Archivo de la categoría: Hemeroteca 14-15

La luz en la oscuridad.

Ni la tristeza del corazón,

ni la angustia agazapada,

ni la desgracia obsoleta,

pueden arreglar el mundo.

 

Nunca te rindas sin razón,

que en cualquier instante está

la sonrisa de la vida,

que te avisa sin avisar.

 

Evita el sufrimiento,

que a pesar de la guerra,

la pobreza y la muerte,

todos estamos unidos.

 

Disfruta el buen momento,

sal a la calle y grita,

grita hasta que tu voz cante,

cante como los pájaros.

 

Anuncios

Conversación en clase: diálogo teatral

8:30, pita el timbre, todos a clase….

PUERTO: No corras por los pasillos!

ALEJANDRO: Perdon Puerto, es que llego tarde a clase.

PUERTO:Vale, que no vuelva a ocurrir.( se va)

ARTURO: Todo el día esta riñendo…

ALEJANDRO: Es su trabajo, es normal….(se van para clase)

PABLO: Sacad los libros, tu también Roman que no eres especial. (la clase se ríe)

ARTURO: Alejandro, santa pereza escuchar ahora a Pablo…(con cara de cansancio)

ALEJANDRO:Ya… y encima luego nos toca con Ramon..(con cara de tristeza)

9:25, pita el timbre, cambio de clase…

Ramon: Sacad los libros, por favor.

ALEJANDRA: No los he traído.

ALEJANDRO: Joder piolín nunca traes nada…

ROMAN: Es que Alejandra…no eres buena…

(Entre que sucede esto, Arturo esta durmiendo en clase)

1o:20, pita el timbre, a plástica.

TERESA: Ana, no te levantes que ya ha enpezado la clase.

ANA: Jope Teresa, que iba a tirar una cosa a la papelera.

11:15, pita el timbre y al recreo.

FIN DE LA HISTORIA

Poema

Un puñetazo,

te lo comiste ayer,

que rico está.

 

Ayer estuve,

en la cama tumbado,

menuda siesta.

 

Un caballero,

estaba detenido,

por un delito.

HAIKUS

1)

Llueve a mares
sobre el agua dulce
de tu gran ría

2)

En dos minutos
me cambiaste la vida,
te felicito.

3)

Eres muy grande                                                                                                                                                                   pequeño y feliz                                                                                                                                                                        eres muy tú.

 

Romance

Mi vida sin ti es dura

También es Insostenible

Sin ti no soy nada

Y mi vida no es nada estable

Ayer te fuiste sin despedirte

Hoy estoy dolido

Por tan curel despedida

No me puedo levantar, estoy caído

Mañana no sé como estaré

Pero la vida sin ti no es fácil

No será lo mismo

Pero seguiré estando agil.

Taller de Haikus

*De no estar tú

mi vida estaría

muy vacía

—————————————–

*Mi vida es estable

pero yo sin ti

no estoy bien

———————

*Hecho de fuego

está el fenix

pajaro grande

Romance

Un día fui a un parque

y comí una sandía,

me monte en un autobús,

y  pedí una sangría.

Fui al polideportivo

a visitar a Sofía

“que camisa tan bonita”

le dije con alegría,

después de hablar con ella ,

pensé que ya era mía,

pero al tiempo me dice,

que al novio tenía,

esperando en el jardín

y con mucha armonía.

poemas

1)

La mesa

la mesa

la gallina

y la pesa.

2)

Tus ojos

tus ojos

la gallina

y tus piojos.

3)

Tu boca

tu boca

la gallina

y la oca.

La misteriosa desaparición de Hans Thomson

Un día de 1942, un hombre llamado Hans Thomson desapareció sin dejar rastro y os voy a contar los sucesos que pasaron.

Hans se mudó a un publecito apartado de la sociedad, este vivía en Seattel y quería conocer otros sitios por lo cual se fue.

Este estaba solo, por lo cual tenía que realizar su mudanza solo. Cuando se disponía a empezarla, una voz le dijo por detrás:

– ¿ Le ayudo ?

– Sí, por favor, el camión de la mudanza me ha dejado tirado.

– Pues será un placer ayudarlo. ¿ Dónde llevo las cosas ?

– A aquella puerta de allí por favor.

– Ahh. Es usted el nuevo vecino, es un placer, Mark Eduard.

– Hans Thomson.

– Ven Hans, te invitaré a un café en mi casa, ya continuará más tarde.

– Vale señor. – Dijo mientras le seguía.

– Hans, esta es mi mujer Naomi Whattson.

– Es un placer conocerle, Hans.

– Igualmente, señora, muy bonita la casa.

– Voy a preparar los cafes, ahora vuelvo. – Dijo Eduard.

– Y ¿ dónde vivías antes ?

– En Seattel, señora.

– Nostros llevamos un año viviendo aquí.

– ¿ De quién es esa casa ? – Preguntó mientras se asomaba a la ventana.

– Está abandonada desde hace años.

– ¡ Cariño, ven a ayudarme con el café por vavor, este aparato no va!

– Voy, disculpa.

– Aquí estan los cafes, ¿ Cómo te gusta a ti, Hans ?

– De lo que usted diga, señor.

– Ohh Hans, trátame de tú.

Cayó la noche, Mark invitó a Hans a dormir en su casa dado que no había acabado la mudanza:

– Ven Hans, esta es tu habitación.

– Gracias Mark.

Era la una de la mañana, Hans no podía dormir por lo que se vistió y se encaminó al bosque para despejarse.

A la mañana siguiente, Mark fué a la habitación de Hans y este no estaba. Bajó las escaleras y abrió la puerta. Había un rastro de sangre y Mark lo siguió hasta llegar a un agujero que había en el suelo cubierto por ramas.

– ¡ Hans ! ¿ Estás bien ?

Este se tapó la cara por el deslumbre del sol. Mark le lanzó una cuerda paraa que pudiese salir. Fueron a casa y le curó la herida.

– ¿ Cómo te caistes ?

– Estaba viendo la casa abandonada cuando de pronto caí en ese maldito agujero.

– Pues te has dado un buen golpe. ¡ ¿ Cariño, dónde hemos puesto el betadine ? !

– ¡ Cariño !

– Espera, Hans, voy a por el betadine.

Vió que su mujer no estaba y bajó corriendo las escaleras:

– Hans mi mujer no está.

Este se quedó sin palabras.

– Voy a llamarla.

Empezó a sonar el movil de Naomi en la mesita de noche.

– Voy a buscarla.

– Te ayudo.

Hans se acercó a una señora y le preguntó:

– ¿ Ha visto a una señora de pelo rubio y ojos marrones ?

– Si, la ví anoche ir hacia un coche pero no vi más.

– Vale gracias señora.

– Hans, ¿ qué te ha dicho esa señora ?

– Nada…

Hans no se dio cuenta de que Mark había oído lo que habló con la señora y no entendía el porque se lo había ocultado.

Llegaron a casa y Mark le preguntó:

– ¿ Por qué no me has dicho lo que te dijo la señora ?

– Ya te lo dije.

– ¡ No me mientas, mi mujer está desaparecida y tú no me estás ayudando, ahora mismo me dices lo que sepas o no respondo… !

– Tu mujer está bien…

– ¿ Cómo dices ?

– Que está bien, sé donde esta, mañana tenía un vuelo de avión a Venecia, me iba a ir con ella.

– Déspues de yo haberte ayudado, ¿ Así me lo pagas ?

Se acercó a él y le asestó un puñetazo en la cara. Este se cayó al suelo. Cojió un palo de madera y fue hacia él:

– Tu te lo has buscado.

Meses después, Mark leyó en el periódico que su mujer se había escapado de una carcel de alta seguridad, mató a un policía e hirió a otro y se dio cuenta, de que había estado viviendo con una fugitiva.

FIN

MI TEATRO: ¿Y LAS LLAVES?

Era el año 2008. Verano. Una familia se va de vacaciones y tiene que coger un avión a Mallorca.

CARLOS. ( con bastante tranquilidad). Vamos, que llegamos justos de tiempo.

BEA. (histérica). ¡Ya lo sé! Pero no encuentro mis planchas. Seguro que las ha cogido María.

MARÍA. ¡Yo no las he cogido! para eso tengo las mías.

BEA. Las mías son mejores, seguro que las has cogido. Papá, dile algo.

CARLOS. Tranquilizaros, están aquí.

BEA. (aliviada). Buf, menos mal. Pues ya podemos irnos, ¿no?

CARLA. Me temo que no, chicas, no encuentro las llaves del coche.

CARLOS, BEA Y MARÍA. (al unísono). ¡¿Qué?!

CARLA. Lo que oís. Yo dejé las llaves en esa cómoda ayer, pero ya no están. Carlos, ¿no las habrás cogido tú por casualidad?

CARLOS. No, no. Yo cogí los pasaportes.

MARÍA. (muy preocupada). ¿Y qué vamos a hacer?

BEA. Esperad, ¿y Tomás?¿No estaba aquí hace un rato?

CARLA. Desde que sabe gatear… ¡Tomás!

El bebé llega gateando por el salón con las llaves del coche en la mano.

CARLOS, CARLA, BEA Y MARÍA. (al unísono). ¡Las llaves!

CARLA. (acelerada). Bea, coge las llaves, María, tú coge a Tomás.

CARLOS. Venga familia, que todavía tenemos tiempo.

A %d blogueros les gusta esto: