Archivo del sitio

EL FANTASMA DE LA FOTO

Hola a todos, queridos oyentes. Hoy os voy a contar una nueva historia que trata de una foto muy espeluznante, la historia comienza un 31 de Diciembre de 1990 en Albacete.

Todos los años la familia Pérez Reverte, a la que yo pertenezco, hacíamos una fiesta  para despedir el año y recibir el que vendrá, como siempre se hacen todos una foto de familia, en 1990 no había móviles para hacerse selfies, entonces Juan se levantó para sacar la foto con ese chisme plateado que me recuerda a mi infancia.

Todos estábamos vestidos con nuestras mejores ropas, yo estaba entre mis primos, de repente oí un movimiento de silla pero no vi a nadie, me olvidé de ello y me preparé para la foto, en mi opinión la foto salió genial, estaba deseando que la revelase para verla.

Al cabo de unos días Juan fue a revelar la foto y nos dijo que tenía una cosa muy importante que decirnos al parecer aparecía una señora mayor en el hueco de Juan, pero aquel día nadie vio a una señora mayor en aquel sitio.

Tras unos años volví a aquel sitio, estaba abandonado e infestado de ratas, aun hoy en día se sigue escuchando aquella voz que decía ” pásame la foto por el whatsapp”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La fábrica encantada

Esta historia, aunque pueda no parecer cierta, es totalmente verídica. Todo comenzó en un pequeño pueblo a las afueras de Madrid. Era un pueblo prácticamente abandonado, en el que habitaban apenas ocho personas, de los cuales dos eran niños. Ella se llamaba Clara y él se llamaba John. En este apartado pueblo había una fábrica abandonada, y los mayores del pueblo no se acercaban a más de cincuenta metros de ella y no dejaban por nada del mundo acercarse allí a los más pequeños.

Un día, al anochecer, Clara volvía de casa de John.  Su casa y la de John estaban bastante lejos y se tardaba unos quince minutos andando. Ese día era muy nublado, cuando Clara estaba pasando por delante de la fábrica se puso a diluviar y decidió entrar en la fábrica para refugiarse. Dentro estaba muy oscuro, pero la luz de la calle entraba por los agujeros de las paredes y del tejado. Cuando ya habían trascurrido unos cinco minutos desde que Clara había entrado en la fábrica comenzó a escuchar el sonido del viento dentro de la fábrica. A Clara le resultó extraño ya que veía los árboles de fuera y apenas los movía el viento. Como le resultaba extraño, se adentró en la fábrica y comenzó a escuchar golpes de metal con un ritmo, cada vez que se adentraba más en la fábrica los golpes eran más fuertes y más rápidos. Clara comenzó a asustarse ya que no encontraba el origen de esos sonidos. De repente apareció delante, a unos dos metros, una niña de unos cinco años muy pálida, con un camisón blanco, sucio, con el pelo rubio, manchado y enredado, tenía los ojos irritados y azules muy muy claros y los labios con un tono morado. Clara la preguntó quién era, ella no contestó y la dijo gritando que se fuera. Clara la dijo que no podía, que llovía demasiado y la volvió a preguntar quién era. La niña contestó que ya no era nadie, que había muerto hace muchos años y se acercó a Clara. Clara retrocedió y se quedó pensando que si se había muerto tenía que ser un fantasma. Clara se estaba asustando y la niña comenzó a correr hacia ella riéndose y gritando que no debería haber entrado en esa fábrica. Clara se dio la vuelta y corrió con todas sus fuerzas hacia la salida. Clara salió por la puerta cuando la niña ya la estaba alcanzando y la niña se quedó en la puerta viendo cómo Clara se alejaba, era como si aquel fantasma de esa niña no pudiese salir de allí.

Clara decidió no volver a acercarse allí y  no contarle a nadie lo ocurrido aquel día en esa fábrica abandonada, ya que pensarían que estaba loca.

El cementerio encantado

Cuentan los viejos que el día 4 de diciembre de 2002 a un señor se le había muerto la madre fue a llevarle una flor y justo ese día la luna estaba llena.

El fue a tirarle la flor y de repente ve saliendo manos del suelo. El chico con mucho miedo salio corriendo. Los zombis empezaron a perseguir al chico. Al cabo de veinte minutos corriendo, encontró una casa muy vieja, se metió en ella, la puerta se cerro sola las ventanas el chico tenía mucho miedo por que estaba a oscuras saco su móvil y puso la linterna  y fue a mirar la casa y ve unas escaleras estaba subiendo las escaleras cuando oye” vete de aquí” y rompieron la escalera que había subido el chico con mucho miedo bajo las escaleras y en la nevera escribió ” vete ya de aquí “. El  chico con mucho miedo alumbró con la linterna al techo y vio muchas lámparas. De repente se cayó las lámparas y se rompieron. La puerta estaba a punto de romperse, el chico se escondió en un armario.

El chico tenía mucho miedo y de repente se oyen pisadas fuertes: los zombis lo estaban buscando pero no lo encontraban. El chico tenía muchas ganas de estornudar, los zombis se iban y de repente oyen estornudar al chico. Subieron arriba donde estaba, abrieron la puerta del armario. Unos dicen que vivió, otros que su alma sigue vagando por la casa.

La misteriosa desaparición de Hans Thomson

Un día de 1942, un hombre llamado Hans Thomson desapareció sin dejar rastro y os voy a contar los sucesos que pasaron.

Hans se mudó a un publecito apartado de la sociedad, este vivía en Seattel y quería conocer otros sitios por lo cual se fue.

Este estaba solo, por lo cual tenía que realizar su mudanza solo. Cuando se disponía a empezarla, una voz le dijo por detrás:

– ¿ Le ayudo ?

– Sí, por favor, el camión de la mudanza me ha dejado tirado.

– Pues será un placer ayudarlo. ¿ Dónde llevo las cosas ?

– A aquella puerta de allí por favor.

– Ahh. Es usted el nuevo vecino, es un placer, Mark Eduard.

– Hans Thomson.

– Ven Hans, te invitaré a un café en mi casa, ya continuará más tarde.

– Vale señor. – Dijo mientras le seguía.

– Hans, esta es mi mujer Naomi Whattson.

– Es un placer conocerle, Hans.

– Igualmente, señora, muy bonita la casa.

– Voy a preparar los cafes, ahora vuelvo. – Dijo Eduard.

– Y ¿ dónde vivías antes ?

– En Seattel, señora.

– Nostros llevamos un año viviendo aquí.

– ¿ De quién es esa casa ? – Preguntó mientras se asomaba a la ventana.

– Está abandonada desde hace años.

– ¡ Cariño, ven a ayudarme con el café por vavor, este aparato no va!

– Voy, disculpa.

– Aquí estan los cafes, ¿ Cómo te gusta a ti, Hans ?

– De lo que usted diga, señor.

– Ohh Hans, trátame de tú.

Cayó la noche, Mark invitó a Hans a dormir en su casa dado que no había acabado la mudanza:

– Ven Hans, esta es tu habitación.

– Gracias Mark.

Era la una de la mañana, Hans no podía dormir por lo que se vistió y se encaminó al bosque para despejarse.

A la mañana siguiente, Mark fué a la habitación de Hans y este no estaba. Bajó las escaleras y abrió la puerta. Había un rastro de sangre y Mark lo siguió hasta llegar a un agujero que había en el suelo cubierto por ramas.

– ¡ Hans ! ¿ Estás bien ?

Este se tapó la cara por el deslumbre del sol. Mark le lanzó una cuerda paraa que pudiese salir. Fueron a casa y le curó la herida.

– ¿ Cómo te caistes ?

– Estaba viendo la casa abandonada cuando de pronto caí en ese maldito agujero.

– Pues te has dado un buen golpe. ¡ ¿ Cariño, dónde hemos puesto el betadine ? !

– ¡ Cariño !

– Espera, Hans, voy a por el betadine.

Vió que su mujer no estaba y bajó corriendo las escaleras:

– Hans mi mujer no está.

Este se quedó sin palabras.

– Voy a llamarla.

Empezó a sonar el movil de Naomi en la mesita de noche.

– Voy a buscarla.

– Te ayudo.

Hans se acercó a una señora y le preguntó:

– ¿ Ha visto a una señora de pelo rubio y ojos marrones ?

– Si, la ví anoche ir hacia un coche pero no vi más.

– Vale gracias señora.

– Hans, ¿ qué te ha dicho esa señora ?

– Nada…

Hans no se dio cuenta de que Mark había oído lo que habló con la señora y no entendía el porque se lo había ocultado.

Llegaron a casa y Mark le preguntó:

– ¿ Por qué no me has dicho lo que te dijo la señora ?

– Ya te lo dije.

– ¡ No me mientas, mi mujer está desaparecida y tú no me estás ayudando, ahora mismo me dices lo que sepas o no respondo… !

– Tu mujer está bien…

– ¿ Cómo dices ?

– Que está bien, sé donde esta, mañana tenía un vuelo de avión a Venecia, me iba a ir con ella.

– Déspues de yo haberte ayudado, ¿ Así me lo pagas ?

Se acercó a él y le asestó un puñetazo en la cara. Este se cayó al suelo. Cojió un palo de madera y fue hacia él:

– Tu te lo has buscado.

Meses después, Mark leyó en el periódico que su mujer se había escapado de una carcel de alta seguridad, mató a un policía e hirió a otro y se dio cuenta, de que había estado viviendo con una fugitiva.

FIN

Leyenda de terror: El matrimonio maldito

Era un día de amor y alegría para la familia Riapira ya que la pequeña ¨niña¨ de la familia se casaba.

Fue un día de intensos nervios pero no tardó en emperorar…

Un mes antes, al ir a reservar una fecha, a nada más empezar la conversación el cura avisó que no se haría cargo si pasaba alguna tragedía, ellos no hicieron mucho caso a lo que les dijo aunque les dejó sonando las palabras de ese señor, pero pensaron que iba en plan cachondeo. Lo reservaron para el 27 de mayo del 2000, en la iglesia Santa María Resplandor. Al decir a la gente que se casaban allí, todo el mundo se sorprendía ya que solo 7 personas al año se casaban allí y se contaba que hay una mujer que se enamora de todos los novios que pasan por el altar e intenta separarles hasta el fín. Ellos, felices y sin importancia de lo que piensen, empezaron con la vestimenta, decorativos etc…

¡Llegó el día! estaba todo el mundo gritando y aplaudiendo. Andando ella vío como una adolescente con aspecto raro al lado de un árbol a unos metros de ella la decía ¨es mío¨, asustada pestañeó y volvío a mirar, allí ya no había nada así que paso del tema. Siguió la ceremonia normal y corriente, llegaron al hotel donde iban a comer. La novia fue al baño se miró al espejo y la volvió a ver a ella, le preguntó

-¿Quién eres? ¿Por qué me persigues? ¿A qué te referías con el ¨es mío¨? ¿Qué quieres de mí?

Ella hechó una carcajada malvada y dijo:

-Solo te digo que te alejes de él o las tendremos tu y yo.

La novia se puso a gritar, el novio entró y vio el espectáculo que estaba sucediendo, la mujer estaba aplastando la cabeza de la novia contra el lavabo, él fue la separó, ella se calló en sus brazos y murió… él miró hacíá todos los lados buscando a esa mujer y apareció delante de sus narizes y le dijo en el oído ¨eres solo mío, nunca lo olvides te perseguiré hasta el fín¨ y le dio un beso en la boca.

Y así fue, la novia murió, él a los meses se suicidó ya que se sentía gravemente acosado, acudió a varios psicólogos y médicos pero ninguno pudo resolver nada, la mujer no le dejaba en paz ya que si se acercaba alguna chica empezaba a manifiestarse agrediéndola fuertemente. A la madre de él la mato por ir un día a su habitación y acostarse con él mientras desayunaban. Él se suicido tirándose desde un alcantilado. Debido a lo ocurrido la  iglesia la tuvieron que derrumbar y se dice que en ese pueblito aun siguen andando por entre las calles haciéndoles el mal a la gente y encantada por espiritus que te quieren matar.

LEYENDA DE TERROR: LA FAMILIA.

Una noche oscura iba una familia, la madre, el padre, y los dos hijos, paseando por un callejon oscuro, cuando de repente hubo una explosión y desaparecieron en la nada.

Al mes siguiente iba otra familia, padre, madre y un  hijo, y la familia que desapareció se cruzó en su camino y dijeron asustados: no paséis por allí, que es por donde desaparecimos. Les hicieron caso y al cabo de unas horas vieron en el telediario que unos jovenes desaparecieron en el mismo lugar  donde les dijo la familia desaparecida que no pasasen.

Todavía no se sabe si es cierta esta historia, pero lo que sí se sabe es que los j0ovenes desaparecieron también el mismo día que la familia desaparecida.

EL HOMBRE DE BLANCO

Dice la leyenda que hace 50 años en una casa en el campo un campesino vio a un hombre en medio de sus tierras. El hombre estaba muy lejos, así que no le veía bien el rostro. El hombre siguió parado en medio de sus tierras 2 horas más, parecía una estatua. El campesino le gritó que se fuera o llamaba a la policía. El hombre de blanco no hizo ni un solo gesto. Como el campesino había dicho, llamo a la policía y le dijo que un hombre al que no le podía ver bien el rostro estaba en sus tierras y no se iba. El campesino colgó el teléfono, volvió a ver por la ventana y vio que el hombre de blanco se acercaba lentamente. El campesino aterrorizado llamó otra vez a la policía para que se diera prisa. 5 minutos después el hombre no tenía rostro, era entero blanco, llevaba una ropa maltratada y muy sucia, pero seguía blanca. El campesino dio un gran grito.

Al llegar la policía lo único que vio fue un rastro de sangre que llegó hasta la puerta. No se supo del cadáver del campesino, ni del hombre de blanco.

LA TEJA DE LA FUENTE: leyenda.

En un día soleado mientras paseaba en mi bici con mi hermano por el pueblo, se nos ocurrió ir a llenar nuestras botellas de agua a la fuente de la teja, cuando llegamos, estábamos tan sedientos, que no nos dimos cuenta de que allí había un anciano, mirando seriamente la fuente de la teja, después de rellenar mi botella, me di cuenta de su presencia, tenía los ojos grises por causa de los años, escaso pelo blanco y la piel poco cuidada.

El anciano se dirigió a mí y me dijo:

-¿Sabes por qué esta fuente se llama la fuente de la teja?

Yo le dije que no lo sabía…

Miré a mi alrededor, pude ver unas palabras escritas en piedra, pero no las pude leer, parecían tener más años que el anciano que estaba a mi lado.

Mientras esto ocurria mi hermano buscaba fósiles por el alrrededor.

Las letras parecían latín, pero no os lo puedo asegurar, el señor lo tradujo como si de memoria se lo supiese.

Aquel anciano tan amable me contó que eso era una tumba que maldecía y desterraba a los pocos trozos que quedaban de una pequeña teja.

Le pregunté con curiosidad de qué se trataba y hace cuánto tiempo ocurrió.

Me contó que no lo había visto con sus propios ojos, fue su padre quien le confió el terrible secreto.

Yo le pregunté que por qué la fuente y el me dijo que por que allí nació el poder de la pequeña teja, yo me preguntaba si lo que me contaba era cierto…

Le dije que me contase la historia, así nos dejaríamos de preguntas.

El empezó:

-Todo comenzó, hace mucho tiempo, bajo este suelo que ahora pisamos, aquí se hizo una casa, al lado de esta fuente natural, para prevenir la escasez de agua. Esa casa se construyó de piedra y tejas.

Todas la tejas brillaban con la lluvia, menos una oxidada y mugrienta. Un día, mientras el amo de la casa salía esta se resbaló y lo mató del golpe.

Enterraron la teja por que había varios rumores y a la gente le parecía demasiada casualidad.

La casa se destruyó por los mismos rumores cada vez más grandes.

Después de dos meses, un niño que jugaba con su pala de madera, encontró la teja, la limpió y la puso encima de la fuente, le pareció que no quedaba mal.

A la mañana siguiente, el niño volvió a la fuente para beber agua, la teja se cayó encima de él, acabando así con su vida.

Los rumores se volvieron evidentes, así que volvió a ser enterrada, con un cartel en el que ponía claramente precaución.

Hace tres años un adolecente que iba con sus amigos la desenterró para hacerse el duro con sus amigos, a la mañana siguiente volvió con sus amigos para proseguir la broma y se le cayó en la cabeza, lo que causo su muerte.

Así que la gente hizo la teja añicos y puso esa lápida para que la gente no se atreviese ni siquiera a tocarla.

El anciano me agradeció el haberle escuchado y que había sido un placer, de allí me fui hasta mi casa con esa pequeña duda que todavía hoy da vueltas en mi cabeza.

Leyenda de terror

Era una noche se luna llena, en casa de una familia humilde.

Estaban cenando judías, los cinco: el mayor Jonatán, la mediana Lía y la pequeña July, también los padres Liz y Tom.

Ellos cenaban como todos los días, pero lo que no sabían era que se iban a enfrentar a un ser de otro mundo.

Su baño estaba fuera de la casa, y como la pequeña July quería ir al baño, la madre la llevó hasta la letrina donde se repente una sombra paso corriendo de tras de la letrina muy deprisa. La niña se asustó y salió corriendo, a los pocos metros se cayó al suelo.

En ese momento July empezó a convertirse en un grande y feo minotauro y la madre entre gritos e intentar huir pudo ver una luz en forma de mordisco en el cuello y ella pensó que le había mordido algo.

La madre, en cuanto llego a la casa, les dejo a su familia y la llevó a un sitio segura.

La niña pequeña estaba llorando en el suelo sin su familia que había huido de ella al pensar que era un monstruo.

LEYENDA DE TERROR: LA ROSA MUERTA

Hacia los años cincuenta, en una antigua casa de un pueblo llamado Gama, vivía una pareja muy feliz, Hasta que la mujer le fue infiel a su marido con un campesino de la casa de enfrente.

La mujer se llamaba Rosa, el marido enfadado los asesino quemándolos en la hoguera al lado de la casa y se marchó rápidamente. No la apagó, así que se creó un incendio que destruyó toda la casa.

Pasaron los años y nadie se atrevía a construir allí porque decían que rondaban entre los restos de la casa. Hasta que llegó al pueblo un constructor portugués que no se creía esas cursiladas y construyó allí una casa. Esa casa la compró mi madre  a la que no le habían contado nada de los fantasmas, así que yo desde que tenía unos meses veo a Rosa y a su amante entrar y salir de mi habitación. Bueno, en realidad no los veo sino que oigo sus pisadas y una rosa flotando en el aire, lo que quiere decir que alguien la lleva, y ahora pensaréis:

¿y no tienes miedo?

Pues no, porque como ya os he dicho llevo viéndolos desde que tenía unos pocos meses así que ya son como alguien de la familia para mí.

A %d blogueros les gusta esto: