Archivo del Autor: sarasalcines23

Poema futurista del móvil

Tú, móvil con el que me meto a internet,

móvil con el que nunca me aburro,

contigo puedo llamar, hablar

y con tu cámara, fotos sacar

juntos los mejores amigos,

compartiendo momentos inolvidables,

que no los cambio por nadie,

móvil con el que jugar, y al que nunca voy a olvidar,

por ser como eres no me hace falta nada,

por ser como eres con este poema me basta

Rima 38,LIII

Esta rima es la número 38, LIII de Gustavo Adolfo Bécquer,  trata de un amor que ya ha terminado :

“Como yo te he querido, desengáñate,

¡Nadie así te amará!

Aquellas que aprendieron nuestros nombres,

Esas, ¡no volverán! ”

¿Qué lenguas debería hablar el rey?

Hay muchas opiniones sobre que lenguas tendría que hablar el rey, pero en mi opinión yo creo que debería saber español a la perfección, euskera, catalán, y todas las lenguas cooficiales más importantes de España, ya que es un monarca y tiene que saber expresarse bien en cualquier lengua también creo que tendría que hablar algunas de lenguas más importantes a  nivel internacional como: inglés y alemán, ya que son unas de las lengua más importantes y las podría usar para comunicarse con los demás monarcas o para defender a su país en algún conflicto. En conclusión creo que el rey debería hablar las lenguas de su país junto a el inglés y el alemán.

Mi vida entre telares

Me llamo Sky y toda mi vida he soñado con ser modelo. Al  pricipio me parecía algo imposible y todo comenzó cuando conocí a un amigo de mi madre que grababa anuncios infantiles. Cuando aquello, yo tenía 15 años. Veía la “Fashion week” y se me salían los ojos soñaba con llevar esos vestido y ser como ellas; parecían tan elegantes y tan felices, pero me estoy adelantando mucho.

El amigo de mi madre llamado Robert me dijo que si quería ser la protagonista de uno de sus anuncios en el que tenía que desfilar con una nueva marca de ropa, nunca pensé que mi anuncio iba a ser tan popular ya que yo era desconocida para las cámaras. Pero dos meses después recibí una llamada. Yo ya había cumplido 16. Era mi tío que me llamaba para que pasara el verano en Francia, en concreto París. Yo ya sabía francés a la perfección ya que mi madre era francesa. Unas semanas despues de ir a Francia mi tío me organizó una cita con un representante de la marca “Channel”. El chico que vino vestía con todo lo de esa marca y comenzó a examinarme de arriba a abajo, me dijo que no daba la talla y yo me quedé tan horrorizada que el café que le estaba llevando aterrizó sobre sus zapatos “Channel” de unos 1000 euros:

-¡Perdón- exclamé

-¡Pero que has hecho !

Yo respondí:

– Lo-lo siento

Me acerqué a sus zapatos con una servilleta y él me dijo:

-¿Vas a limpiar mi “Channel con una sevilleta?

Me quedé anonadada cuando una chica de unos 38/40 años apareció delante de mí. Ella mi dijo que daba el perfíl perfectamente y que no me preocupara.

Me llevaron a Estados Unidos y conocí a mucha gente, pero el mundo que creía que era de mis sueños no era nada mas que dinero negro y drogras. En cuanto engordabas un 1 kg  te marginaban e insultaban. Lo bueno es que conocí a un chico del que estaba totalmente enamorada: Derek. Yo comenzé a consumir drogas y tuve un accidente con el coche. Acabé en una silla de ruedas y ahora estoy en mi jardín contándote esta historia. Y es que el dinero y la fama no hacen la felicidad.

El Lazarillo De Tormes

Yo, Lázaro, harto de mi vida con mi esposa me encaminé en una aventura. Iba yo caminando por un sendero cuando me encontré a un señor tirado en el suelo me paré y le atendí:

-Señor, ¿qué le pasa?

-El gandul de mi lazarillo me ha abandonado en este camino y no puedo avanzar ya que soy inválido.

-Yo puedo hacer de su lazarillo; soy un hombre responsable.

Así fue como me embarqué en una nueva aventura. Tuve que ir con mi amo a cuestas hasta su casa y llegué tan cansado que me bebí casi medio pozo de agua.

Mi amo no era tan malo como los demás, de hecho me daba bien de comer y estaba bien atendido, pero echaba de menos a mi esposa. Un día mi amo me encontró llorando en mi habitación y me preguntó qué me pasaba y le dije que echaba de menos a mi esposa, y él me dijo que la trajera a casa y así hice.

Llevábamos un año viviendo con él cuando mi amo enfermó, tenía mucha fiebre y malestar. Mi esposa le atendía mucho y le cuidaba. Llegó un día en el que mi amo murió y mi esposa encontró algo:

-Lázaro, ven un momento.

-Dime, esposa mía.

-Lee esta carta.

En la carta ponía que toda su fortuna era para mí y en ella estaba su casa. A mi esposa le vino tal emoción que nos pusimos a dar saltos.

Al poco tiempo tuvimos 2 hijos, Sansón y María que estaban todo el día correteando por el jardín. Nosotros éramos muy felices porque nos podíamos permitir muchos lujos y teníamos un establo en que había dos caballos, así siempre estábamos comunicados con la ciudad.

A %d blogueros les gusta esto: