Archivo del sitio

El niño desaparecido

La búsqueda del niño desaparecido en Navia se extiende 

El pasado lunes fui de paseo por la costa con mi hijo Hugo Brandomm, mi hermano mayor y su hijo, mi sobrino, que es de la misma edad de Hugo, 4 años. El tiempo estaba inestable: sol, nublado y algo de viento; temperatura buena para andar. Fuimos hasta la playa para que los niños se entretuvieran jugando con la arena y mi hermano al que le gusta mucho el fútbol, llevaba una pequeña pelota.

Nos pusimos a jugar y no nos dimos cuenta de que el cielo estaba oscureciendo, las olas cada vez eran más fuertes y altas; mi hermano y yo nos pusimos a mirarlas. No nos dimos cuenta de que habíamos dejado a dos niños pequeños solos jugando con la pelota cerca del mar. De repente los gritos de mi sobrino nos alertaron de que algo estaba pasando. Hugo fue a buscar la pelota a la orilla, cuando de repente una ola se le tragó.

Mi hermano y yo nos tiramos al agua pero no lo conseguíamos verle, pues las olas eran más altas que él. Yo me puse a llamarle como loco; empezó a llegar mucha gente, pero nadie le veía. De repente apareció un surfista sobre una ola y ¡Oh, sorpresa! Hugo estaba sentado en la tabla y con la pelota entre los brazos.

Le agarré con todas mis fuerzas y le expliqué lo que había pasado; le enseñé toda la gente que había alrededor, más de 1.000 personas, y todas le habían estado buscando. El surfista me dijo que se le había encontrado agarrado a la pelota y flotando; y que no estaba asustado.

Nunca olvidaré ese día, y siempre estaré agradecido al surfista. Desde entonces cada vez que me llevo a Hugo de paseo no lo pierdo de vista.

 

Anuncios

Alucinando con el futbol

Hola, soy Alejandro, y hoy os voy a contar una cosa bastante seria.
Estaba yo con unos amigos andando por las calles de Madrid, hasta que de repente oigo unas risas, eran unos aficionados holandeses del PSV que estaban humillando a mendigas tirándolas dinero, pan, etc… Decidí llamar a la policía por tal escándalo y acto racista. Tiempo después, me enteré de que el club PSV iba a castigar a los hinchas del equipo por hacer bailar a las mujeres y tirarles monedas mientras se reían. El club intentará identificar a los aficionados que estaban haciendo tal acto racista.



 

 

FUI EL ÚNICO DE 18

http://www.eldiariomontanes.es/internacional/union-europea/201603/06/mueren-refugiados-nuevo-naufragio-20160306153613-rc.html

El pasado 6 de Marzo mis compañeros y yo decidimos que nuestra vida no era la que nosotros nos habíamos esperado, por ello nos juntamos 18 compañeros para emprender un viaje hacia la nueva vida si supiera lo que me iba a pasar no hubiese salido de Siria.

El día 7 salimos de Siria para llegar a Turquía, pero cuando estábamos en el barco casi en la costa turca una ola de 7 metros nos hizo volcar, llegando a morir 17 compañeros que quedaban por encima de mis pequeñas manos, cuando llegó la ambulancia ya era demasiado tarde, lo único que queda de aquel día triste fue mi recuerdo.

Rasib Halmaendul

New Madrid Times

 

MI PEOR CARNAVAL

http://www.lasexta.com/noticias/sociedad/muere-persona-ingresan-otras-intoxicarse-bocadillo-tortilla-bar-cadiz_2016020900230.html

Como todos los carnavales habían venido nuestros familiares y amigos a visitarnos.Hacía tiempo que no disfrutábamos tanto un carnaval  ya que el tiempo nos acompañaba.Pasamos toda la semana enseñándoles la ciudad a los familiares y a los amigos, y teníamos pensado acabar bien el carnaval yendo a comer un bocadillo de tortilla al bar Grimaldi el cual dirigía mi amigo Joaquín. Después de la espera llegó el día en el que íbamos a ir a comer las tortillas, lo que no sabía es que todo se iba a torcer. En cuanto llegamos al bar,  mi amigo Joaquín nos recibió con una calurosa bienvenida, nos preguntó qué tal iba todo, yo le contesté que bien. Nos sentamos en una mesa que estaba al lado de una bonita pecera, todos pedimos un bocadillo de tortilla sola a excepción de mi hermana que como siempre pidió una tortilla con jamón y queso. Acabamos de comer las tortillas estuvieron muy buenas así que todos muy contentos nos fuimos. Mis familiares y mis amigos se tuvieron que ir así que mi hermana y yo nos quedamos solos. Horas después empiezo a notar un dolor de tripa que me impide estar tranquilo, pensando que se me iba a pasar me fui a la cama con la esperanza de que en el día de mañana me encontrase mejor. Me desperté, eran apenas las nueve de la mañana y me seguía doliendo la tripa y a mi hermana también, nos fuimos a desayunar yo había preparado huevos fritos. No puede ser- dijo mi hermana-. Acabábamos de recibir una llamada de los padres de una amigo contándonos que él y otro habían muerto por un brote de salmonelosis y que otros tres amigos estaban ingresados. Mi hermana y yo decidimos ir al hospital allí nos hicieron una prueba y sí…estábamos intoxicados de salmonelosis. En cuanto pude llamé para contarle a mi madre y a mi padre la terrible noticia, nos dijeron que en cuanto pudiesen vendrían a visitarnos.

Después de un largo día me fui a dormir esperando que toda esta pesadilla termine.

 

Noticuento: Moli en el jardín

Hola, soy Moli, una cabra que vive en la India. Os voy a contar una lo que me pasó el otro día.

Era un día soleado y caluroso. Me fui a jugar con mis amigos Oliver y Mimi. Estuvimos jugando al pilla pilla, al escondite, a correr tras las palomas…

Después de mucho tiempo jugando, puede que demasiado, me entró el hambre. Fui al lugar del jardín donde siempre comíamos, pero como siempre había lo mismo; hierbas verdes, hierbas verdes puntiagudas, hierbas verdes redondas y paja. Ya estaba cansada de comer siempre lo mismo, hacer siempre lo mismo y que todo el mundo se comporte siempre igual. Me tumbé al sol un rato para pensar en que podría hacer para cambiar un poco la rutina y sobre todo la comida.

Cuando de repente vi unas hierbas distintas que nunca había visto. Me acerqué corriendo y vi una valla, en ella ponía; propiedad de Hemant Ratre, no entrar.

Pensé que por una sola vez que entrara a probar esas hierbas no pasaría nada ¿no?

Así que salté la valla. Cuando ya estaba en el jardín fui corriendo hasta las hierbas, tenían muy buen aspecto y decidí probarlas. Fue lo mejor que había probado nunca, las di unos cuantos mordiscos más y me fui a mi casa. No se lo conté a mis amigos por si les daba por ir y comérselas todas.

Al día siguiente la tentación me pudo y no pude evitar volver. Al día siguiente volví también, y al siguiente, y al siguiente del siguiente, y al siguiente del siguiente del siguiente. El dueño parecía enfadarse cada vez más, pero yo no le di importancia. Un día estaba pastando tranquilamente en el jardín de Hemant otra vez, cuando de repente unos señores vivieron corriendo hacia mí y me metieron en un coche. Yo no sabía que estaba pasando, hasta que,  a través del cristal conseguí leer en sus uniformes una palabra llamada Policía. No sabía muy bien que significaba pero no debía de ser muy bueno porque me habían encerrado en el maletero de un coche y no sabía porque. Hombre, esto es algo diferente pero yo no me refería a esto.

Lo último que recuerdo fue que me empezó a entrar sueño, me dormí y cuando desperté estaba entre rejas con mi dueño, no veía muy bien pero en cuanto empecé a fijar la vista vi que…

¡Mi dueño y yo estabamos en la cárcel!

Estuvimos allí unos días, hasta que por fin nos dejaron irnos.

Al final  no me enteré muy bien de lo que había pasado pero debe ser algo parecido a que nos detuvieron por colarnos en el jardín de otro. Sigo sin entenderlo, yo no me colé en el jardín de nadie. Creo que fue mi dueño, es increíble hace algo malo él y lo tengo que pagar yo…

Bueno, ya me despido que voy a pastar hierba del jardín de Hemant.

EL GRAN DESAFIO

Mañana jugamos un gran partido contra el Rayo Vallecano, tenemos que ganar para alejar a nuestros perseguidores, el Atlético de Madrid ( con 5 puntos de diferencia) y el Real Madrid ( con 12 puntos de diferencia), también nos jugamos el record español de 35 partidos sin perder, todo iba bien hasta que pasaron cosas terribles: el vuelo se retrasó dos horas y eso significaba no íbamos a poder entrenar, así que por muy ridículo que pareciera nos pusimos a entrenar ahí, cuando el avión llego nos sentamos, a la media hora de vuelo nos dijeron que en Vallecas había un fuerte temporal así que nos dejaron en un pueblo a dos horas de Vallecas, ¡y el partido empezaba en dos horas! (los futbolistas tienen que estar una hora antes del partido, así que lo teníamos crudo). El bus fue a 100 por hora pero nos pusieron una multa, ahora sí que no íbamos a llegar, al final pasó un milagro, ¡LLEGAMOS A TIEMPO! Nos cambiamos ultra-rápido y salimos al terreno de juego, si queréis saber como quedamos, ganamos 5-1 ,así que pudimos alejar a nuestros perseguidores.

 

 

 

http://deportes.elpais.com/deportes/2016/03/02/actualidad/1456919137_697218.html

 

El crimen de Caloca

http://www.eldiariomontanes.es/occidental-liebana/201602/01/comienza-juicio-jurado-crimen-20160201115409.html

Yo no era un asesino cualquiera, aquella mañana me levanté con dolor de cabeza, me tomé unas pastillas que encontré tiradas por la cocina sin saber que esas pastillas eran Trankimazin. Me tomé dos vasos de whisky y me puse un poco… En fin, mi mujer me dijo que dejase de beber muchas veces, la primera vez pasé de ella, la segunda también, la tercera también, hasta que llegó un momento en el que perdí los papeles, cogí un cuchillo y la maté a puñaladas, no sabía lo que hacía, me eché un rato y cuando me desperté la encontré muerta, me puse muy nervioso,  no me acordaba de lo que  había pasado, llamé a la policía, me hicieron unas preguntas y descubrieron que la había matado yo.

Me llevaron a juicio y me pusieron una pena de entre 15 y 20 años, ahora estoy en la cárcel, solo llevo un mes y ya he ideado el plan perfecto para salir de aquí, dentro de unas semanas ya estaré en la calle otra vez. Ya he salido de la cárcel, de momento estoy escondido porque me está buscando toda España.

Rescate de casualidad (noticuento)

Ese precioso día, Gerard decidió ir a dar un paseo. Iba andando por la orilla del río Loira mientras llovía en un día nublado en Nantes, cuando tropezó y cayó al río. Estaba calado y hacía mucho frío. Era peligroso quedarse mucho tiempo en el río. Se disponía a volver a la orilla pero vio a un indefenso cervatillo ahogándose en medio del río. El valiente chico, en vez de salir del río y ponerse a salvo, decidió ayudar al indefenso cervatillo arriesgando su propia vida  porque no aguantaría mucho mas.

Al fin, Gerard consiguió llegar con vida la orilla, con el cervatillo sano y salvo en las manos. Días más tarde después de cuidar al cervatillo, Gerard  llevó al cervatillo al bosque, donde encontró a su familia de nuevo.

El pequeño cervatillo, despistado se separó de su familia un día de mucha tormenta, y cuando se dio cuenta de que había perdido de vista a su familia se puso a buscarles. Se acerco al río y, arrastrado por el viento y las lluvias se cayó.

 

Pepe, el elefante

Aquel día Pepe había desayunado unos plátanos riquísimos y se sentía con más fuerza que nunca. Fue a correr por todo el bosque, pero se le hacía pequeño y quería correr más. Decidió ir a la zona de la ciudad a pesar de que sus padres le dijeron que nunca se acercara allí ya que era peligroso. Pero a él le dio igual. Iba muy contento, pero en vez de correr andaba ya que había muchos objetos pequeños (desde la perspectiva de un elefante) que había que esquivar con cuidado. Había seres vivos pequeños (también desde la perspectiva de un elefante) que corrían alejándose de él o subiendo a sitios elevados. Él no entendía porque las personas huían de él, si él no pretendía hacerlas daño. Al cabo de un rato se empezó a estresar porque la gente le lanzaba cosas y gritaba y se puso a correr. Del estrés rompió alguna pared, moto o bicicleta pero no lo hizo adrede. Cuando ya llevaba bastante tiempo por allí, llegaron unas grúas que le cogieron por la tripa y le devolvieron al bosque. Cuando él iba acercándose hacia su casa, él se imaginaba que su familia y amigos le felicitaran por ser tan valiente, que le aplaudieran… Pero cuando llegó no se pareció en nada a lo que él se había imaginado, la madre al llegar le abrazó y comprobó que no se hubiese hecho daño, cuando vio que estaba bien le riñó como si no hubiera un mañana y sus amigos le preguntaron que si se había vuelto loco. Afortunadamente todo salió bien y no hubo heridos.

 

Un loro declara ante la Policía india y se queda sin casa por insultar a una mujer

India, Jueves 11 de Ferbrero de 2016.

Querido Diario:

Esta semana he tenido uno de mis más increíbles y asombrosos casos, a pesar de que cada día pasan por este Tribunal de justicia más de 100 casos al día, pero el de las 11:00 de la mañana ha sido excepcional.

Te lo contaré, te lo contaré todo desde el principio.

La cuestión es que a esto de las 9:00 de la mañana ha venido un mujer a poner un denuncia a un loro que supuestamente la había insultado, yo la dije que solo se trataba de un animal que repetía las cosas que oía y que no tenía por que haberlo hecho a propósito.

Pero ella se empeñaba en ponerle la denuncia y por no discutir la hice rellenar los papeles y la pedí cita para hablar frente las tribunas generales de justicia.

Como era una absurda perdida de tiempo, decidí terminar con ello lo antes posible.

-Tiene un hueco libre la juez Lorena  a las 11:oo de esta misma mañana- la dije yo.

-Me parece buena idea terminar con este asunto lo antes posible- dijo la señora y se fue contenta hasta que volvió otra vez a los juzgados.

Al juicio acudió bastante gente y no solo porque el pájaro era propiedad de doce críos sino porque nadie más había acusado antes a un loro y las cadenas de televisión querían transmitirlo en directo como un hecho único en la historia, y tenían toda la razón.

Su Señoría estaba auténticamente impresionada con los aquí presentes.

El juicio comenzó y todo el mundo guardó silencio. El primero en habló fue el causado y su abogado, defendió su razón a con mucha calma y decisión, pero eso no era suficiente ya que la acusadora mostró un vídeo con todo detalle demostrando así que el loro era un delincuente.

La juez dio su veredicto tras dos horas de pensamientos profundos e indecisos dijo al fin:

-Señores y señoras, niños y niñas, todo el mundo presente y que nos ve por la tele quiero decir que ya he tomado la decisión… El loro tendrá que estar dos años en un refugio de animales sin ver el mundo exterior y todo lo que habitan en él, no tendrá permiso para recibir visitas ni tendrá cualquier tipo de comunicación con su familia y dueños y con esto se cierra la sesión.

A los dos días del juicio y del veredicto el loro recogió sus cosas y se fue al refugio dejando a todo el mundo desconcertado, trite y pensativo.

.http://www.elmundo.es/internacional/2015/08/18/55d3545fca474116288b4590.html

 

A %d blogueros les gusta esto: