Archivo del sitio

Don Quijote y su adicción

 

En un lugar con cobertura total, de cuyo link no me puedo acordar, comenzó la siguiente historia que te voy a contar.

Don Quijote era un ciudadano peculiar, con su tablet y sus datos no paraba de navegar, estaba enganchado a The walking dead, que ni de día y de noche dejaba de ver.

En un solo mes las ocho temporadas consiguió ver y como ya tenía todo el tiempo del mundo extrañas cosas empezó a hacer.

Pensaba que las personas le iban a morder por lo que cuando veía a alguien empezaba a correr.

Pensaba que estaba loco entonces acudió a su compañero fiel y él le dijo que las series dejase de ver porque si no le iban a enloquecer.

 

Don Quijote y los alienígenas

En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme, vivía no hace mucho tiempo un hidalgo llamado Alonso Quijano, o según el “Don Quijote” el cual estaba loco debido a que este no comía ni dormía, solo veía y leía historias sobre extraterrestres.

Este hombre vivía atemorizado, según él, por el futuro ataque alienígena hacia su persona, tanto era así, que llevaba un gorro de aluminio que impedía que los extraterrestres pudiesen leerle la mente, el tampoco salia de su cuarto en todo el día y mucho menos de su casa, por miedo a estos.

Un día salió de su casa, debido a que todos le decían que se moriría si no salía de casa nunca. Salió, sí, pero no sin antes prepararse cogiendo una oxidada armadura de sus bisabuelos, para atemorizar a los alienígenas según él.

Una vez salio de casa vio algo en cielo moviéndose a grandes velocidades que parecía haber chocado contra el suelo no demasiado lejos, así que echo a correr por el camino se encontró con Sancho Panza un campesino de la zona, y le dijo que tenía que acompañarle, que iba a hacer su mayor descubrimiento y se lo pagaría en un futuro.

Después de andar 2 horas en linea recta se encontró con un hombre musculado, él pensó que era un alienígena y, aunque Sancho insistió en que era un hombre, él se abalanzó sobre él, dándole una patada, el hombre ante tal acción respondió con otra patada, la cual dejó inconsciente a Don Quijote.

Sancho llevó a este a su casa, donde después de saber lo que paso, decidió no volver al exterior y quedarse en casa

 

Don Quijote, un auténtico médico.

Alonso Quijano, un humilde señor, pasaba tardes enteras viendo la serie Anatomía de Grey. Era su gran pasión, soñaba con ser un gran cirujano como el protagonista de la serie, Derek Shephered, y poder tener una mujer como Meredith Grey, otra gran cirujana. La obsesión por la serie llegó a ser tan grande que Alonso empezó a pensar que era Derek, llegó hasta el punto de entrar en el hospital e intentar colarse en un quirófano. Por este motivo fue detenido dos veces, pero como realmente no era un delito se le liberaba.

Alonso llegó a tener una enfermedad que consistía en que todo aquello que soñaba era real. Una noche soñó que estaba en el hospital de guardia con su mejor amigo Alex y tenía una de las operaciones más importantes de su carrera, lo cual le hizo que perdiera los nervios. Una vez que realizó la operación se tranquilizó y esta salió mejor de lo que él esperaba. El gran problema de ese sueño ocurrió a la mañana siguiente, en el hospital apenas había gente debido a que ese día era festivo. De repente entró Mark, el cónyuge de una antigua paciente que había fallecido en una de sus operaciones. Mark creía que la muerte de su mujer era causada por culpa de Derek, Mark llevaba una pistola y con esta mató a varios pacientes y enfermeras. Cuando llegó al lugar en el que se encontraba Derek no se lo pensó dos veces y le disparó una bala en el corazón. Ese día en el hospital solo se encontraban los cirujanos Owen y su mujer. Hicieron todo lo que estuvo en sus manos pero esto no fue suficiente, Derek acabó perdiendo la vida y su mujer, Meredith, se quedó viuda y con dos hijos.

Una vez ocurrido esto, Alonso Quijano creyó que había muerto debido a su enfermedad y no se levantó de la cama en dos meses, hasta que apareció un amigo suyo y le despertó. Alonso creía que había resucitado y preguntaba por Meredith, su amigo, al ver cómo estaba, decidió ingresarle en un manicomio. En este Alonso entró en depresión y se suicidó porque creía que su mujer, Meredith, había fallecido o no quería saber nada más de él.

 

El Heladero

En un lugar de Cantabria de cuyo nombre no quiero acordarme, vivía un hombre llamado don Quijote, persona sin estudios pero con una gran afición a una serie de televisión llamada “Perception”. La serie se trataba de un profesor de Universidad que en sus ratos libres ayudaba al FBI para resolver casos delictivos, como asesinatos y robos.

Al rato de terminar de ver la serie, don Quijote salió a la calle donde le esperaba su amigo Sancho Panza. Iban por la acera mientras Sancho miraba su móvil, don Quijote empezó a tener una de sus alucinaciones relacionadas con la serie.

-¿Ves lo que estoy viendo detective Sancho?

-¡Ya empezamos!- dijo el amigo en tono resignado.

-Esa camioneta lleva un buen rato estacionada y está claro, la persona detrás de ese mostrador es un ladrón que simula estar trabajando mientras espía las viviendas para poder colarse por las ventanas y robar a la gente.

-Lo que yo veo es un heladero detrás del mostrador de su camioneta y solo se dedica a vender helados y gominolas a los niños- replicó su amigo Sancho.

El caso es que, efectivamente, no era un delincuente, era el heladero ambulante de la comarca conocido por todo el pueblo.

Se acercó don Quijote corriendo mientras simulaba con la voz la sirena de la policía. El pobre heladero, al verle, cerró la tienda y se refugió en la cabina del vehículo, arrancó y se marchó a toda prisa.

La gente que estaba en un parque cercano al principio pensó que era una broma pero, al ver huir de forma precipitada al heladero, pensó que el loco que iba corriendo iba a agredirlo.

-¿Lo ves, querido Sancho? Acabo de resolver un caso y evitar que ese ladrón entrara en las casas de este barrio.

Sancho que conocía perfectamente las alucinaciones de su amigo, se quedó callado y sin ponerse colorado siguió andando como si no hubiese pasado nada. Al poco rato vino un coche de la policía de verdad, alertados por un vecino se bajaron dos agentes que le pidieron la documentación a don Quijote.

-Soy el teniente detective don Quijote y voy a la comisaría para redactar un informe. Acabo de descubrir a un ladrón de pisos y se ha ido a la fuga.

Los policías se miran con cara de extrañados y seguidamente le cogen del brazo y lo meten al vehículo policial.

-¿Pero qué hacen? Les voy a degradar y a ponerles  a dirigir el tráfico.

-¡Venga a callar! Te vienes con nosotros por alteración del orden público-dijo uno de los policías.

-Señores agentes, por favor, no le detengan, es inofensivo. Don Quijote sufre alucinaciones relacionadas con una la serie de televisión policiaca y se piensa que es un detective famoso.

-Bueno lo llevaremos a la comisaría para que se calme un poco y en un par de horas le soltamos- dijeron  los policías- Pero que sea la última vez que nos llaman por los delirios de don Quijote

-Gracias, agentes-replicó Sancho- No se preocupen que ya se le pasará con este susto que se ha llevado.

Don Quijote dentro del coche camino de la comisaría no paraba de decir que era el mejor policía y que le condecorarían por su labor. Los policías se reían mientras pensaban que no sería la última vez que se tropezarían con este elemento.

DON QUIJOTE Y HAWAI 5.0

Don Quijote, cansado de los libros de caballerías, decidió ponerse a ver la tele y allí encontró una serie que le encantó, se pasó horas y horas pegado a la pantalla del televisor viendo capítulos y capítulos de Hawai.0, hasta que le quedó el culo cuadrado de estar tanto tiempo sentado en el sofá.

Cuando ya se había terminado todas las temporadas, escuchó un ruido muy fuerte en la calle y como estaba completamente loco se pensó que había sido un disparo, rápidamente cogió unas pistolas de juguete de un viejo cajón que estaban allí desde que él era un niño y salió a la calle dispuesto a acabar con aquel asesino. En la calle comenzó a interrogar y amenazar con las pistolas de juguete a todo el mundo y sus vecinos, dispuestos a seguirle el rollo y reirse de él, le dijeron que estaban muy asustados y que pensaban que el ruido procedía de la última casa del pueblo, allí acudió Don Quijote sin pensárselo y al entrar al patio de la casa con lo que se encontró fue ni más ni menos que un cumpleaños en el que unos niños pequeños estaban golpeando coon todas sus fuerzas una piñata y alrededor otros estaban jugando con unas pistolas laser.

Pero Don Quijote, que no distinguía el mundo real del ficticio, se pensó que allí lo que había era un hombre maltratando con un palo y tiroteando a una mujer, asustado llamó para pedir refuerzos a la policía, los agentes del pueblo nada más enterarse pensando que era verdad acudieron rápidamente a la casa y al encontrarse allí la fiesta , esposaron a Don Quijote y le llevaron a un psiquiátrico por loco.

DON QUIJOTE

Érase una vez un hombre llamado don Quijote. Tenía una obsesión por las series de acción, la sangre, las armas, pero sobre todo Hawaii.5.0. Soñaba con poder llegar a ser el protagonista algún día, y salvar personas en peligro y hacer justicia.

Un día decidió salir a la calle con un viejo traje de policía de su tatarabuelo, para salvar a los niños que se vean en peligro, mujeres asesinadas y hombres malheridos. Estaba tan obsesionado por esta serie que cuando comenzó a emprender su camino oyó a lo lejos un grito que parecía provenir  de una mujer. Empezó a correr y tardó unos instantes en llegar al lugar de procedencia de los gritos, allí en una granja era donde una cerda estaba de parto y su amo la estaba ayudando, pero don Quijote pensó que el hombre estaba maltratando a su mujer y esto le hizo enloquecer. Sacó el arma vieja que venía en el traje y disparó dos veces en el pecho al hombre para que parara de maltratar e evitar matarla.

Él,  pensando que había hecho un acto heroico,  se marchó a buscar un transporte para poder llevar al hombre a su casa y a “la mujer”.

Cuando volvió, no se encontraba allí la cerda, solo la hija del pobre asesinado llorando de pena al ver a su padre muerto. También se encontró a la policía que se lo llevó a la comisaria. Un día más tarde los policías decidieron meterlo 20 años a la cárcel.

EL HIDALGO Y SU SERIE

Un día Don Quijote, Alonso Quijano, se puso a ver una serie de televisión, se titulaba ” The Walking Dead “. Se puso a verla noche y día, día tras día, semana tras semana, no se despegaba de su televisor. Pero de pronto un día se levantó de su cama, fue a su salón y la tele no encendía. Llamo al técnico para que fuera a su casa a ver lo que le pasaba a su televisor, pero estaba estropeado. Le dieron un televisor de última gama como recambio temporal, también le dieron unas gafas 3D. En ese mismo día, continuó con la serie.

Al día siguiente probó sus gafas 3D, se sorprendió tanto, parecía real y tenía miedo, lo cual le llevó todo esto a hacer una barricada en su propia casa. Al próximo día se levanta muy despacio con mucho sigilo, estaba un poco trastornado con la serie, deliraba. Oyó un chillido que venía del bosque. Se vistió, se puso su armadura y se llevó consigo una espada. Se fue al bosque, caminó por un barranco y se cae contra una roca. Pasaron 3 días desde la caída, seguía en el bosque, de pronto ve algo a lo lejos y era el carnicero que fue a tirar unos desperdicios al bosque, y al estar manchado de sangre, Don Quijote lo confundió con un zombie y se lo cargó.

Camino al pueblo se emborrachó porque hizo un asesinato. Él, todo borracho, vio a los habitantes convertido en zombies, Don Quijote se puso a hacer picadillo a todo el mundo que se le cruzaba. Entró a su casa, cerró todo y se fue a su cama. A la mañana siguiente se levanta, sale afuera y ve que todo el mundo seguía vivo, y él, confuso, se desmayó. Abrió los ojos y estaba en medio del bosque, vio un zombie de verdad y no le hizo caso, pensó que era el golpe que se había dado antes. Se marchó a su casa, se durmió y ese mismo día después de ha verse echado una siesta larga miró por la ventana y todo el mundo era zombie.

Hawaii 5.0

Don Quijote en un lugar de Castilla la Mancha, se aburrió de las novelas de caballerías y se volvió loco viendo la serie HAWAI  5.0.

Entonces el Quijote empezó a creerse en Steve Macgarret, que era el protagonista. se puso las armas de policía y salió a la calle a defender a los ciudadanos. El Quijote iba por la calle vigilando y vio a unos monigotes de prado para asustar a los pájaros, se creyó que eran unos chavales que está saltando a una casa para robar unas verduras. Entonces cogió su arma y les gritó:

– “¡Cómo no salgáis de ahí os pego un tiro!

Y como eran monigotes no salieron de ahí, y Don Quijote entró por atrás para que no se dieran cuenta. Les empezó a disparar para matarles y así fue les dejo destrozados. De pronto vino el dueño de esos monigotes y dijo:

– ¿Qué ha pasado aquí?

Y el Quijote le dijo que habían entrado a robar unos chavales y el dueño le dijo que eran unos monigotes. El Quijote no se lo creía y decía que le había salvado sus verduras, y hasta que le convenció el dueño al Quijote siguieron discutiendo un rato.

Entonces el Quijote se dio cuenta de que no era lo suyo las series de policías y decidió ir por las series de drama.

 

A %d blogueros les gusta esto: