Archivo del sitio

Simeone y Torres

http://www.elmundo.es/deportes/2016/03/16/56e89f1dca4741c4088b4585.html

La efectividad en la tanda de penaltis era impropia de la ansiedad con la que se habían disputado los 120 minutos de juego. El Cholo Simeone no quería verlo. Caminaba como un preso en su celda, de un extremo al otro. Era necesario algo para romper una dinámica que pesaba cada vez más para el Atlético, siempre por detrás en la tanda.

Cholo Simeone le dice a gritos al portero Oblak: ¡Oblak, PÁRALO!

Oblak con una mirada al Cholo Simeone para que confiase en él y Oblak lo consiguió al final parar el balón de  Narsingh. Todo el público del estadio aplaudiendo gritando ¡OBLAKK OBLAKK! totalmente el público emocionado.

Cholo Simeone: sí, sí .El Cholo Simeone totalmente emocionado. Seguidamente el Cholo Simeone le dice a Fernando Torres.

Fernando: Venga, sal y tira tú el último y decisivo penalti del partido. Le dice a Fernando Torres.

Fernando Torres contesta:Vale, Cholo, confía en mí.

Todos esperando al último penalti. El público vio salir a Fernando Torres y gritando TORREEESSS TORREEES. Finalmente el inquietante penalti de Fernando Torres se preparó, lanzó y todo el publicó asombrado y entusiasmado de verlo para el publicó el tiempo se le hacía largo y finalmente marcó gol y todo el estadio gritando TORREESSSSS TORREESSS.

Fernando se dirige al Cholo y le dice: Lo hice, Cholo, lo hice. SÍ, SÍ HEMOS GANADO, SIIII. Después se dirije a Oblak y le dice: TE QUIERO, TIO, TE QUIERO, ERES MUY GRANDE, HEMOS GANADO. SI. Totalmente emocionado todo el estadio y Fernando Torres se despide con un abrazo al portero del Atleticó de Madrid

 

LOS ÁRBOLES ENFERMOS

http://www.elmundo.es/madrid/2016/03/02/56d7675fca474141638b45de.html

Un día yo paseaba por el bosque, cuando de pronto vi un montón de árboles muertos. Los investigué y vi a unos pequeños parásitos que se estaban alimentando de los árboles. Pronto llamé a la policía para que investigaran el caso.
Me dijeron que los árboles habían sido contaminados por un parásito como yo sabía pero añadieron una cosa que me sorprendió y fue que los parásitos los había echado una persona. El caso era buscar a quién los había depositado en los árboles para matarlos. Pronto lo descubrimos y resulta que era mi compañero de clase Pablo. Ya sabíamos quién era pero aun teníamos que capturarle. Cuando de pronto le vimos echando  mas parásitos en el bosque de al lado.Le perseguimos durante dos horas cuando de pronto se rindió.
Le metieron en la cárcel y se plantaron nuevos árboles que cada primavera florecían  y llenaban el bosque de alegría.Todo el mundo estaba contento,y los árboles vivieron durante muchos años.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: