Archivo del sitio

CONSTELACION NOCILLA

Había una vez un señor llamado Cacao y su hermana Avellana con el que estaba casada con un joven guerrero llamado Azúcar.

Azúcar se fue a una guerra en el Olimpo donde se ubicaban los dioses buenos y los dioses malos y tenían que exterminar a los dioses malos. A Azúcar le mandaron al Olimpo porque era mortal y todos los demás dioses eran inmortales. Pero había un cuchillo en el Olimpo que podría matar a los dioses pero solo lo pueden utilizar los mortales como Azúcar .

Entonces Azúcar cogió el cuchillo y empezó a matar a todos los dioses malos y cuando mató a todos intentó salir del Olimpo pero Azúcar no sabía que los dioses le habían tendido una enboscada entonces un dios cogió su cuchillo y le cortó la cabeza .

Entonces cuando Avellana se enteró de que su amado había fallecido fue al Olimpo y ella misma cogió el cuchillo para matar a los dioses. Cuando terminó de matar a todos, ella se suicidó por el amor que tenía a su amado.

Entonces Cacao va al Olimpo porque en realidad Cacao era el dios más importante del Olimpo, entonces para que vivieran ellos tres juntos para siempre, se transformaron en la constelación Nocilla y vivieron para siempre juntos.

Dios del fútbol vs. Dios de las Trampas

En las marismas de Santoña hubo una leyenda que trataba de el Dios del fútbol y el Dios de las trampas.

El Dios de las trampas le propuso al Dios del fútbol que si quería jugar un partido y el que ganara se quedaba con las marismas de Santoña. El Dios de fútbol, como era muy bueno, estaba machacando al Dios de las trampas, pero el Dios de las trampas estaba como siempre haciendo trampas, le hizo una zancadilla y le tiró al suelo. La Diosa de las Amapolas vino a ayudar al Dios del fútbol, se enfadó y machacó más al Dios de las trampas, hasta que al final el Dios de las trampas se rindió y el Dios del fútbol se quedó con las marismas de Santoña.

El mito de los Dioses

(En este mito suceden cosas increíbles).

Un día Hércules y su querida Atenea salieron a pasear con sus dos niñas: la diosa del agua Atlántica y la diosa de la tierra Diosa naturaleza y estas se llevaban tan mal que sus padres estaban todo el día muy tristes pensando en cómo hacer que se llevasen bien. Así que Atenea y Hércules pensaron en que debían quitarlas los poderes para así hacer que se unieran para conseguir aquello que se propusieran, solo las dieron algunos territorios en forma de poder, a la Diosa Madre: poder de hacer territorios por toda Santoña, sin embargo, a la Diosa Atlántica el poder del agua.

Las dos hermanas, al ver la tristeza al que estaban sometiendo a sus padres al llevarse tan mal, decidieron recompensarles llevándose bien y decidieron unir sus poderes y construir a sus padres (ya que eran Dioses) decidieron construirles un santuario para aquellos que decidiesen rendirles culto.

 

 

EL DIOS MAR Y LA DIOSA ISLA

Érase una vez, hace mucho tiempo, el Dios “MAR” y la Diosa “ISLA”, se peleaban porque  Mar le había quitado la tierra a Isla y para vengarse Isla le quitó el agua a Mar. Después de mucho tiempo los dos llegaron aun acuerdo y cada uno devolvió lo que había robado, pero cuando se iban a devolverlo Isla se tropezó con el agua entre sus manos y chocó con Mar que sujetaba la tierra, el agua y la tierra se unieron y los dos Dioses también y así se crearon las MAR-ISMAS (Marismas).

Constelación de Alegría y Tristeza

Un día nacieron dos gemelos: Alegría y Tristeza. Alegría siempre estaba riendo y Tristeza siempre estaba triste.

Los dioses, al ver lo distintos que eran, decidieron separarlos para que no se hicieran daño el uno al otro. Los dos, tras vivir echando de menos a su hermano, decidieron volver a encontrarse pero los dioses no les dejaron volver a verse aunque lo intentaron.

Tras su muerte los dioses se dieron cuenta de lo crueles que habían sido y decidieron volver a juntarlos en el cielo.

Constelación Patricio Estrella

Hace 7.000 años Poseidón (Dios del mar) encontró una estrella de mar de un color muy peculiar y se la llevó a su hogar. Poseidón la llamó Patricio Estrella y le dio poderes mágicos como poder hablar. Patricio, para agradecérselo, le quería ayudar en todo y, como era muy torpe rompia, tiraba todo. Cuando limpiaba echaba el polvo al suelo y luego no recogía. Cuando servía la comida, se le caía todo. Cuando cogía los platos del fregaplatos, se le caían. Poseidón, al saber esto, le echó de su casa pero días más tardes se arrepintió y salió a buscarle. Gracias a dios, le encontró y fueron felices y comieron perdices.

Constelación Memo

Todo empezó con un pez nadando tranquilamente por el mar llamado Crasiotocho pero su mote es Memo. Cuando iba para el instituto se encontró a un pez llamado Mema, los dos se hicieron muy amigos.

Como los dos estaban en tiempo de guerra, un general les comentó que estaban alistados al ejército .

Empezó la III Guerra Acuátimundial, los dos memos fueron al palacio del tiburón sagrado, tenían una bombiaqua de 5 minutos que la pusieron en la estatua porque en realidad era un ordenador para activar un bomba nuclear. Entonces apareció el que estaba detrás de todo, Tibutaiguer.

Los dos memos lucharon y lucharon. Cuando los tres estaban ya agotados, quedaba un minuto para que explotase todo pero Memo se sacrificó con lo que tiró por la ventana a Mema para salvarla. Memo se quedó con Tibutaiguer dentro, agarrándole con todas sus fuerzas al lado de la estatua. Cuando pasó el minuto, ¡¡¡BoOOOOoOOOOOMMMMMMM!, reventó todo.

Mema estaba llorando por la muerte de Memo, entonces Poseidón se le apareció delante de ella y le dijo:

– ¿Querías mucho a Memo? Porque si le quieres seguir viendo, lo podrás hacer todas las noche mirando al cielo.

Entonces dijo Mema:

– ¿Sí? Muchas gracias, adiós.

Poseidón le contestó:

– Adiós.

 

 

Vía Colorín

Hace miles de años la Diosa Artesca estaba en un bonito jardín del Olimpo, donde los demás dioses disfrutaban de sus actividades favoritas. Ella, como buena Diosa de la pintura, se disponía a pintar uno de sus bonitos cuadros, cuando entró hecho un furia el Dios Serp. Este Dios es el Dios de la venganza, y hacía unos días la Diosa Artesca le había humillado al dibujarle ridículo en uno de sus cuadros, así que decidió vengarse de la mejor forma que podía con esta Diosa: tirando sus colores para que no podría dibujar otro cuadro, así que le dio un golpe a su paleta de colores.

Todos los colores salieron volando. La Diosa muy enfadada le pintó toda la cara de color rojo a Serp con lo que le quedaba en su pincel. Entonces Serp la dijo que mirara al cielo y que se fijara en donde habían terminado sus colores, la Diosa, al ver que se había formado una gran Vía, decidió ponerla un nombre y sacarle provecho a esa situación, fue entonces cuando decidió que la llamaría Vía Colorín. Al final Serp olvidó todas sus diferencias con Artesca y se hicieron buenos amigos.

 

 

 

La vía del queso

Había una vez el Dios Orchestra que dijo a su hijo que olía muy mal.

El hijo olía a queso, el padre le serró los pies para que se fueran los quesos de los pies, al final salieron unos 1500 quesos. El padre le dice al hijo:

-Pero, hijo , ¿dónde te has metido que te huelen los pies tanto?

El hijo le responde:

– Papá no me he metido en ningún lado… aunque ahora que pienso he estado en la quesería de “La Vaca Que Ríe”…

-Y ¿qué te han hecho allí?

-Pues nada, papá, solo un masaje con la masa de los quesos.

Y el padre le dijo:

– ¡No vuelves de excursión nunca jamás!

El niño consiguió quitarse el olor, pero cada 8 horas le volvía, y así se formó “La Vía Del Queso”.

 

La constelación 4×1

Uno de los días frenéticos en el Olimpo, los dioses se reunieron en el gran palacio del Olimpo, cuando estaban haciendo el recuento de los dioses asistentes a la ceremonia, Zeus se dio cuenta de que faltaban tres de los dioses: el dios Poseidón, dios del mar; el dios Baco, dios del vino y el dios de la guerra. Puesto que estaban discutiendo sobre quién de los tres ocuparía el próximo lugar en la cúpula celeste.

Entre todo ese jaleo ocasionado por los tres dioses, pasó cerca de allí la guardia real y al percatarse de los grandes gritos y golpes fueron a informar a Zeus, y él les mandó ir al tribunal del Gran Zeus. Ya en el lugar exigido por Zeus, los tres dioses estaban sentados ante él, los tres dioses seguían con la lucha, pero el gran Zeus les mandó callar y calmar. Zeus intentó llegar a un acuerdo entre los cuatro. Puesto que Zeus era muy envidioso, también quería estar en esa constelación así que él sería la imagen principal, para que todos quedaran conformes con la decisión, quiso incluir un símbolo representativo de cada dios: un racimo de uvas por el dios Baco, una espada por el dios de la guerra, y una jarra de agua por el dios Poseidón. Cuando los tres quedaros conformes con la propuesta, Zeus les mandó a la gran cúpula celeste junto a las demás constelaciones, por eso cada noche podemos apreciar en el cielo nocturno la constelación 4×1.

 

A %d blogueros les gusta esto: