Archivo del sitio

La niebla

Cuenta la leyenda que hace tiempo en un monte cuyo nombre se ha olvidado, pasaban cosas inexplicablemente raras.

Todo comenzó cuando un grupo de alpinistas decidieron subir por primera vez aquel monte, que por entonces se llamaba “S2”.

Era la primera vez que alguien decidía hacer una cosa como esa en aquel monte, donde solo se veía el principio pero no el final. Todo el mundo acudió al pueblo que se asentaba sobre su ladera, para dar suerte al grupo de valientes alpinistas. Ellos estaban muy seguros de sí mismos, hasta que se les acercó una anciana y les dijo:

-“Cuidado con la niebla que parece un muro y no os deja ver”-

y con esta última palabra se fue.

A los alpinistas esto no les preocupó, sino que les daba más adrenalina para subir aquel extraño monte.

Decidieron empezar el ascenso.

Al principio todo iba bien, todavía no habían llegado a la parte donde empezaba la niebla, pero ya se veía un manto de ella a lo lejos.

De repente, ya no se veía nada, parecía que todos los árboles y arbustos habían desaparecido.

Se empezaron a preocupar e intentaron buscar un punto de referencia, pero no vieron nada.

Decidieron andar, ver si reconocían algo para poder salir de allí lo más rápido posible .

Comenzaron a desesperarse y se pusieron a gritar a ver si alguien los podía oír.

Miraron sus teléfonos, localizadores, gps, pero ninguno daba señales de vida.

Desde el pueblo se oían las voces de los alpinistas pidiendo socorro, pero ninguno fue lo suficientemente valiente para ir a buscarlos.

Hoy en día se siguen escuchando las voces y cada día con más desesperación.

¿Seras tú el siguiente en adentrarse en el terrible monte?

 

 

CASA DEL TERROR

En la noche de halloween, dos hermanos (Lucas y Oscar) fueron a la casa del terror. Los encargados les dijeron que tuvieran cuidado porque iba a dar mucho miedo. Pero los dos dijeron:

-¡Queremos entrar!.

Se pusieron en la fila y justo delante de ellos había una cuadrilla de niñas chillando de miedo y eso que todavía no habían entrado.

A las nueve de la noche, después de hacer una larga cola, les tocó entrar. Iban muy ilusionados por el miedo que iban a pasar. Llegaron a una sala oscura llena de telarañas , bichos y ratas por el suelo, y justo cuando se iban a otra sala salieron dos zombis y les impidieron el paso. Ahora si empezaban a asustarse.

Cuando iban por el túnel les salieron payasos diabólicos que les iban agarrando. Lucas que era el menor se aferró a la mano de Oscar. Todos los visitantes chillaban y las luces se encendían y se apagaban dando más miedo todavía.

De pronto Oscar se dio cuenta de que Lucas ya no estaba a su lado y empezó a llamarle:

-¡ Lucas! ¡Lucas! ¡Esto no tiene gracia! – pensando que le quería gastar una broma. Pero no era así. La gente que había allí se puso a buscarle y no le encontraban. Estaban todos preocupados porque había desaparecido por arte de magia.

De pronto Oscar vio un pasillo muy oscuro lleno de murciélagos, y como a Lucas le gustaban mucho se imaginó que estaría por allí. A gritos se puso a llamarle y de repente oyó una voz llorosa pidiendo auxilio. Parecía la voz de Lucas, pero venia del suelo. ¿ Se le había tragado la tierra?

De repente tropezó con algo. Era una trampilla; pidió ayuda a los visitantes de la casa. Entre todos lograron abrirla, había escaleras  rotas y chirriantes. Bajaron por ellas con mucho cuidado y allí, al fondo, a oscuras  y encogido se encontraron a Lucas dentro de una jaula. Abrieron el candado y le sacaron justo cuando llegaba el payaso diabólico.

Entre todos consiguieron meter al payaso en la jaula………..

 

 

CONTINUARÁ……..

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: