Archivo del sitio

Copla a la muerte de una gata

Aunque tú apenas me conozcas,

recuerdo ese precioso color,

querida Lumi,

y siento hoy unas grandes penas,

pues tu vida nos llenó de amor,

sobre todo a mí.

Pocas veces nos encontramos,

pero yo no te olvidaba,

me acordaba.

Mas es en estos momentos

cuando más te necesitaba,

te añoraba.

 

 

Copla a la muerte de su abuelo

Él sí era un buen hombre ,

vivió en otra época,

y sin pausa,

se convirtió en un hombre,

y con bastante ética,

vio, sin pausa,

la vida de un gran hombre,

que nunca se equivoca,

él me cuenta

cómo nunca pasó hambre,

usando bien la cabeza,

y destreza.


 

 

 

 

 

 

 

 

Coplas a la muerte de Laura

¡Oh! Mi querida Laura, cómo te echo de menos,

todavía recuerdo cuando aún estabas

¡Pobrecita mía!

Aún recuerdo cómo eran tus dedos

cómo pasábamos tardes hablando mientras andabas

¡Menudo día!

Con mucho dolor te he perdido,

ahora estoy solo en esta vida.

¡Como sonreía!

Contigo era el más feliz del mundo,

ahora no soy nadie por tu ausencia.

¡Ay, mi vida!

Coplas a la muerte de mi perro

Yo solo recuerdo tus grandes aullidos

que a mí solía tranquilizarme escuchar.

¿Y dónde estás?

Aunque a veces parecíamos absurdos,

aunque a veces yo te quería echar,

¿Y dónde estás?

Tú eras el mejor amigo del hombre,

eras lo mejor que podía yo tener.

¿Por qué no estás?

Tú me querías aunque fuese yo un pobre.

Te tenía aunque no te podía mantener

¿Por qué no estás?

 

Copla a la muerte de mi móvil

Mi móvil desaparecido

nunca le he encontrad0,

móvil mío.

Se perdió en el olvido

y roto y apagado,

móvil mío.

A ver si te encuentro

perdido por algún río,

móvil pobre.

¡Ay, mi gran lamento!

Sin él yo me enfrío,

móvil pobre.

Copla a la muerte de las personas

Dónde quedan los momentos,

dónde quedan los amigos,

lo vivido.

 

Y quién nos limitó los tiempos

no sabemos, no hay testigos;

ya se han ido.

 

Pereciendo en el abismo,

el mundo sigue girando.

Él no espera.

 

Sin conocerse uno mismo,

nos vamos de aquí dejando

la vida entera.

 

Copla a la muerte de mi móvil

¡Oh, viejo amigo! Muerto estás,

en esta piscina de roca

maciza.

¡Oh, viejo amigo! Ya te vas,

tenías el politono de la oca,

era tan pegadiza.

Te echo de menos un montón,

porque te fuiste ya

ahogado.

Con tu funda eras muy molón,

me dejaste mal,

destrozado.

 

Copla a la muerte de mi perro Thor

Nuestro perro se ha ido hoy,

te lloramos mogollón.

Thor se ha ido:

lo ha atropellado un convoy.

El conductor del camión

fue subido

al coche de policía,

mientras yo lloraba mucho.

“¡Pobre Thor!”-

mi pobre hermano decía.

Sólo piensa en el perrucho.

¡Qué dolor!

 

Álvaro Calera Trueba 3ºC

El adiós de mi mejor amigo

Cuando llegó tu retirada no me lo quería creer,

las lágrimas de mis ojos empezaron a brotar,

porque nunca más te veré.

 

Cuando sonó el teléfono yo no lo quería coger,

a la muerte no hay nada que la haga parar,

yo el mismo nunca volveré a ser.

 

Nunca debes de perder la esperanza,

debes afrontar la vida con valor

y no tenerle miedo a nada.

 

Después de toda nuestra confianza,

comprendo que la muerte es negra y no de otro color,

al igual que su mirada.

 

Falla el esquema métrico (dos versos largos y uno corto con la rima a b c a b c d e f d e f). Revísalo, que puedes sacar muy buena nota si lo ajustas a ese esquema.

 

Copla de la muerte de mi móvil

 

¡Oh, móvil de mi corazón!

¡Qué mal lo estoy pasando,

sin tu presencia!

Me acuerdo de ti un montón,

poco a poco te fui admirando.

Eras mi adolescencia.

Una mañana te hallé,

¡cuál fue mi tristeza:

verte colgado!

Poco a poco te desatornillé,

te vi en las manos de la realeza,

te vi acompañado.

 

A %d blogueros les gusta esto: