con eso acabó el capítulo.

En el siguiente episodio…

Tratado VIII

Yo, Lázaro de Tormes, estando mal en la calle, apareció un nuevo amo, diciéndome que le ayudase a vender aspiradoras. Me dijo también que me pagaría 30 euros, el equivalente a 8000 maravedíes, al mes. Era un tal Gonzalo de la Parra. Cuando creía que era un buen señor, me di un día cuenta que era muy muy malo, lo recuerdo como si fuese ayer…

Recuerdo que, en mis tiempos mozos, fui a vender unas aspiradora a mi nuevo vecino. Él era muy grande y fuertote (al que le tenía respeto) e iba con miedo ya que nadie se le había acercado nunca a vender nada. Un día vi por la mirilla que unas niñas de ocho años se acercaron a vender unas papeletas y así recaudar dinero para la Iglesia. Las echó a voces y gritos y amenazándolas. Al recordar esto, me entró un escalofrío por todo el cuerpo pero me armé de valor y me presenté. Aquel señor me miró con cara de desprecio pero al entrar y presentarle la aspiradora Revolution X20, le entró tal alegría ya que necesitaba una aspiradora capaz de limpiar las pulgas del perro.

Al volver a casa, mi amo que era muy muy malo, me preguntó a quien le había vendido la aspiradora y le dije que a su vecino de al lado. Me pegó santa paliza que me quedé sin respiración durante varios minutos. Al parecer, su vecino era vendedor como él y le había vendido una aspiradora al “enemigo”. Por esta razón y por no alimentarme como es debido, decidí dejar a este amo del que no supe más de él.

Copla a la muerte de mi amigo

Para él todo es oscuro,

Para él esto será fatal,

es su final.

Anochece y susurro,

una noche nada especial,

es por su mal.

Y ya va llegando el día,

y su luz se apagará,

la enfermerdad.

Y con mi melancolía,

todo esto terminará,

mi soledad.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: