Archivo de la categoría: Libro de 3ºC

Copla a la muerte

La muerte viene acechando,

diciendo que quiere llevarme

sin retorno.

Me acerco a ella mirando,

sin saber lo que será rogarle

por polvo.

Me dice que tendré fama,

que nunca terminará

eterna es,

pero que es vida sin nada,

sin algo que acabará

tontería es.

Bob Quijote

En un lugar de España, el cual no me acuerdo cual era, vivía felizmente (en su casa) Bob Quijote.

Aparentemente, este hombre era adicto a una serie que nos apasionaba a todos de pequeños, estoy hablando de “Bob Esponja”. Era tan grande su locura, que cada vez que veía a alguien andar, se le venía a la cabeza el significativo sonido que producía Bob Esponja al caminar. Cada vez que veía alguna casa, la veía como una piña; y las piñas, las piñas… Las veía como piñas normales, no era mucha novedad. Prosigo:

Un día, Bob Quijote salió de su casa con un unos pantalones cuadrados, zapatos y unos calcetines largos, a buscar a algún compañero de “aventuras”. En su búsqueda, encontró a un hombre llamado Patrik López, pero tal era su locura, que lo empezó a llamar Patricio.

Estos dos personajes fueron a andar al campo, y encontraron unos molinos. Pero la locura por Bob Esponja era tan grande, que le jugó una mala pasada a Bob, y en vez de molinos, veía la significativa casa de Calamardo, y se asombró:

-¡Mira Patricio la casa de Calamardo!

+Yo solo unos molinos, ¿estás bien?

-Que sí que es la casa de Calamardo, ¡vamos a hacerle una visita!

Bob y Patricio entraron al molino donde supuestamente estaría Calamardo, pero era el dueño del molino.

-¿Quienes sois vosotros? -Replicó el duelo del molino

+¿Pero que dices Calamardo? ¡Si somos nosotros, Bob y Patricio!

-FUERA DE AQUÍ SI NO QUERÉIS PROBLEMAS. -Amenazó el dueño del molino.

Bob y Patricio se van.

Después de varios meses de “aventuras”, Bob se entera de que ya no programarían más Bob Esponja. Esto le rompió tanto el corazón a Bob que no pudo dormir por las noches, no comía, no salía de casa, no hablaba siquiera con Patricio, y eso le dolía mucho a Patricio. Así que Patricio decidió distanciarse de él.

Fin.

(Sé que estas historias no tienen moraleja, pero yo pongo una)

MORALEJA: La televisión te come la cabeza.

Soneto.

Se llama Pablo, es un poco tonto,

su pelo es raro, parece un cohete,

con esas pintas, parece Falete,

espero que se vaya hasta Toronto.

 

Todos queremos que se calle pronto,

de edad mental parece tener siete,

su cabeza sirve bien para ariete,

da igual lo que diga, yo lo confronto.

 

Esto es solo el principio de este cuento,

al tío, le da todo gran pereza,

y voy directo, como el complemento.

 

Sé que no leerás este gran soneto,

con tu barriga llena de cerveza,

y tampoco leerás este terceto.

En el que se puede medir el amor

¿En el que se puede medir el amor?
¿En kilómetros, horas, segundos?
¿En tiempo que estoy contigo en mi futuro?
¿O en la tristeza, en el odio y en dolor?
Es imposible medir el amor,
imposible medir sentimientos,
el recuerdo de los días pasados,
medir los momentos de vida mejor.
El dolor se recuerda concentrado,
bueno, que pasó, se nos olvida
lo malo, en la memoria se ha enraizado.
Y allí donde hubo amor queda una herida
la que se rememora ya en pasado
y no tener el alma divida…

Soneto

Yo construiré un teleférico

para poder mirarte a los ojos,

jirafa de la sabana con piojos,

experto en habla, siendo así afónico.

Y es que tú eres el más claro ejemplo

de que el más gigante de los gigantes,

el que para no mancharse usa guantes

es de entre los enanos el más perfecto.

Y es que ni el más valiente escalador,

ni el más loco de este tu manicomio,

a subir a alturas tan vertiginosas tiene el valor.

Sin odio escribo esto, leprocomio,

pues de escribirte he tenido el honor,

demonio con careta sigue siendo demonio.

Soneto

 

Érase un hombre que en la nariz ,

ni tenía lo que se llamaba un grano

lo que tenía era un piano

pero él seguía siendo feliz .

 

Su cabeza era como un regaliz

y su cuello como un gusano

cómo su cara que parecía un ano .

Porque se mareaba como una perdiz

 

Sus piernas parecen un espagueti

este era más feo que un mono

al hablar escupía confeti.

 

Porque su novia se llamaba Leti.

Su lengua parecía un gnomo.

porque en su lengua tiene un yeti.

 

 

 

SONETO: CRITICA A AlGUIEN

A veces Andrea es muy pesadina

calla un poquito la boca y te lo digo con amor,

es una crítica buena que te digo desde el corazón,

y también un poco cansina.

 

Hablas lo mismo que yo en clase

y a veces no paras de interrumpir y molestar

igual que yo cuando la profesora algo me va a preguntar

y tú hablas sobre todo en mate.

 

Esta crítica no te debe molestar

porque va a buenas

y lo necesito explicar.

 

En inglés hay que ir en orden y lo sabes

y tú quieres salir cuando no te toca

eso todavía en la cabeza no me cabe.

DONQUI VAMPIRO

En un lugar del mundo, cuyo nombre no quiero acordarme, bueno en realidad no lo digo, porque quiero y porque puedo, bueno, no me voy a enrollar, era, se llamaba…Santoña.

Allí vivía un hidalgo llamado Don Quijote. Era un ancianillo que estaba loco por la televisión, estaba enganchado a una serie, la Chica Vampiro, entonces decidió llamarse Donqui Vampiro y salir a la calle a hacer cosas vampíricas.

Cuando salió a la calle se cruzó con un chico que cantaba, entonces Don Quijote se pensaba que le estaba gritando y decidió “usar sus poderes vampíricos”, dio dos palmadas y se creyó que se hizo invisible y fué a por él. Más tarde Don Quijote y el chico pelearon y Don Quijote que iba a morderle, abrió la boca como para que le salieran los colmillos y le mordió, y el chico le pegó.

Después de todo lo sucedido, Don Quijote pensó que necesitaba un ayudante vampiro. Entonces fue a por su amigo Sancho Vampi, cuyo nombre real era “Sancho Panza” y le contó lo que le pasó con aquel cantante.

Entonces Sancho le dijo que no era vampiro y Don Quijote se lo replicaba y Don Quijote se lo demostró a Sancho, llevándole al campo, donde decía Quijote que era un campo vampírico. Después de unos minutos vinieron un par de vacas y el pensaba que eran unos bebes vampiros, y Don Quijote le dijo a Sancho:

-¡Amigo Sancho vampi! -continuó- ¡esos bebes vampiros atacan nuestros territorios!

-¡Eso no son vampiros! -respondió Sancho- ¡son vacas!

-Que no, que no, que son bebes vampiros -replicaba- te lo demostraré, verás.

-¿Cómo?- Preguntó Sancho.

-Pues con mi superfuerza- respondió Don Quijote.

-¡Tú no tienes superfuerza!- se lo volvió a decir- ¡Tú no eres ni seras un vampiro!

Y Don Quijote hizo caso omiso y atacó. Mas tarde vino el pastor diciendo a Don Quijote:

-¡No te acerques a mis vacas o verás!- dijo el pastor muy enfadado.

Don Quijote y Sancho se volvieron al pueblo y cuando llegaron Don Quijote vio que no estaba la televisión y le dijo Sancho:

-Mientras luchabas con aquellas vacas, llamé a un chico y le dije que se llevara la televisión.

-¡¿Cómo has podido hacer eso?!- dijo Don Quijote muy triste.

-Había que hacer algo para que dejaras de ver esas cosas y luego hacer tonterias en la calle-respondió Sancho.

Desde ese mismo dia Donqui Vampiro volvió a ser Don Quijote y no vio más la serie.

 

Soneto:

Persona inmunda y malhumorada

trabajas todo el día

como una voraz arpía

para amargar toda mi jornada.

 

Perturbas mis noches

amargas mis mañanas

las de mis compañeros y compañeras

para pagarlo en notas con reproches.

 

Las tardes soleadas miro con anhelo

cuando aún era una niña

sin tantos deberes y pérdidas de tiempo.

 

Me entra gran morriña

pensando en aquello

cruda realidad, cargada de tormento.

 

Raúl Gómez

Esta es la historia de un viejo de Santoña llamado Raúl Gómez, que loco se volvió por ver Narcos todos los días,al final de tanto ver la serie se creyó Pablo Escobar.

Tan loco se volvió que empezó a vender trigo como si fuera cocaína con un amigo llamado Po. Un buen día un cliente al que había vendido “cocaína” se lo reclamó, puesto que era una mentira, sin dudarlo un momento el cliente empezó a perseguir al “narcotraficante” en un momento Raúl divisó un helicóptero, se subió a el, pero no arrancaba, fue cuando su amigo Po le informó de que aquello no era un helicóptero sino un coche averiado que no funcionaba.

El excliente alcanzó a Raúl y le propició tan duro golpe que el “narcotraficante” cayó redondo al suelo,cuando despertó estaba en una celda, y así fue como acabó el más grande comercio de trigo que jamás haya existido.

A %d blogueros les gusta esto: